PERIODISMO Y PERIODISTAS

El rey sigue desnudo

El rey sigue desnudo
Ángel Gabilondo. TWITTER @equipogabilondo

Nacido en San Sebastián en 1949, quinto de nueve hermanos, cursó estudios universitarios en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), donde se licenció en junio de 1980 en Filosofía y Letras con sobresaliente y después con Grado por la misma universidad, merced a su tesina con nota de sobresaliente y Premio Extraordinario.

En los siguientes tres años se dedicó a elaborar su tesis doctoral, que leyó el 9 de febrero de 1983, consiguiendo un sobresaliente con opción a premio.

Su disertación, dirigida por el profesor Juan Manuel Navarro Cordón, del departamento de Metafísica de la Facultad de Filosofía y Letras de la UAM, se tituló El concepto como experiencia y sistema en Hegel, para lo que residió un tiempo en Bremen y Bochum.

Toda su carrera docente universitaria la ha desarrollado en la UAM, la misma en la que se licenció, doctoró y en la que ha desempeñado distintos puestos docentes, desde profesor colaborador, a profesor encargado, profesor adjunto interino, profesor titular de Filosofía (Metafísica), catedrático y rector. El lema de su campaña para este último puesto, que consiguió el 27 de abril de 2002, fue «hacer universidad de otro modo, sin exclusiones, innovadora y que se involucre en los social». En 2006 fue reelegido para un segundo y último mandato, ya que los estatutos limitaban la permanencia en el cargo a dos.

Es autor de siete libros y de 94 introducciones, traducciones y ediciones de muchos otros. Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional Autónoma de México, medalla de oro de la Universidad de Málaga, Caballero Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden de Carlos III y Caballero Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio. Hablamos de Ángel Gabilondo Pujol (San Sebastián, 1 de marzo de 1949).

Educado, culto y con el don de saber escuchar, es sobresaliente como persona, pero de tristeza estructural e idealismo endémico, como le define con acierto Xosé Luís Barreiro Rivas. Y cuando se ejercen cargos políticos por designación y se opta a otros por votación popular hay que juzgarle por sus hechos y no por su aureola. En 2009 fue nombrado ministro de Educación por José Luis Rodríguez Zapatero.

Durante su mandato no registró ningún hecho relevante, excepto que la Universidad española tuvo que adaptarse al Proceso de Bolonia, marco físico y de convergencia donde se desarrolla el Espacio Europeo de Educación Superior. Pero en paralelo, nuestra Universidad continuaba hundiéndose en puestos de deshonor en la clasificación Shanghai, sin que el titular de la cartera intentase algo para impedir la endogamia, consanguinidad, amaño de tribunales y feudalismo (Féliz de Azúa dixit) que la caracteriza.

Tras volver a la universidad a principios de 2012, el 20 de febrero de 2015 el catedrático de Metafísica fue nombrado por el PSOE candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, perdiendo frente a Cristina Cifuentes (PP) y ejerciendo sin pena ni gloria de portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, sin que sus intervenciones le sirviesen para alzarse como político por encima de las siglas, pese a los múltiples escándalos del PP y de la propia Cifuentes.

En su segundo intento como candidato del PSOE a las dependencias de la Puerta del Sol Gabilondo ha ganado los comicios con 37 escaños y el 27,35% de votos (880.036), pero no ha superado al bloque de derechas, que alcanza mayoría absoluta de diputados, 68 escaños, frente a 64 de las izquierdas.

Desde diversas terminales informativas emparentadas con la que firmó un Máster de periodismo con la UAM para el acceso exclusivo a la Redacción de El País se ha alimentado siempre una supuesta comparación con Enrique Tierno Galván, doctor en Filosofía y Letras y catedrático de Derecho Político, expulsado a perpetuidad (junto a otros catedráticos y profesores universitarios como José Luis Aranguren y Agustín García Calvo) de la Universidad española por apoyar las protestas estudiantiles de 1965 contra la dictadura franquista. Nada que ver la trayectoria vital del «viejo profesor» con la de Gabilondo, por mucho que insistan quienes se empeñan en hacer de él lo que no es.

El supuesto rey sigue desnudo y quizás ha perdido ya su última oportunidad para acceder a un alto cargo político por votación popular.

Cosa distinta es el caso de Josep Borrell, a quien Pedro Sánchez descabalgó temprano del próximo Gobierno para pasaportarlo a la Unión Europea (UE) y que no estorbe más en sus planes con los independentistas catalanes que quieren dinamitar España. En los últimos meses Borrell ha actuado con firmeza y moderación al frente del ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, se ha ganado el respeto de todos y ha sido dique eficaz para contrarrestar el falso relato secesionista, dando la cara con gallardía en cuantos foros y organismos internacionales ha sido necesario.

Borrell, hombre de Estado y conocedor como pocos de los entresijos de la política europea, ha ganado con holgura las elecciones al Parlamento Europeo (20 escaños frente a 12 de Dolors Montserrat- PP-), del que fue su presidente entre 2004 y 2007, y a buen seguro hará en Bruselas una brillante gestión en favor de los intereses españoles y del robustecimiento de la UE, ahora que sus detractores la quieren deshacer desde dentro. Como catalán y peso pesado de la política española, Borrell seguirá protagonizando tiempos cruciales para Cataluña y, por ende, para España, como augura con razón Luis María Anson.

Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído