Lo sabes, poesía

José Pómez

Puede que sea como tú me dices.

Puede que sea como tú me dices. La tristeza risueña tutelada es como aquel monólogo de Aurora que opina y que convence en las ventanas desestimando compra que se arruga. Perfora los silencios con la réplica en la bóveda curva del descanso la claridad deprime el firmamento intangible invisible e inventado. Tú lo dices lo mismo que te

Arde porque es insólito.

Arde porque es insólito. Arde porque es insólito la pertenencia excluye y la tenacidad se ve más reforzada. Cuando te encuentre en breve todo será igual cuando te encuentro en ella se renueva la vida La primera alegría se repite en la puerta como un perro que corre pide y lo solicita. Tu espíritu complejo entre dos corazones rompe el

El corazón compite.

El corazón compite en este instante de Eolo solo un momento y frente a ti. ¿Pudo haber algún día más bello que hoy jamás? Se rompen esas nubes y en pocas horas cambia el viento y el paisaje lo haces con tu sonrisa y hablaré de campanas que tocan melodía en el lugar concreto que se atesoran calmas no se pierde ni el tiempo. El corazón

Como no me dijiste.

  Como no me dijiste nunca que me quedara supuse objeto y sombra sobre necesidad quedaron esa copa y su tapa emblemática que apuntaba en el brillo esos cambios sin ida. Vestimenta de monte de anhelo al descubierto por la cuenta salitre del secreto reflejo seguir hasta seguirte desde el original justo en el propio intento que suplica

Informe sobre el odio en este año elegante.

Informe sobre el odio en este año elegante. El calor es una pelota en el país que tu quieres como una mañana anota a la carrera si quieres. O dando una vuelta corta con ella el silencio juega el verso raquetas porta enviando un poema a Vega. La acuarela silenciosa respetuosa solo espera dar cobijo a mariposa cuando la tenga a la vera. El

En el mediodía.

En el mediodía. Ya sé dónde estás te hallé donde siempre en la pura esencia importante que eres. Sí recorrí el mundo del yo y mí sin ti porque no encontraba como abrazarte. Y si se fue en algo regresó en el todo y se encuentra en forma de lumbre perfecta. No hubo disputas ni llegaron gritos nunca se dijeron palabras más ciertas.

La tintura de Luna palpita al paso rápido

La tintura de Luna palpita al paso rápido en tu mirada abierta el aire avanza la entrega se congrega y repleto de aciertos el sostén que ilusiona aplaca todo universo. Se hace altura medida se mantiene después claro brillante breve expandido y cauteloso el olfato rural de sombras pasajeras con salitre en canasto y se registran las pieles.

Existen unos años muy pequeños.

  Existen unos años muy pequeños que alegran y dan golpes tormentosos son claros como el agua cristalina tus recuerdos y tu larga mirada. Descienden las caricias desplomadas se comprimen tormentas de la Luna quedan en llamas las torres precisas las incendian los miedos a los truenos. Hay una mujer sola afortunada con ritos propios y

Bajo el monte en la piedra frente al castro.

Bajo el monte en la piedra frente al castro no solo es una sombra de unas manos es el olvido de lloros y penas todos los llantos quedan prohibidos se destierran caídas no adecuadas. Mi amor que no termina en la ladera comprende y recomienda continuar enamorado créeme en los ríos aunque no saben jamás donde van se dejan arrastrar hasta

Allí donde no te encuentras

Allí donde no te encuentras el naufragio azul de fuego de las partidas empieza a volar tal como se escribe. Un vaho antideslizante de trenes de fantasía traspasados y vacíos por entre todos los campos.   Ha viajado hasta la vida la cálida y tormentosa realidad entre mil ripios y bañando alrededores. Con el poema de los lobos y con

Yo también como tú.

Yo también como tú.   Ahora pensando en ti como antes y después todo el tiempo contigo al tiempo porque es tiempo. De ese mañana incierto del toro inigualable del día alegre y blanco sabroso hasta en el aire.   Creemos que no acaba ni deja de existir desde siempre y por siempre entre anhelo y anhelo. Tampoco será siempre y

El mudo crecimiento.

El mudo crecimiento se resguarda en secreto del tiempo y de la luces y los tantos cubiertos atascados en lona de la importancia escrita e inventario serrano que se cuece en la silla hasta ahora invendible como escavada en roca. Pura y destruida al corte la sombra analizada curvando los cimientos donde tardan las plazas cuadraditas celestes

¿Me aseguras que no te olvidare?

¿Me aseguras que no te olvidare? Te quiero tanto que podría hacerlo cuando no quede nada estarás tú, inequívoco verso por sí extremo, el acto del instante de los hechos vivido y repetido siempre y hoy, y tal como lo ignoras en lo simple digo que sí lo asumo y que te quiero. Tal vez estos minutos cosechados en los primeros rayos de la

Ahora mismito

Ahora mismito el Sur necesita: agua pan y ropa, la mirada amiga, y hasta un fuerte abrazo. José Pómez http://pomez.net

Después de subir de ese proteccionista infierno

Después de subir de ese proteccionista infierno y dejarte comprar en el primer parpadeo con esa mandarina idéntica a un martillo vivido en cierto espejo de conciencia coqueta. Yo te ofrezco el recuerdo entre el río y unas notas de mariposa sobre tu alma que hoy recomienza a abrirse a los dibujos conocidos de entonces donde jamás y siempre

Tal como ese alboroto en diferido

Tal como ese alboroto en diferido desperdicia el paisaje no observando superficie del aire en tres lugares. Impulsados los únicos despiertos de compañía y sol con los perrillos sin enumerar las conformidades. Dispares de brillantes distanciados con el centro habitado las medusas protegen y devastan la cultura. Con la sala encalada de los

Existen

Existen. Son centellas las ladeadas y útiles, advierten humaredas temblorosas de aciertos luminiscentes bravos que flamean al agua capaces y seguidas mejorando la cumbre. La primera agitada que cumple con los gestos repartidos enclaves que se palpan de frente inmerecidos claros desentrañando el mirto vigilante en la linde comprensivo del

El abejorro

El abejorro vuela aquí como repitiendo la búsqueda de encuentro y comprobando a lo lejos, se posa en la abertura simétrica del tiempo la verdad con la idea del peldaño ascendente, y el cuadrante alarmado se desplaza al unísono acierta y acepta la semblanza de la nube, contesta con sus alas esa tu última súplica afirmando el milagro

Del propósito opaco a la más tenaz cordura

Del propósito opaco a la más tenaz cordura bondadosa ruina del reseco entendimiento, si eres como una torre lidiando entre los bandos procura enredadera conocida en contienda como la lluvia avisa a la noche que habla claro. Y si te dicen como en un desafío al caos que hablas mucho y no callas que eres así de humano, tal como ese diluvio

Al grito ínfimo sopla el encantado brasero

Al grito ínfimo sopla el encantado brasero sin desmayo el reverso exclama como infinito la primavera el borde de los acantilados y la música del tiempo en la mesa que escribe. Y en la cresta del lecho rasante de las piedras no te sueño te veo sin laberinto acierto la espiral y refugio seda el hogar la chispa abierta alegre hallada y desterrada

Vía recta de azúcar retumba en unos versos

Vía recta de azúcar retumba en unos versos encaminados junto a las diecisiete cabras del sur del universo plegando en sus dorsales forcejeo de apoyo mitológico y cómico allegado y unido a la inconstante económica. Como esa parte esculpe protegidas pisadas y fueron tan pequeñas tan grandes al instante desde el norte embrujado con luna

Mil capas apiladas junto al cerco valioso

Mil capas apiladas junto al cerco valioso nunca cada vez menos mi verso es el modelo de muralla y banano monetizado en hielo o la locomotora del reloj bondadoso. Porqueros tubulares de amarillo y ese oso apilando madera atan escarabajuelo a mi intento de trébol forjado si pincelo la arbolada tenaza en la espiral del coloso. En cúspide de

Se agitaron veloces las manos de las madres

Se agitaron veloces las manos de las madres negaron el abismo de las independencias cada perdón se encuentra en un trasfondo imperfecto hacer cosas hace el colibrí zigzagueando se busca en el espejo posado en el laurel se ha reconocido pasó como unos relámpagos y se quedó parado de repente en el aire encontró en su interior el reflejo

No se parecen esas voces a los recuerdos

No se parecen esas voces a los recuerdos oscuros de la noche errantes sobre caliza se encienden y se suman componiendo otro mundo tan apreciado en bosques como en montes y llanos de promesas cumplidas sobre campos del río. Los rápidos de sombra atardecen en los libros caminan ciertamente lo hacen en la penumbra pero no en la palabra figurada

La filástica envuelta que te sostiene el alma

La filástica envuelta que te sostiene el alma redescubre el alambre de la entrada entre mapas descendiendo en palabras despiertas y desnudas itinerantes letras sueñan con las mochilas con algo de silencio ocurre y se va alejando. Reajuste evocado se libera en el hecho emancipado y frío desde las combustiones evocadas al brote estático

Dos gotas cuasi idénticas en todo.

Dos gotas cuasi idénticas en todo. Fabiola Lidia Carmen Serena Ona Samanta Rosa Purificación Araceli Emilia Ana y Alejandra Ángela Valentina Mar Lucía Gloria Patricia Mía Rafaela Carlota Carolina e Isabel Eugenia y María Úrsula Martina Olga Sofía Clara Beatriz Cristina Claudia Alicia Paz Violeta Zara Rosana Sara Alina Olimpia Josefa

Los principios finales

Los principios finales en la tormenta anclados enmarañan aurora destapan la ilusión desde la coherencia vasta de filamentos con tardía certeza. Desde el recibimiento reprogramado y claro de la esperanza avisa de objeto interferido y desde el equilibrio acertado y reseco presta la tinta hablada. Errante a veces y otras ciertas y majestuosas

Si cambiamos el antes

Si cambiamos el antes por el después comprobando los vientos de esas decenas moviendo pesos ceden sobre las cúspides después de que la lupa más centenaria avance y el retorno después se pierda después de que fabriquen con trama y fuerza esas ausencias llenas que todos notan después de que la imagen gane el instante después que lo descarten

Valentina

Valentina No es complicado sostenerla en el aire es sorprendente con los pies en la tierra. José Pómez http://pomez.net

Frente a manzanas verdes.

Frente a manzanas verdes. Zapateado ardiente elegante y eléctrico conduciendo los bosques Bécquer por bulerías y su balada mágica. Realza las facetas del baile con tacones y lleva tradición heredada hasta el mundo con su fuerza inaudita. Revela los consejos inspirados de técnica y canta y lo compone y toca y cómo toca y luego baila

Arrebata y adula una mejora en la suerte

Arrebata y adula una mejora en la suerte destilada al estilo del entusiasmo ampliado, nuevamente es la forma que reactiva el auge tirante que interfiere el contento embravecido, que en el vivir por dentro se encuadra celosía del coloso de estrecho y la borrasca del alma. Mucho más que pensado se va fugando el verso deriva hasta tus labios

Vendidos los altavoces

Vendidos los altavoces y esa mesa de las mezclas sépanlo vuestras mercedes tal vez sea así de fácil solucionar este asunto con un gesto muy sencillo si nadie más solicita un crédito hipotecario baile estereotipado se convoca ante las luces. José Pómez http://pomez.net

La oscuridad estaba dormida sobre el firme

La oscuridad estaba dormida sobre el firme y al borde de los sueños profundiza en la linde, ya amontonada con los cantos desvanecidos hurtados en la sombra amplia de los vientos agrios, las medidas mojadas en cilindro oxidado que entristece a la furia y al betún inclinado, las harturas se borran en jardines del tiempo como ese tu olor dulce

Bengala.

Bengala. Si tú me dices que se hace difícil la ventaja enfrentada y las miradas al tenerme tan lejos y tan cerca y a la vez me hablas de agua y de desiertos de sed y de los cielos claramente sabes que me atrapaste los sentidos mi voz y pensamientos ya son tuyos siempre lo fueron pero ahora abrazan como nunca lo hicieron al unísono donde

La cáscara de arroz

La cáscara de arroz no alimenta la calma aunque quiera y florezca como cosa olvidada reseca lo mojado y se encuentra esparcida entre miles de espinas calló la queja al suelo triste y enamorada entre sitiados pétalos y sillares alegres poderosa en la linde y en el color penosa enmendando el objeto. Y es durante la cría cuando de modo fácil

Otros sitios ocupan los sentidos

Otros sitios ocupan los sentidos lentamente aconsejan las caricias y en otros se tramitan los espacios que detienen y fijan las miradas. Y en la nueva mañana que va al Norte se aprecian las pisadas imborrables las ganas y los vuelos refugiados muy próximos al centro de la arista. La tempestad del bien ha prescindido por completo de todas

Justo en el resto del mundo

Justo en el resto del mundo con idénticas caídas se protegen las arenas de las luminosas noches. Voraces de orilla amantes de los tesoros de besos y el descuento reinventado falso falso y publicado. En medio de un grito antiguo destaca el rugido ambiguo el reclamo del descuento y esa inercia de los jóvenes. Yo con mi atolondramiento aquí

Lo más leído