Arquitectura religiosa olvidada. 8. En Mota del Marqués y Adalia

Por José María Arévalo

( Adalia, Humilladero de El Cristo. Dibujo de Francisco Pedro Roldán Morales, en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid” ) (*)

Concluida, en artículos anteriores, la Introducción del libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid”, de los arquitectos vallisoletanos Juan José Fernández Martín, Francisco Pedro Roldán Morales, José Ignacio Sánchez Rivera y Jesús Ignacio San José Alonso, que venimos reseñando, comenzamos hoy la relación de edificios o restos, por localidades, sobre la que los autores señalan que para cada uno de ellos significan el tipo de intervención considerado “a priori” como más adecuado. Vemos en este primer artículo los existentes en Mota del Marqués y Adalia, con los que se inicia la relación de ruinas en el Partido judicial Mota del Marqués.

MOTA DEL MARQUÉS

Ermita de Nuestra Señora de las Viñas

Se situaba algo alejada de la población, a más de 1 km. , por un camino que iba hacia el noreste ( Carta Militar de España: Hoja 15-15, 1/50.000, «Tordesillas», del Servicio Geográfico del Ejército, año 1975. Cuadrícula 324 4614. Figura el icono de ruina y la rotulación Ermita de las Viñas, Ruinas). Era un edificio de una sola nave rectangular de proporción alargada emparejada al camino, con la fachada dirigida hacia el pueblo. El material visible de los muros laterales era, fundamentalmente, tapial.

El paraje está hoy solitario y con cultivos de secano aunque el topónimo indique que antaño se dedicara a la vid. En el interior estaba la imagen de la Virgen de las Viñas por lo que sería un edificio construido como santuario. Así, en el XVIII se le añadió un camarín además de una sacristía ( Catálogo Monumental, Mota del Marqués, p. 16: Se encuentra actualmente arruinada. La imagen titular, talla moderna de vestir se encuentra en la iglesia. En 1748, Manuel Martínez ejecutaba el camarín y la sacristía de la ermita.)

( Mota del Marqués desde El Salvador. Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid” ) (*)

A mediados del XIX todavía mantenía su culto ( P. MADoz, p. 23: También se encuentran en los alrededores de la población dos ermitas, denominada la una del humilladero y la otra dista 1/4 de hora bajo la advocación de Nuestra Señora de las Viñas.) pero en el XX fue abandonada y se vino a arruinar el tejado ( M. A. ZALAMA RODRÍGUEZ, p. 190: Popular. Actualmente en ruinas.). La talla se llevó a la parroquia y la portada, de piedra, se trasladó hasta las afueras del caserío donde se montó como puerta del cementerio.

ADALIA

Humilladero de El Cristo

En la salida hacia el sur, por el camino de VilIasexmir y Torrelobatón, se cruza un arroyo y el camino se bifurca con un ramal hacia San Salvador de Hornija ( Cart. Militar de España: Hoja 15-15, 1/50.000, «Tordesillas», del Servicio Geográfico del Ejército, año 1975. Cuadrícula 323 4613. Figura la Ermita del Cristo del Humilladero en la salida hacia Villa Sexmir y San Salvador). Entre los dos caminos se encontraba el humilladero del Cristo de Adalia.

( Adalia, Humilladero de El Cristo. Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid”) (*)

Se desconoce la fecha de su construcción, pues el primer documento en que figura, en 1741, alude a una rutinaria inspección del Visitador diocesano certificando su estado decoroso y que su propiedad era de la Cofradía de la Vera Cruz ( Catálogo Monumental, Mota del Marqués, p. 18: Visita de 1741: Asimismo el señor Visitador visitó la Hermita del Humilladero, que está extramuros desta villa, propia de la Cofradía de la Santa Vera-Cruz.). Sin embargo, atendiendo a su tipología, parece anterior.

Tiene planta cuadrada con una única apertura, en arco de medio punto, orientada al norte, dando cara a la población, tejado a cuatro vertientes y muros de mampostería y sillarejo.

Corresponde a una tipología frecuente en el XVI, en que se abren grandes arcos que estarían destinados a permanecer abiertos, dando cobijo a los caminantes frente a las inclemencias del tiempo. Ante los abusos cometidos en los recintos (siempre se alude a la introducción de ganados durante la noche), los visitadores diocesanos instaron a su cierre, lo que se llevó a cabo o bien con rejas o bien con obra de fábrica y puertas adaptadas a un hueco más pequeño. Del mismo tipo son los humilladeros de Tordehumos y Matilla de los Caños. El cierre se produjo en época indeterminada, si bien parece que pudo ser hacia fines del XVI o comienzos del XVII, pues la nueva puerta se cierra por un dintel apoyado en zapatas de perfil clasicista.

( Adalia,. Espadaña del Humilladero. Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid”) (*)

En el XIX aún mantenía el culto ( P. MADOZ, p. 23), pero a mediados del XX fue abandonada y comenzó su ruina, aumentada por una espadaña levantada sobre el muro delantero que, aparte de] peso que supone aplicado en el muro más ligero del edificio, impide la evacuación de aguas de esa vertiente, provocando goteras que precipitaron su ruina, a pesar de su colocación descentrada.

Aún pueden verse sus cuatro paredes y los escasos pobladores de Adalia (no se alcanzaban los cien habitantes en 2000) no parecen estar considerando su reconstrucción.


(*) Para ver las fotos que ilustran este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://farm6.staticflickr.com/5036/14009389154_ae0af6528f_c.jpg
https://farm8.staticflickr.com/7375/14111355171_8d057d2a5d_o.jpg
https://farm6.staticflickr.com/5072/14111354791_7400688e09_b.jpg
https://farm8.staticflickr.com/7396/14111354641_a39777f9cd_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído