Los expertos tumban las disparatadas teorías alimenticias de Consumo

El tremendo hostión de una nutricionista al ministro Garzón que sorprendió a Joaquín Prat

La directora de nutrición de la Clínica López Ibor recomienda al ministro comunista dedicarse a su trabajo que “por cierto hace bastante mal”

Conchita Vidales le metió un tremendo hostión a Alberto Garzón que sorprendió hasta a Joaquín Prat.

Durante su intervención en ‘Ya es Mediodía’ del 20 de septiembre, Conchita Vidales fue preguntada por la recomendación del Ministerio de Consumo sobre evitar el consumo de carne durante cuatro días a la semana y cambiar por legumbres como fuente de proteínas.

Una oportunidad que no dejó pasar la doctora para vapulear al ministro comunista:

“Eso lo recomienda este Ministerio que, a lo mejor, debería dedicarse a recomendar cosas que no son tan correctas y dedicarse a lo suyo que, por cierto, lo hacen bastante mal, pero en fin”.

El ‘zasca’ a Garzón sorprendió en el programa de Telecinco, donde fue inesperado contar con una dura crítica contra el político de extrema izquierda durante una pieza sobre los hábitos alimenticios.

La nutricionista avanzó en su explicación lanzando una pullita más al ministro de Consumo: “Nosotros, los profesionales, los nutricionistas, que sabemos de lo que estamos hablando, recomendamos el uso, por ejemplo, de una legumbre como la lenteja con arroz, que no hace falta que sea integral porque ya bastante fibra nos aporta, porque eso lo que hace es que completa todos los aminoácidos que necesitamos en un día”.

De ahí que recalque la importancia del “equilibrio nutricional y comer de todo en su justa medida”.

Para acabar de derrumbar las teorías de Garzón, la profesional sentenció:

“Sin embargo, en el caso de los garbanzos o en otras legumbres como los altramuces no necesitarían ese aporte de arroz porque ya nos dan todos esos aminoácidos. Siempre defiendo el equilibrio nutricional y comer de todo en su justa medida. Las carnes, en general, toda la proteína animal y todo lo que procede de los animales, el ser humano lo absorbe mejor que todo lo vegetal. Con lo cual, tenemos que hacer algún refuerzo de esa vitamina B12 que sí la obtenemos del mundo vegetal pero que no se absorbe tanto”.

Las palabras de Conchita se hicieron virales en las redes sociales.

Es importante recordar que la dura crítica llega solo un día después de que el Ministerio de Consumo difundió una guía que insta a los españoles a no comer carne cuatro días a la semana para vivir «dentro de los límites del planeta», recomendando el consumo de entre cero y un máximo de tres raciones a la semana y minimizar el uso de carne procesada.

Alberto Garzón dio un paso más y defendió que es posible no consumir carne, un alimento tan importante en la economía española ningún día de la semana y, como mucho, tres.

VERBORREA MINISTERIAL

Las declaraciones acabaron llegando y conociéndose con todo lujo de detalles en España. Pero lo peor es que también dieron la vuelta al mundo y, lo que es peor, a los países que tradicionalmente confían en la carne española.

El responsable de Consumo soltó ‘perlas cultivadas’ como estas:

Comer menos carne jugará un papel clave en ayudar a España a mitigar los efectos de la emergencia climática. Hay que cambiar los hábitos de alimentación, especialmente limitando la carne de res criada en las megagranjas industriales. La gente sabe el papel que juegan los gases de efecto invernadero pero tienden a vincularlo con los automóviles o el transporte.

Recientemente se ha empezado a observar el impacto de la cadena de consumo animal, especialmente, de la carne, si no actuamos, no sólo nos enfrentaremos al cambio climático sino a la triple crisis: pérdida de la biodiversidad, contaminación y cambio climático.

Sería el fin de un país como España que depende tanto del turismo, visitar un desierto no es tan atractivo como visitar la Costa del Sol. Lo que no es sostenible son las megagranjas, que contaminan el suelo y el agua y exportan carne de mala calidad de animales maltratados.

El resultado de la ‘patujada’ verbal de Garzón, evidentemente, demoledor.

Los compradores de otras naciones echaron el freno en el mes de enero a la hora de confiar en el sector cárnico español y las exportaciones cayeron nada más y nada menos que un 25%.

Según los datos a los que ha tenido accedo Okdiario, la preocupación en el sector es más que evidente.

El último informe de exportaciones ganaderas del Ministerio de Agricultura, correspondiente a enero de 2022, las exportaciones totales de carne cayeron un 25% en comparación con diciembre de 2021.

Un dato que, si se compara con el mismo mes de 2021, es decir enero, resulta todavía más agorero: en enero del año anterior se exportaron 211.895 toneladas de carne, frente a las 158.908 de 2022.

Y es que además ningún tipo de carne se ha librado de las caídas: las exportaciones de porcino se han reducido un 27%, hasta las 142.790 toneladas, y las de oveja, un 29%.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído