El Instituto Nacional de Estadística avala el dato ofrecido por el organismo dependiente del Ministerio de Sanidad

El Instituto Carlos III revienta el optimismo de Sánchez: El número de muertos por Covid-19 en España roza los 50.000

El presidente desoyó los avisos sobre los rebrotes, animó a los españoles a marcharse de vacaciones y ahora culpa a los ciudadanos del nuevo descontrol del coronavirus

El Instituto Carlos III revienta el optimismo de Sánchez: El número de muertos por Covid-19 en España roza los 50.000

El dato es contundente y deja a Pedro Sánchez a los pies de los caballos.

Según el Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, el número de fallecidos por coronavirus en España ya se acerca peligrosamente a los 50.000 y no a los 28.000 con la que el Gobierno socialcomunista quiso cerrar en falso la pandemia con un acto de Estado a mediados de julio de 2020.

El diario ABC se hace eco este 2 de septiembre de 2020 de los datos ofrecidos por el organismo sanitario y no queda lugar a la duda.

La evolución del Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria sitúa en 2.540 los casos de fallecimiento por encima de lo previsto para el periodo comprendido entre el 27 de julio y el 15 de agosto de 2020, que sumados a los 43.556 fallecimientos por encima de lo normal del 14 de marzo al 9 de mayo de 2020 arroja un saldo negro de más de 46.000 muertos atribuibles a la pandemia.

A finales de agosto de 2020 era el propio Instituto Nacional de Estadística arrojaba la cantidad de 50.420 personas muertas como mortalidad excesiva.

El problema para el presidente del Gobierno y sus verdaderos ‘expertos’ Salvador Illa, titular de Sanidad, y Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, es que no pueden culpar a determinadas comunidades autónomas, especialmente la de Madrid, de haberse relajado.

El propio Pedro Sánchez, a principios de julio de 2020, era quien incitaba a la población de toda España a disfrutar de la «nueva normalidad» y a no sentirse atenazada por el miedo.

Fue en plena campaña de las elecciones gallegas del 12 de julio de 2020 cuando el ‘okupa’ de La Moncloa no tuvo problemas para gritar a los cuatro vientos que el virus había sido derrotado y la pandemia, doblegada.

Sánchez animó a todos los españoles a no tener miedo ante posibles rebrotes y a salir a la calle para volver a reactivar la economía del país.

Y eso cuando ya los rebrotes comenzaban a ser más que evidentes.

Es más, el propio jefe del Ejecutivo socialcomunista fue el primero en avalar sus propias palabras marchándose de vacaciones a La Mareta, en Lanzarote, y posteriormente a Doñana, en Huelva.

Eso sí, ahora, cuando las cifras se han disparado y tanto el Carlos III como el INE ya dejan la cantidad de personas fenecidas por Covid-19 en España en torno a las 50.000, Sánchez opta por ‘quitarse de encima los muertos’

En una entrevista concedida el 1 de septiembre de 2020 a la Cadena Ser, el líder socialista responsabilizó a los ciudadanos del empeoramiento de la situación, después de haberles animado a disfrutar del verano sin miedo.

Adujo el mandatario que la movilidad de estos meses de verano fue uno de los motivos del incremento de contagios, junto al relajamiento de los ciudadanos en los niveles de protección.

Tal y como reza el propio editorial de ABC este 2 de septiembre de 2020, ahora el Gobierno busca nuevas estrategias para esconder su propia responsabilidad y, de momento, recurre a su particular ‘comodín de la llamada’, que no es otro que señalar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso:

Estas cifras no admiten maquillajes de contabilidad creativa como la que utilizan en las ruedas de prensa de La Moncloa. Son 50.000 muertos, señor presidente, no los 28.000 de su factoría de eslóganes. Ahora, la tarea urgente del Gobierno es elevar el acoso a Díaz Ayuso, presidenta madrileña, presentando injustamente a la Comunidad de Madrid como la «zona cero» de la segunda ola, con la inestimable colaboración de Fernando Simón, que alterna sus funciones de experto epidemiólogo con la de portavoz del Gobierno.

Asimismo, critica que el presidente del Gobierno haya hecho dejación de funciones y se dedicara a vacacionar a pesar de que los datos resultaban ya preocupantes a finales de julio de 2020:

La segunda ola de la pandemia era ya una realidad indudable en agosto, con avisos muy graves en julio, y suficientemente notoria para que Pedro Sánchez y su gobierno no hubieran abandonado sus despachos de Madrid. Era agosto cuando los ministros de Educación y Universidades tenían que haberse reunido con las comunidades autónomas para fijar pautas comunes en el nuevo curso académico. Era agosto cuando el Gobierno tenía que haber liderado la información a los ciudadanos y asumido la responsabilidad de dirigir el país, en vez de disfrutar de unas vacaciones tan legítimas como inoportunas. Era agosto, en definitiva, cuando Pedro Sánchez debió asumir el coste de sus declaraciones épicas del mes de julio sobre la derrota del virus y el doblegamiento de la pandemia.

Así promovía Pedro Sánchez el "relajamiento social" que ahora hunde a España en una nueva ola de contagios del COVID-19

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído