Casa Real toma el control de la conferencia de presidentes autonómicos

Felipe VI desplaza a Sánchez en una reunión estratégica y Torra ‘revienta’ de indignación

El independentista envió una carta al líder del PSOE informando su ausencia y solicitándole una reunión “entre presidentes” de urgencia

Felipe VI desplaza a Sánchez en una reunión estratégica y Torra 'revienta' de indignación
El Rey Felipe VI y Quim Torra PD

Felipe VI vuelve a ‘degradar’ a Pedro Sánchez.

El Rey liderará la conferencia de presidentes autonómicos que se celebrará el 31 de julio en La Rioja, lo que dejará en un segundo nivel al líder del PSOE.

La presencia de Felipe VI forma parte de las duras respuestas de Casa Real ante el ataque sistemático contra la Monarquía por el Gobierno de Pedro Sánchez.

El desplazamiento de Sánchez enloqueció a Quim Torra. El presidente de la Generalidad anunció que no asistirá (ni tampoco ningún miembro del Govern) a la conferencia de los presidentes autonómicos.

El independentista rechazó formar parte del evento que, a pesar de que fue convocado por el propio Pedro Sánchez, será protagonizado por Felipe VI. El Lehendakari, Iñigo Urkullu, tampoco acudirá al evento.

A través de una carta, Quim Torra anunció su ausencia y aprovechó para mostrar todo su rechazo a la presencia del Rey en la conferencia.

El catalán intentó justificar su ausencia alegando que este tipo de reuniones son poco útiles y que la situación sanitaria en Cataluña requiere toda su dedicación. Sin embargo, no justifica que no pueda enviar a un representante o miembro del Govern.

Su pataleta, dejará a Cataluña sin voz en el encuentro. Es importante recordar que, a pesar de que solicitó participar telemáticamente, fue una petición rechazada.

«Ahora es momento de trabajar y no de hacerse fotografías», indicó Torra para mostrar su enfado con una conferencia que marca el peso de Casa Real sobre el Gobierno de Pedro Sánchez.

Por esto, solicitó al líder del PSOE reunirse de forma telemática «de presidente a presidente» la semana que viene para abordar el plan de reactivación de Cataluña tras la pandemia y las demandas que considera que el Gobierno no ha atendido.

Presión monárquica

No es la primera vez que el Rey Felipe VI accede a un evento o reunión clave para desplazar a Pedro Sánchez.

El presidente quedó ‘degradado’ en el acto institucional por Felipe VI. Tras despreciar a las víctimas del COVID-19 con su ausencia en la misa-funeral, el líder del PSOE ocupó un lugar de segundo nivel durante el homenaje de Estado.

El Rey fue el único que dio un discurso en calidad de jefe del Estado, mientras que el presidente del PSOE deberá permanecer en silencio, junto al resto de los representantes de su Gobierno.

Las palabras del Rey Felipe VI solo fueron acompañadas por las intervenciones de representantes de las víctimas del COVID-19 y de los profesionales sanitarios que lucharon, en primera línea, contra la pandemia.

La decisión supone un duro golpe para el Gobierno del PSOE-Podemos, que anunció con bombos y platillos la celebración del el homenaje de Estado como ‘compensación’ por sus ofensas y plantones a las víctimas del coronavirus.

Reunión sorpresa

La Casa Real también dejó de piedra a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a finales de junio.

En plena escalada de tensiones entre el Gobierno del PSOE-Podemos y la Monarquía, el Rey Felipe VI se presentó, sin previo aviso, a una importante reunión.

En concreto, se trataba del Consejo Nacional de Seguridad, donde Casa Real no confirmó la participación del Rey. Es decir, que sería un encuentro que sería liderado por Sánchez e Iglesias.

Sin embargo, el líder del PSOE y Podemos tuvieron que dar un paso atrás con la llegada de Felipe VI, quien tomó las riendas del Consejo Nacional de Seguridad celebrado en el Palacio de la Zarzuela.

Su participación ‘sorpresa’ no es casual. Se trataba de la primera reunión del Consejo de Seguridad Nacional tras el fin del estado de alarma y donde se tomarían las decisiones ante los riesgos de un rebrote del COVID-19.

Además, fue la primera ocasión en que coinciden el Rey Felipe VI y Pablo Iglesias desde que se decretara el estado de alarma. La última vez que compartieron el mismo espacio fue en la anterior reunión del Consejo de Seguridad Nacional.

Sin embargo, la tensión entre ambos resulta evidente.

No solo por sentarse con Pedro Sánchez de por medio (mientras que Carmen Calvo sí tomó el asiento próximo al Rey), sino porque el líder de Podemos quedó fuera de la lista de representantes del Gobierno con los que se reunión el Monarca.

La presencia de Felipe VI es una demostración de su posición dentro de la estructura de poder de España, pero también una prueba de su valentía para debatir con un Gobierno, en su mayoría, contrario a la existencia de Casa Real.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído