25 años D.O. “Cigales”. 5. Cuando el Cigales ya tuvo D.O.

Por José María Arévalo

( Castillo del S.XV. Imagen del «Asalto al castillo», fiesta medieval en Trigueros del Valle celebrada anualmente durante el mes de julio. Atractivo turístico de la Comarca. Fuente: tamtampress.es) (*)

Continuamos el artículo de Félix Lezcano Lacalle, “Cigales: sin perder el paso”, que dejamos la semana pasada en el momento histórico en que se obtuvo la D.O., con el que se abre el primer capítulo, “Constitución y evolución de la D. O. Cigales”, del libro conmemorativo “La comarca vitivinícola de Cigales: viñedos, bodegas y vinos. 25 años de la D.O. Cigales” que venimos reseñando. Hoy llega la triste noticia de que ha fallecido Pascual Herrera, el Presidente de la D.O. durante los diez últimos años, de cuyo buen hacer da cuenta este artículo que sirve así de merecido homenaje.

En nuevo apartado “HACIENDO CIGALES”, continúa Félix Lezcano, Gerente de Bodegas Lezcano Lacalle: “Comenzaban entonces a certificarse las primeras botellas con D.O. Todos transformaron sus bodegas. Surgían nuevas iniciativas. En el campo los viñedos se apoyaban en espalderas… y el salto generacional imprimía fuerza a la comarca. Y llegaron las primeras elecciones al Consejo. Viticultores y bodegas se pusieron de acuerdo y el 14 de julio 1992, Federico Sáez de Vera es nombrado Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cigales. Con él y su equipo comenzaba una nueva etapa en la Comarca.

El objetivo primordial entonces, fue la construcción de una sede definitiva que reuniera las necesidades del Consejo: era preciso disponer de un lugar emblemático, donde poder hacer presentaciones y ruedas de prensa. Un lugar donde reunir a bodegas y viticultores. Era preciso disponer de sala de catas para la calificación de los vinos. Un espacio equipado para la gestión y el control, y que a la vez fuera un poco la casa de todos.

Federico y su equipo no dudo en ponerse manos a la obra: buscar financiación, estudiar las alternativas de la ubicación, contratar anteproyectos, establecer estrategias y consolidar ideas… finalmente la casa de Corro Vaca fue el lugar elegido. Una casa blasonada, noble, con capacidad y un montón de posibilidades.

Después de infinitas gestiones burocráticas y una pila de trámites, se puso en pie la casa. Casi dos años duraron las obras, pero ya había un sitio desde donde empezar a crecer.

Nacían bodegas y las nuevas marcas de vino se sucedían. La reconversión del viñedo y las transformaciones en espaldera daban una nueva visión a la viticultura. y la idea de envejecer vinos tintos, incrementaba los parques de barrica. Cigales olía a madera nueva.

Y así surgieron los primeros grandes vinos tintos de envejecimiento más allá de la crianza. En noviembre de 1.994 aparece en el mercado el primer vino tinto de Reserva, LEZCANO-LACALLE Reserva 1991. Y poco después CALDERONA Reserva 1996, de Frutos Villar. La Historia de Cigales se empezaba a escribir con «tinto».

Conscientes de que el potencial de los viñedos de la comarca era sobradamente apto para la elaboración de grandes vinos, la tendencia se definió claramente. Las nuevas plantaciones se llevaban a cabo de forma ordenada. Parcelas enteras de Tempranillo, o de Verdejo… La elección selectiva de variedades permitía más rigor en las elaboraciones.

Los vinos rosados abandonaban, en su mayoría, el formato de botella Rhin, y se cubrían de hermosos tonos fresa y perfumaban su nariz con hermosa intensidad. Nuevas tendencias de elaboración y tecnología hacían de los rosados, vinos únicos, modernos y muy atractivos.

Y los tintos aumentaban su producción. Vinos que empezaban a sorprender. Elegantes, personales, distintos, con el “terruar” a flor de piel…

Ahora Cigales hablaba más alto. Con estos magníficos ingredientes se abría un abanico de posibilidades. Ya se podía llegar a mercados internacionales que se rasgaban por las nuevas tendencias. Cigales tenía un magnético y seductor atractivo que también cautivó a productores de otras zonas, que finalmente decidieron echar raíces en la campiña cigaleña… y de Rioja llegó MUSEUM y de Ribera de Duero desembarcó VALDELOSFRAILES.

Ya corría el mes de febrero de 1999, cuando Federico por incompatibilidad con su cargo en el Ministerio de Agricultura, se vio obligado a dejar la presidencia del Consejo. El 3 de marzo de aquel año, fui propuesto y nombrado como sucesor a la Presidencia del Consejo, y pocas semanas después esta decisión sería ratificada por la Consejería de Agricultura.

Entonces la mesa del Consejo Regulador la formaban una docena de hombres, entre viticultores y bodegueros, con inmensas ganas de seguir el camino sin perder el paso, y con un cometido claro: contar al mundo todo lo que se «cocía» en Cigales.

Había que hacer eco de los grandes progresos que las bodegas estaban alcanzado, de las nuevas iniciativas que se impulsaban en la comarca con elaboraciones de vino inéditas, de las brillantes añadas que se sucedían, y de los avances conseguidos en nuevos mercados internacionales que no paraban de sorprenderse de la personalidad de unos vinos casi desconocidos en aquellos lejanos lugares.

Ya se habían replantado 1.200 has. de las 2.700 has. inscritas en el registro del Consejo. Ya había reconocidas 17 bodegas que embotellaban, otras 17 en camino y 15 más que mantenían producciones artesanales. Los vinos rosados habían tomado ya un rumbo hacia el éxito y se les consideraba un modelo de vino rosado. moderno. La producción de vino había despertado la curiosidad de nuevos mercados y entraban en los paneles de cata de prestigiosos concursos internacionales. Los grandes gurús y críticos especializados querían saber. Sin lugar a duda, había llegado la hora de contar…

En vísperas de la vendimia del 2.000 el Consejo Regulador cumple uno de los objetivos, sacando el primer número de su Revista Oficial bajo el título «Cigales avanza firme». Fue como abrir una ventana al mundo, y que cualquiera pudiera asomarse y ver cómo crecían los viñedos, maduraban las uvas y se envejecían los vinos en lo más profundo de las bodegas de Cigales.

Después de calificar la cosecha 1999 como MUY BUENA, se esperaba que con la cosecha del año 2000 ya se elaborase más del 40 % de vino tinto. Y casi fue así. Importadores japoneses visitaron la comarca, La Cofradía de los Vinos y las Viandas de Castilla y León cató los nuevos vinos, Cigales estuvo presente en Alimentaría (Barcelona) y Gourmet (Madrid). Sin perder el paso.

CONCEJO sacó al mercado su primer Crianza del 98, VALDELOSFRAILES se consolida en la Comarca, FELlX SALAS amplía su nave de barricas, GONZALEZ LARA embotella rosado en formato mágnum…

Y el cielo como escenario de la celebración de la también MUY BUENA Añada 2000, desde el globo aerostática que sobrevolaba habitualmente por encima de los sorprendidos vallisoletanos…

Y en Fuensaldaña se celebra la Primera Edición de los Premios Pámpano, donde Teodoro Malfaz es reconocido por sus mejores lances en viticultura y el vino rosado CATAJARROS se impone con su frescura.

Y cumplimos 10 años con el mejor regalo: Cigales duplica la producción de vino protegido y el número de bodegas embotelladoras, llegando al 40 % de vino tinto. Además, siete Zarcillos para Cigales en la X Cata de los Premios Zarcillo. Y las exportaciones aumentan más de un 55%.

Ante estos abrumadores datos, el Consejo se plantea una revisión del Reglamento, con la clara intención de ordenar un mayor número de variedades de uva, y mostrando una mente más abierta y enfocada a elaboraciones más comprometidas con la calidad.

Cigales era ya un gran escenario vitivinícola, donde se acercaban misiones comerciales, organizaciones de profesionales, periodistas y curiosos que querían saber.

Imposible olvidar aquella añada del 2002. La Calificación Oficial de MUY BUENA para los tintos fue un triunfo. Vinieron las mejores narices de este país; miembros de la Estación Enológica, periodistas especializados de diversos medios de comunicación y los prescriptores más elocuentes y entusiastas del complejo y mágico mundo del vino. Todo un acontecimiento que sin duda lanzó a Cigales al ruedo de los más novedosos vinos.

Nadie quiso perderse aquel magnífico acontecimiento. Ni el Consejero de Agricultura y Ganadería de entonces, D. José Valín, ni el mismísimo Presidente de la Junta de Castilla y León, D. Juan Vicente Herrera, que conversó con catadores y bodegueros, para interesarse por el resultado de las catas.

Tan solo un año después llego el éxito rotundo de tanta ilusión y esfuerzo: once periodistas nacionales y cinco internacionales, junto con miembros de la Estación Enológica de Castilla y León y técnicos de la Asociación de Enólogos, dictaban la Calificación Oficial de EXCELENTE para la cosecha 2003.

Los tintos de Cigales habían llegado. Para conmemorar aquel brillante resultado, el Ayuntamiento de Cigales, nombró embajadores del vino a todos los miembros que participaron en aquella inolvidable y decisoria cata, que marcó un antes y un después en la historia de los vinos tintos de Cigales.

Como consecuencia, la salida al mercado de vinos de Crianza con D.O. subió más de un 60%, siendo la subida más espectacular la de los Reservas con D.O. Cigales.

Y en aquel año 2004, 7 Bacchus se quedaron en Cigales tras la celebración de la Sexta Edición del Concurso Internacional “Bacchus 2004” en Madrid, organizada por La Unión Española de Catadores (UEC). y merecido Oro el conseguido por el vino tinto LA LEGUA CAPRICHO de Bodegas Emeterio Fernández.

Tras los éxitos de la última temporada, Cigales se enfocaba hacia el exterior. La exportación sería el siguiente caballo de batalla.

La mayor parte del presupuesto de promoción, se destinaba a la internacionalización. El apoyo de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, a través de un convenio con el Consejo Regulador, fue determinante para comenzar a estar presentes en ferias internacionales dentro del marco europeo. Primero en Prowein, en la ciudad alemana de Düsseldorf, después en la Brussels Wine Expo en Bruselas, y la presentación en Viena, en el Viena-Palais Schwarzenberg, y finalmente la London Wine en Londres.

Y seguían viniendo. Importadores de Polonia y de la Republica Checa. y seguíamos cosechando premios y reconocimientos: VALDELOSFRAILES seleccionado por Wine Spectator. 94 puntos Parker para CÉSAR PRíNCIPE. Medalla de Oro en Vinalies para MUSEUM. DOCETAÑIDOS mejor rosado del año en el Salón Internacional Gourmets en Madrid. SANTA RUFINA saca el primer Gran Reserva con D.O.

Cigales no perdía el paso. Llegando a noviembre del 2004, toma el relevo nuevo equipo y nuevo presidente; Virgilio Gutiérrez, viticultor de Corcos del Valle que formó parte del Consejo Regulador como vocal en la última legislatura. Entró con la intención de seguir apostando por la internacionalización, y con el propósito de exaltar el viñedo centenario que aún Cigales conserva. Un viñedo único que, en opinión de muchos, debería ser patrimonio de la humanidad…

Que mejor bienvenida para Virgilio y su equipo, que la calificación del 2004… EXCELENTE.

Las siguientes actuaciones desde el 2005 en adelante, también fueron encaminadas a la salida de las fronteras europeas con destinos como Miami, México, Suiza y la consolidación en Centro Europa. A Cigales llegaron profesionales desde Estonia, Letonia, Israel, Dubái…

Se mantuvo el ritmo. Con las puertas abiertas al mundo y el ímpetu de seguir dando lo mejor de esta tierra. Aquellos años Cigales navegaba a velocidad de crucero, sin perder el paso… Y Cigales y su Consejo se convirtieron entonces en anfitrionas de La Conferencia de Consejos Reguladores Vitivinícolas de España. Todo un acontecimiento que marcó su huella en las posteriores modificaciones de la Ley del Vino. Incluso varios representantes de Italia y el Presidente de las vecinas Denominaciones de Origen de Francia, quisieron ser testigos de semejante acontecimiento… Cigales lo había logrado.

SOLTANDO AMARRAS

Y el tiempo dio la razón al empeño y a la firmeza, y se alió con las viñas y con el roble y con los hombres. Y el viento del mes de enero de 2007 trajo a Pascual Herrera. Eterno amigo de Cigales, que desde los principios, siguió sus pasos desde cerca. Desde la Estación Enológica en Rueda y desde lo más alto del Castillo de Peñafiel, Museo Provincial del Vino. Velando siempre como ángel de la guarda protector.

Aquellas nuevas elecciones al Consejo llegaron con la buena nueva de que Pascual se quedaba definitivamente. Nuevo Presidente de Cigales y viejo amigo del vino. Con su mano certera, retomó la idea de un nuevo Reglamento más abierto a otras técnicas de elaboración, más moderno y actual. Ahora ya había suficientes pruebas y experiencia como para saber con absoluta certeza, cuál era el potencial de la Comarca. Y finalmente, después de una nueva inmersión en trabajos técnicos y burocráticos, en septiembre de 2011 se aprueba el nuevo Reglamento de la Denominación de Origen Cigales y de su Consejo Regulador. El día 29 de aquel mes se pudo leer la publicación en el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCYL).

Desde entonces, en Cigales se respiran aires más frescos y atrevidos. Todos daban la bienvenida a las nuevas variedades de uva autorizadas como el Sauvignon Blanc, Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon, que adornarían las elaboraciones de los futuros vinos. Modernas prácticas culturales en viticultura, que se ajustaban a los nuevos tiempos, sin olvidar los sistemas de cultivo más tradicionales. Elaboraciones más amplias, incluyendo vinos blancos (por fin la uva Verdejo cigaleña tendría la oportunidad de hablar por sí sola, después de tantos siglos cultivada en esta campiña), espumosos y vinos dulces (… todos pensábamos que con esto, ya se acercaba el día en que el añorado «tostadillo» regresara del pasado).

Cigales y su Consejo, ya tenían otro un gran reto por delante. Después de tan esperado logro, era de suponer que en las Elecciones a Consejos Reguladores, convocadas por la Junta de Castilla y León en julio de 2013, Pascual Herrera saliera reelegido por unanimidad.

«Seguir avanzando en la modernidad de los rosados» era la máxima que él imprimía. A pesar de tener ahora un amplísimo abanico de posibilidades, Pascual no quería que se olvidara la esencia de Cigales. Sus vinos rosados.

Y como si de una premonición se tratará, el gusto del mundo occidental empezó a mirar hacia los vinos rosados, poniéndolos de moda, con tendencia, buscando juventud, frescura, fruta, sutileza… exactamente lo que Cigales regala a los paladares de la modernidad.

Una última etapa que ha colocado a Cigales con 25 años de D.O. Una última etapa que ha acercado hasta aquí a un público interesado en la historia, en la cultura y en Cigales. Cientos de visitas deambulan por las bodegas, catando sus encantos. Gentes que desde todas las partes del mundo, quieren compartir su tiempo perdiéndose entre los fantásticos viñedos, entre las piedras de los castillos, y el románico de las iglesias. Entre los rumores de las calles de estos pueblos y entre los saludos de sus gentes.

«Vosotros sois el vino de esta tierra» citaba Pascual Herrera en el pregón de las fiestas patronales 2015 de Fuensaldaña. Con estas palabras se resume el esfuerzo, la voluntad y el sentimiento de los viticultores y bodegueros de Cigales, que partiendo de un sueño cargado de historia, han creado una idea llena de sabor y han hecho de esta Comarca un lugar inolvidable.

La D.O. Cigales son 25 años de apuesta por el reconocimiento y la calidad, y más de diez siglos de tradición y viticultura.”

Así concluye el artículo de Félix Lezcano Lacalle, “Cigales: sin perder el paso”. La próxima semana continuaremos con el siguiente artículo del primer capítulo, “Constitución y evolución de la D. O. Cigales”, del libro conmemorativo “La comarca vitivinícola de Cigales: viñedos, bodegas y vinos. 25 años de la D.O. Cigales” que venimos reseñando. Será “Del castillo al zarcillo”, de Alicia Clavero Bocas.


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c1.staticflickr.com/1/31/31413612481_f705884454_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído