El entorno del Rey emérito considera que es una equivocación dejar desamparado al monarca emérito

«Los 65 millones que Juan Carlos I regaló a Corinna no son las comisiones del AVE a la Meca»

"Una amante despechada y codiciosa como Corinna, que pretende defenderse atacando, es una bomba de relojería"

"Los 65 millones que Juan Carlos I regaló a Corinna no son las comisiones del AVE a la Meca"

Abandonar a su suerte a Juan Carlos I es lo más sencillo, cómodo y hasta previsible.

El presunto escándalo de los 65 millones de euros que el ahora rey emérito español regaló a Corinna Larsen y que, supuestamente, provendrían de las comisiones del AVE a la Meca, ha provocado que la propia Casa del Rey se haya puesto de perfil en este turbio asunto.

Sin embargo, el que fuera monarca de nuestro país durante casi cuatro décadas (1975-2014) aún cuenta con un nutrido grupo de amistades que está dispuesto a dar la cara por él y, aún reconociendo que Juan Carlos I cometió errores, consideran que todo este vodevil de Corinna está sirviendo para mezclar verdades y mentiras.

El diario El Mundo, con la firma de Marisa Cruz, lleva este 9 de julio de 2020 el testimonio de personas leales y muy cercanas al rey emérito que, para empezar, lamentan que en toda esta historia el principal señalado no pueda ejercer su legítimo derecho a defenderse:

No puede hacer nada, ante el juicio público está inerme; un Rey no puede salir a hablar en las televisiones. Siente un profundo malestar, una decepción y sobre todo una impotencia tremenda.

Obviamente, a pesar de la amistad con Juan Carlos I, tampoco dudan a la hora de asegurar que el soberano emérito cometió errores, tal y como han venido a acreditar documentos con su firma y que revelan que ocultó un pastizal en un paraíso fiscal:

Juan Carlos I no fue todo lo limpio que debía.

De hecho, están convencidos esas personas del entorno del emérito que la gran mancha fue no declarar a la Hacienda española los 65 millones de euros regalados por Arabia Saudí.

Porque, precisan esas mismas fuentes, otros regalos sí fueron regalados y entregados a Patrimonio Nacional como el Palacio de La Mareta, en la isla canaria de Lanzarote y que fue un obsequio del rey Hussein de Jordania.

Lo que sí quieren dejar claro esas personas del entorno más cercano de Juan Carlos I es que la fortuna que regaló a Corinna Larsen no es dinero fruto de unas comisiones:

Esos 65 millones no eran el pago de una comisión por la adjudicación, con un descuento de precio para los saudíes, de los contratos de la línea del AVE de Medina a La Meca. Nadie paga a un lobista tanto dinero tres años antes de que se adjudique un contrato, máxime cuando el proyecto del AVE pasó por tantas vicisitudes e, incluso, después de adjudicado, hubo riesgo de que Arabia Saudí rompiera el contrato con las empresas del consorcio español.

La Fundación Lucum, la estructura diseñada por orden de Juan Carlos I para ocultar su fortuna a la Hacienda española, se creó en 2008 y la adjudicación del contrato del tren de alta velocidad de Medina a La Meca a un consorcio integrado por 12 empresas españolas se produjo a finales de 2011.

Esos fieles lamentan la actitud de la Casa del Rey a la hora de ponerse de perfil y no mover un dedo por Juan Carlos I:

Le han abandonado a su suerte con la pretensión de blindar así a Felipe VI, pero puede que se estén equivocando porque una amante despechada y codiciosa que pretende defenderse atacando es una bomba de relojería.

ALTOS FUNCIONARIOS QUE NO HICIERON SU TRABAJO

Asimismo, entienden que los altos funcionarios de La Zarzuela no hicieron bien su trabajo, tanto si sabían de las operaciones financieras de Don Juan Carlos I como si fueron ignorantes de las mismas:

Tanto si sabían y no lo frenaron como si no se enteraron de nada es que no hacían bien su trabajo. ¿Dónde estaba el staff de Zarzuela?

Y subrayan esas fuentes próximas al rey emérito que:

Ahora se está dando total veracidad a las declaraciones de Corinna Larsen, de Arturo Fasana y de Dante Canónica sin tener en cuenta que es precisamente a ellos a los que investiga la Justicia suiza. A España la comisión rogatoria llega porque ellos intentan defenderse involucrando y culpando al Rey. Es ahí cuando la Justicia suiza pide a España que aclare qué hay de verdad en esas acusaciones que lanzan. Se mezclan las verdades y las mentiras, y ante ello, a Don Juan Carlos, no le queda más que aguantar.

La gota que colma el vaso en Casa Real: Juan Carlos I donó a Corinna y su hijo un pastizal abrumador

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído