REHÉN DE SUS SOCIOS BILDUETARRAS

Sánchez agacha la cabeza cuando sus socios proetarras acusan de asesino a González por ser el «señor X de los GAL»

Calvo declina defender a Felipe González en el Congreso tras señalarle Bildu como "el señor X" de los GAL

El PSOE se ha quedado en una franquicia del chavismo en España.

El sanchismo es rehén de sus socios siniestros cuyo principal interés es volar los cimientos de la democracia de este país por los aires.

Lo hace con vergüenza como quien se sabe en pecado. La prueba la hemos tenido este 17 de junio de 2020 cuando Carmen Calvo pasó por alto la defensa de Felipe González, a quien una diputada ‘bilduetarra’, Mertxe Aizpurua, acusó en las Cortes de ser el «señor X de los GAL».

El sanchismo sigue al pie de la letra los dictados que le marca la izquierda radical y los batasunos de Otegi.

«No tenga ninguna duda del compromiso de este Gobierno con la memoria democrática», respondió con su solemnidad habitual Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno y ministra del ramo de la memoria histórica para la cual Felipe González es culpable.

Sánchez hoy gobierna con el mismo Pablo Iglesias que dijo que Felipe González tenía «el pasado manchado de cal viva» en marzo de 2016. En aquel momento la bancada del PSOE se levantó en armas indignada por los insultos de Podemos.

Cuatro años después agacha la cabeza como el niño que acaba de romper el cristal con la pelota.

Nótese la diferencia: «Yo me siento muy orgulloso de Felipe González», entonó el entonces candidato a la Presidencia en el debate de investidura de marzo de 2016 tras el ataque descarnado de Pablo Iglesias.

Tampoco es para estar orgulloso tener un expresidente que promovió el terrorismo de Estado.

Tuvo que salir Pablo Casado (PP) a defender a González: «Sus socios quieren humillarle investigándole aquí en esta Cámara. Ya le adelanto que yo me opondré, por el respeto que yo sí le tengo».

Que González sigue siendo la bestia negra del sanchismo lo demuestra cada vez que abre la boca para criticar la deriva del Gobierno, al que hace unos días comparó con «el camarote de los hermanos Marx».

«Las relaciones se rompieron después de que González se proclamara «engañado» por Pedro Sánchez tras su negativa a investir a Rajoy en 2016. Y pese a los esfuerzos de Ferraz de aparentar que hay paz, ésta nunca se ha sellado», como recuerda el diario ABC.

Los aliados de Sánchez han resucitado la «guerra sucia» del Estado contra el terrorismo de ETA al calor de un viejo documento desclasificado de la CIA que atribuye a González la creación de los GAL en los ochenta destapado por el diario La Razón.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído