En su programa de EsRadio

Losantos estalla contra la mujer de Sánchez por venderse como intermediaria: «Hola Begoña, soy Fede…»

Lluvia de ‘zascas’ del presentador a la primera dama, Begoña Gómez, por su descaro

Losantos, Begoña Gómez

Lo vuelve a hacer.

Pocos presentadores hablan tan libremente como Federico Jiménez Losantos, que no tiene miedo a denunciar los abusos del Gobierno ni señalar las acciones que dejan en claro la hipocresía de la izquierda.

En su programa en EsRadio, Las mañanas de Federico, reflexiona sobre la última ‘ocurrencia’ de Begoña Gómez, la esposa del presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, a quien atiza por venderse a sí misma como un “faro” para las empresas que quieran adaptar sus negocios a los nuevos retos climáticos.

La primera dama se publicita en la red social LinkedIn, especializada en el ámbito profesional como una experta en imagen empresarial.

“Te ofrezco las claves para empezar a virar tu estrategia de negocio tradicional a una estrategia que conjuga el negocio y el impacto. Conseguirás la ventaja competitiva que te diferencia dentro del mercado. Una estrategia buena para tu empresa y buena para tu entorno. Soy Begoña Gómez, consultora y una apasionada de la sostenibilidad y del poder transformador del sector privado y del tercer sector”.

Sin embargo, Losantos entiende de qué va el asunto, que no es más que una forma bonita de venderse como intermediaria aprovechando su cercanía con el presidente de Gobierno. Ante semejante despropósito, el presentador no pudo contenerse y se burla con un «Hola Begoña, soy Federico», para después darle una lluvia de zascas.

“Soy del sector privado y me seguís con la puñetera madre de los intermediarios que cogen el dinero de Europa para robarnos a los que pagamos impuestos. Ahora, preséntame a tu padre que no sé cómo se hace para hacer dinero con las saunas gay. Acaba una carrera antes de dar consejos”.

“A Pedro lo convencerás porque está entregado, a mí no. Soy Begoña Gómez, bueno y a mi qué. ‘No, que soy Begoña Gómez, ya sabes’. Podrías haber dicho, soy más que el marido de Calviño. Es decir, soy una intermediaria, llámame aldaba”.

Losantos explica que aldaba es como le llamaban coloquialmente a las personas que poseen conexiones, a los que “abren puertas” y permiten al interesado obtener el beneficio buscado por medio de sus contactos por un módico precio.

“Este tiene aldabas, es decir, hay un duque que entra en palacio, en el concejo del rey, te consigue el título, el permiso, lo que sea, es decir, tiene aldabas. Pues ‘Aldabas’ Gómez se ofrece. ¿Pero no le da vergüenza? Qué le va a dar vergüenza, ni la conocen”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído