El fundador de Podemos mantuvo bajo su control las comprometidas imágenes de quien ahora dirige su panfleto comunista

Iglesias se ahoga en sus ‘cloacas’: un juez le acusa de ocultar fotos íntimas de una asesora durante 3 años

El vicepresidente segundo sufre un ‘revés judicial’ tras descubrirse “contradicciones” incompatibles con su supuesta posición de damnificado.

Iglesias se ahoga en sus 'cloacas': un juez le acusa de ocultar fotos íntimas de una asesora durante 3 años
Pablo Iglesias y Dina Bousselham PD

Duro ‘revés judicial’ para Pablo Iglesias.

Al vicepresidente segundo le está saliendo mal su ‘lucha’ judicial por el caso Villarejo.

A pesar de el fundador de Podemos se presentó como una víctima del comisario, ahora es la justicia que le señala por su comportamiento y sus “contradicciones”.

Este lunes 25 de mayo de 2020, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, quitó la condición de víctima de Pablo Iglesias.

A través de un auto judicial, el juez destaca que las investigaciones momento “no han permitido concretar en qué medida resulta ofendido o perjudicado de infracción penal alguna” el vicepresidente segundo del Gobierno.

Al contrario, el magistrado denuncia que, a lo largo del procedimiento, se han descubierto “contradicciones” incompatibles con la supuesta posición de damnificado de Iglesias.

Uno de los aspectos más polémicos es que el juez acusa al líder de Podemos de haber ocultado, durante entre 5 y 36 meses, un pendrive con fotos íntimas de una colaboradora.

Se trata de comprometidas imágenes de Dina Bousselham. Sí, una de sus asesoras en el Parlamento Europeo y la actual directora del panfleto comunista que lanzó Podemos en el sector de los medios de comunicación, ‘La Última Hora’.

La acusación del juez supone un duro golpe para un Pablo Iglesias que, durante años y en el epicentro de su campaña política, acusó a las ‘cloacas del Estado’. Sin embargo, ahora es la Justicia la que señala su comportamiento.

Villarejo, desvinculado

Las investigaciones del caso Villarejo han desmoronado el discurso de Pablo Iglesias.

Tras ver las “contradicciones” del vicepresidente segundo, fue el Ministerio Público que pidió revocar su condición de perjudicado. Incluso, plantea que se pregunte a Bousselham si de verdad desea seguir adelante con el caso o si, por el contrario, estaba actuando por intereses ajenos.

Para el líder de Podemos llueve sobre el mojado.

Además de quedar en evidencia que ocultó fotos íntimas de Bousselham y perder su ‘rol’ de víctima, el magistrado también indica que no hay indicios que vinculen al comisario Villarejo y el robo del móvil.

Ocultar material íntimo

La información que había en el móvil de la asesora de Iglesias llegó de forma anónima a la revista Interviú y los interrogatorios acreditaron que este medio rechazó la opción de publicarla porque entre los archivos había «fotos íntimas» y datos «sensibles».

En enero de 2016, el máximo responsable de Interviú, el editor del Grupo Zeta, Antonio Asensio, se reunió en su despacho con el propio Iglesias y le hizo entrega de un pendrive con el contenido del móvil.

El propio Iglesias reconoció, en sede judicial, que no entregó el material a su colaboradora hasta junio o julio de 2016, es decir, al menos cinco meses después.

Sin embargo, el USB que recibió Bousselham estaba dañado, por lo que era imposible abrir los archivos.

El juez Manuel García-Castellón pone el acento en ese extraño comportamiento del vicepresidente segundo. En este sentido, recalca que pudo ocultar el contenido «hasta 36 meses». Es decir, hasta que se aportó al sumario un pendrive en perfecto estado en marzo de 2019.

Ante este escenario, el magistrado ofrece la oportunidad a Bousselham de tomar acciones penales contra Iglesias.

Bousselham también en la mira

García-Castellón también destaca las contradicciones de Bousselham.

Al principio, denunció que su móvil fue usado para filtrar a la prensa pantallazos de las conversaciones. Una versión que se cayó con el informe de la Policía Científica, en donde se indica que ella misma hizo esos pantallazos y se los envió a terceras personas.

Un hecho que, tras la investigación policial, reconoció.

No es lo único. Bousselham también ocultó durante meses que Iglesias le entregó un USB averiado.

¿Un panfleto como disculpa?

La noticia de que Pablo Iglesias ocultó las imágenes íntimas de Bousselham llega pocos días después de que Podemos lanzara su panfleto comunista, con la exasesora como la directora del mismo.

¿Una disculpa del vicepresidente por sus actos y para evitar medidas legales en su contra?, se desconoce.

Pero entonces, ¿para qué quieren Podemos y Pablo Iglesias un medio creado bajo sus tetas y que sirva sus intereses, habida cuenta que ya tienen a Público, que da cabida a sus programas televisivos, y que la mayoría del espectro televisivo les apoya mientras formen coalición con el PSOE de Pedro Sánchez?

La respuesta, más que política o periodística, es económica. Iglesias y los suyos, amén de sentarse en el Consejo de Ministros que aprueba según que medidas, conocen la intención de Moncloa de aprobar un paquete de cien millones de publicidad institucional para los medios de comunicación.

Y pensando en ese gigantesco pastel, apadrinan el lanzamiento de esta web, que a nada que uno navegue un poco por ella, comprobará que está ‘patas arriba’. Es decir, que su lanzamiento se ha hecho a toda prisa para trincar la pasta en cuanto se apruebe la decisión.

El ‘pastel’ de Moncloa

Desde el inicio de la crisis, muchos han sido los medios que han pedido arnica al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Las teles de momento se han tenido que conformar con 15 millones de euros en subvenciones.

Pero la prensa, la radio e incluso diversos digitales, con el denominador común de estar escorados a la izquierda, han pedido lo suyo.

El coronavirus y su posterior crisis paralizó el Plan de Publicidad y Comunicación Institucional 2020.

Pero Sánchez y los suyos tienen ultimados los detalles del borrador que pasa por dotar de mil millones de euros al nuevo plan, un dinero destinado a financiar las campañas institucionales de publicidad de los principales ministerios donde encontramos la Campaña de la Renta, de Tráfico o de las empresas públicas (Adif, Enaire).

De concretarse, tal y como se recuerda en Invertia, estaríamos ante la cifra más elevada destinada a la comunicación institucional desde los 130 millones aprobados en 2010, los últimos presupuestos de José Luis Rodríguez Zapatero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído