Se suma a otras humillaciones como empezar la Cumbre con la bandera de España al revés, el regaño de Felipe VI y doña Letizia o el ‘feo’ de Biden a sus ministros

OTAN: Sánchez saluda efusivamente al hermano del alcalde de Kiev sin saber quién es y le dejan en evidencia

Fue el reconocido chef José Andrés quien tuvo que explicarle al presidente del Gobierno que estaba saludando a Wladimir Klitschko

Pedro Sánchez puso el ‘broche de oro’ a la Cumbre de la OTAN con una gran torpeza.

El presidente del Gobierno vio en el preámbulo a la cena de la OTAN cómo el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, saludó con cercanía a uno de los invitados. Casi de inmediato, el socialista se apresuró a hacer lo mismo y saludó con efusividad a Wladimir Klitschko.

Todo apunta a que Sánchez no sabía a quien tenía enfrente, ya que su actitud cambió de golpe cuando el chef asturiano José Andrés salió a su rescate: “es el hermano del alcalde de Kiev”, se le escucha decir por su cercanía a los micrófonos que había dentro del Museo del Prado.

Lejos de asentir dando a entender que ya lo sabía, Sánchez dio un giro a sus gesto y pasó de la efusividad a la solemnidad con un golpecito en el brazo del campeón mundial de boxeo y hermano de Vitali.

El chef español -que junto a su empresa Think Food Group’ se han asociado con la compañía aeroespacial Axiom Space para mandar comida junto a los próximos astronautas que llegan a la Estación Espacial Internacional- no solo dejó en evidencia al presidente del Gobierno, sino que también demostró estar en buena estima de Joe Biden, quien le dio un abrazo al instante de reconocerle.

¿Manos largas de Biden?

Otro aspecto curioso de la recepción fue la especial atención que prestó Joe Biden a la esposa de Pedro Sánchez.

Si bien el presidente norteamericano saludó con un fuerte apretón de manos al líder del PSOE, con Begoña Gómez se abrazó de lado llevando directamente su mano hasta su cintura.

Una escena que se repitió, al menos, durante cinco veces desde la entrada de Biden al pasillo del Museo del Prado, durante la foto que se tomaron y mientras caminaban hasta donde estaba previsto que comenzara el acto protocolario. Sin pasar por alto que por unos largos segundos mantuvo la mano de Gómez entre las suyas mientras conversaban.

Joe Biden y Begoña Gómez

Joe Biden y Begoña Gómez

Lista de ridículos

Felipe VI regañó, junto a la reina Letizia, a Pedro Sánchez y su esposa Begoña Gómez en el besamanos previo a la cena de gala en el Palacio Real dentro de los actos en torno a la Cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid.

En un supuesto descuido del protocolo, el presidente del Gobierno tuvo un gesto que se puede interpretar como un ‘feo’ a la Monarquía. Todo ocurrió cuando, después de saludar a los Reyes de España, Sánchez desaparecía de la escena raudo y veloz. Como si quisiera pasar cuanto antes el incómodo momento o si buscase una forma de evadir la fotografía junto a Felipe VI y doña Letizia.

Un descuido u ofensa que no toleró el Monarca, quien se dio cuenta y llamó al presidente, para que se diera la vuelta y posase con ellos para la fotografía de rigor. La cara del líder del PSOE se muestra incómoda al tener que regresar, mientras que la reina tampoco se ve muy contenta de tenerle a su lado.

¿Venganza por sus ministros?

Sánchez, que ya se convirtió en la burla de la Cumbre de la OTAN por dar su discurso con la bandera española al revés, podría haber intentado ‘vengarse’ de Felipe VI por dejar en ridículo a sus ministros Margarita Robles y José Luis Albares.

Y es que los primeros minutos de Joe Biden fueron decisivos para mandar un claro mensaje a toda España: la Casa Blanca tiene una mejor sintonía con Casa Real que con el Gobierno del PSOE-Podemos.

Cuando el ‘Airforce one’ aterrizó en la base aérea de Torrejón de Ardoz, se vio cómo el presidente norteamericano fue recibido a pie de pista por el Monarca. El ‘colegueo’ fue inmediato, con varias palmaditas y risas durante una breve conversación donde el líder norteamericano y español se veían cómodos.

Las imágenes en directo permitieron observar cómo el tono alegre de Biden se mantuvo al saludar a un alto cargo del ejército español, a quien incluso dio unos ligeros golpes en el pecho en señal de cercanía.

Sin embargo, todo cambió de golpe cuando el presidente de Estados Unidos tuvo que ir a saludar a los ministros de Exteriores, José Luis Albares, y de Defensa, Margarita Robles, quienes esperaban para saludarle a escasos metros.

El líder norteamericano borró la sonrisa del rostro mientras se acercaba a los ministros socialistas y tomó una actitud completamente protocolaria. Biden saludó con la mano a Albares y a Robles con cordialidad, pero sin breve conversación, sin palmaditas o bromas como sí habían ocurrido solo segundos antes.

Una vez cumplido el saludo forzado a los ministros de Sánchez, el presidente de Estados Unidos se subió a la ‘Bestia’ para ser trasladado a la Cumbre de la OTAN.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído