CANTANTES FAMOSAS

Rosalía se convierte en modelo de alta costura por un día y protagoniza la portada de ‘Vogue’

Rosalía se convierte en modelo de alta costura por un día y protagoniza la portada de 'Vogue'

El número de julio de Vogue España supone un hito en la imparable ascensión de Rosalía hacia un Olimpo, el de las estrellas de la música que se convierten en referencia generacional, al que no se le adivinan límites u horizontes. Ser portada de la cabecera más reconocida del mundo de la moda, a su vez icono de la cultura pop de nuestro tiempo, es un nuevo paso en esa proyección global. Y aunque es la primera vez que Vogue España lleva a su portada a una cantante española desde su lanzamiento en nuestro país en 1988, dicha portada es la consecuencia natural de la estrecha relación que Rosalía ha mantenido con la edición española de Vogue, conexión que según relata Eugenia de la Torriente en su carta de la directora, comenzó en junio de 2017 con un artículo sobre las nuevas voces del flamenco. Su impactante actuación en la fiesta del 30 aniversario de Vogue España en julio de 2018fue uno de los aldabonazos que contribuyó a poner a Rosalía en boca de todos. Las posteriores apariciones en el número de septiembre fotografiada por su amiga Camila Fálquez, o su presencia con Penélope Cruz en el número especial en el que la actriz fue editora creativa invitada, son el prólogo de una historia que hoy culmina al protagonizar su primera portada de Vogue, firmada por su admirado Peter Lindbergh.

En la entrevista con Vogue España Rosalía se presenta humilde y serena, y el único acontecimiento ante el que expresa cierto nerviosismo es ante la expectativa de ser retratada por Peter Lindbergh. Conocedora y admiradora confesa del fotógrafo alemán, recuerda a la perfección unas imágenes suyas que marcaron su adolescencia: «Fueron unos retratos a Joaquín Cortés [en 1997, para la edición italiana de Vogue], y otros que hizo a Eva Yerbabuena para vosotros [en el número de diciembre de 2010, donde fotografió su visión de España]. Veo su trabajo muy ligado a nuestro país y a nuestras raíces, y siempre me pareció impensable que pudiera llegar a conocerle. Trabajar con él es un sueño a otra escala, un regalo que no voy a olvidar en mi vida».

 

Tras brillar internacionalmente en el festival Coachella de California, Lollapalooza en Chile y Argentina, Primavera Sound en España o la sala Webster Hall de Nueva York, hace balance del camino recorrido:

«Mentiría si dijera que 2019 no ha sido el año en que he cumplido mi sueño. Siento que hay muchísima gente que ha conocido mi trabajo, que ha escuchado El mal querer y lo ha hecho suyo en España, y que esa energía ha trascendido más allá de mi tierra, que en realidad era donde más ilusión me hacía que lo recibieran con cariño. Pero no creo que se trate solo de haber cumplido un sueño: lo importante a partir de ahora es mantenerlo».

Malamente, hace un año, fue el origen de un viaje con el que Rosalía habla en la entrevista para Vogue España de Penélope Cruz, a la que conoció en julio de 2018 durante el rodaje de la 21ª película de Pedro Almodóvar, Dolor y Gloria, y a la que considera un ejemplo de cómo manejar su talento:

«Cuando la conocí, yo estaba muerta de vergüenza, pero hubo un momento en que entramos en uno de los camerinos móviles, y me dijo de ensayar juntas A tu vera, la canción con la que arrancamos la película. Creo que ella era bastante consciente del respeto y admiración con los que la miraba, y tomó la batuta y me guió en esa escena casi como una hermana mayor. Desde ahí se creó un precioso vínculo que para mí es muy especial, porque creo que Penélope ha abierto camino para muchos artistas españoles de mi generación. Salió de España en un momento donde su carrera aquí estaba consolidada y ya trabajaba con los mejores directores, pero aún así se atrevió a dar el salto de mudarse a un país extranjero, con un idioma que no era el suyo, dejando atrás las comodidades que aquí se le presentaban. Pienso que realmente fue pionera para el talento español en el mundo, y que todos los reconocimientos que reciba son pocos».

Consciente de su estratosférico ascenso, Rosalía comparte con Vogue España cómo se forja un proyecto que ha pasado de ser autofinanciado a contar con el soporte incondicional de la discográfica Sony Music.«Cuando grabé el vídeo de De Plata, en 2017, me recorrí Barcelona pidiendo favores y ropa prestada, tirando de amigos y viajando con mi maleta hasta Los Ángeles. Yo misma me maquillé, me vestí y empecé a caminar por la ciudad. Hoy tengo la suerte de contar con un equipo de 25 personas entre bailarinas, técnicos, luces, sonido y gestión, y gente como [la coreógrafa] CharmLa’Donna o Samantha Burkhart, estilista de mis últimos vídeos. Mi trabajo sigue siendo el mismo, es la escala lo que ha cambiado».

Con más de tres millones de seguidores en su cuenta de Instagram, Rosalía confiesa a Vogue España cuál es su relación con las redes sociales y cómo crea su propio contenido:«Creo que la clave está en que no tengo ninguna estrategia de lo que subo a mi Instagram o escribo en Twitter. He crecido con las redes, y lo que hago en ellas es totalmente orgánico y natural. Para mí no es un esfuerzo ni un sacrificio: si algún día no me apetece colgar algo, no lo cuelgo. El problema es que siempre me suele apetecer (ríe). Soy bastante freak en ese sentido: me hago mis stories, le pongo yo mis gifs, me busco yo mi manera de hacerle el diseño… que a lo mejor para otros es una chorrada, pero te juro que para mí son cinco minutos al día en que yo me lo paso bien, es un recreo para mí. Lo mismo con Twitter, donde lanzo una pregunta como ‘¿cuál es el mejor producto del Mercadona?’, y se vuelven locos a discutir. Fuera de bromas, si tienes un lugar, aunque sea virtual, donde te escuchan tres millones de personas, entonces tus redes sociales son tu altavoz más directo. Tú decides qué haces con él»

En unos días en los que los festivales de música se adueñan de múltiples puntos de la geografía española, y se convierten en el acontecimiento estival por antonomasia, las 24 páginas protagonizadas por Rosalía forman parte del número de julio de Vogue España dedicado a la música, en el que se incluye un portfolio protagonizado por cantantes españolas de distintas generaciones que han conquistado territorios complejos en la industria, desde el flamenco al baile, pasando por el rock y el rap, y en el que son retratadas Eva Amaral, Lola Índigo, Luz Casal, Hinds, La Mala Rodríguez, NawjaNimri, Bebe, Amparo Llanos, India Martínez y Massiel.

Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído