PROTESTAS CONTRA EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO POR EL CIERRE DE LA CENTRAL NUCLEAR DE ALMARAZ

Pedro Sánchez va a hacerse la foto a Extremadura y se lleva un atronador abucheo

Tampoco gusta la decisión de dividir el pueblo en dos por la construcción de las instalaciones ferroviarias para el paso del AVE

No quiere ir ni en pintura a actos públicos en los que tenga la sospecha de que puede ser abucheado.

Pedro Sánchez volvió a sentir este 8 de julio de 2024 el ‘cariño’ de los ciudadanos extremeños por el futuro cierre de la central nuclear de Almaraz (Cáceres).

El presidente del Gobierno socialcomunista se preparó uno de esos viajes a medida para hacerse la foto, concretamente a Navalmoral de la Mata, y, con las mismas, salir volando de vuelta a Madrid.

Pero lo cierto es que la jugada no le salió del todo bien.

Gritos de «¡fuera!» y «¡perro!» fueron la tarjeta de presentación del líder del PSOE que fue hasta esa localidad cacereña para poner la primera piedra de una gigafactoría de baterías de litio.

También los ciudadanos de Navalmoral de la Mata le dijeron que ni se le ocurriese tocar la central nuclear y mucho menos dejar dividido al pueblo por el empeño en no soterrar la vía del AVE:

Almaraz no se cierra.

Y es que esa central reporta unas ingentes cantidades anuales al ayuntamiento de Almaraz y a todos los pueblos que se encuentran a su alrededor en un radio de 10 kilómetros.

Testigos presenciales aseguraron que el jefe del Ejecutivo ni siquiera se molestó en conocer cuáles eran los motivos del enfado de esos ciudadanos extremeños.

Tal cual llegó, ignoró a los asistentes nada más bajar del coche y buscó entrar lo más rápidamente posible al teatro en el que iban a tener lugar los parlamentos:

Ha llegado, se ha bajado del coche y al escucharnos ha bajado la cabeza y ni se ha acercado. Ha entrado en el teatro directo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído