El Rezongón. Austeridad ¿para quién?

Por Carlos de Bustamante

( Viñeta de Miki y Duarte en Diario de Sevilla el pasado día 20 de enero) (*)

Tendría gracia, si no fuera por la maldita gracia que tiene: con grandes letreros en las casetas propagandísticas en períodos electorales, los del PCE exhibiendo con grandes letreros la palabra “¡austeridad no!”. Y es, muy Srs. míos, que esto que ¿equivocadamente? creíamos virtud, resulta que para el PCE y demás corifeos debe de ser un defecto horroroso. El que, cancerígeno, es preciso extirpar como un epitelioma. Lo decía en su época de gloria el ínclito aspirante a la Moncloa a cualquier precio; sea o no el mismísimo diablo.

Tiene maldita la gracia la de que quien crea que es austeridad presentarse ante S.M. el rey de España en mangas de camisa como signo externo de ella y no como falta de la más grave y elemental educación a la Corona que lo recibió sin lujo, pero con la corrección debida al cargo y posición que ocupa (sin “K”). Tiene maldita la gracia que, con coleta de “gipilollas” (sin perdón), falte al respeto de quien es la máxima autoridad. Y como a un ¿Sr.? catedrático o profesor de universidad no se le puede aplicar la eximente de ignorancia, no cabe otro calificativo que el de “mala baba” e insulto provocativo a quien todos los españoles “de bien” debemos respeto.

Si así se comporta ante S.M. el rey, ¿qué asignatura explicará a sus alumnos universitarios? Si el Rezongón tuviera hijos en edad de universidad, con esto tiene muy claro dónde no deben ir. Porque ¿podrá enviar un padre sensato al lugar donde en vez de formar deforman? ¿Qué le pueden importar a un buen padre los conocimientos científicos en la carrera elegida por sus hijos, si éstos están impregnados de odio y desastrosos principios morales o simplemente ciudadanos? ¿De qué le valdría a un buen padre haber inculcado a los suyos la austeridad y el sacrificio necesarios para enfrentarse a las dificultades que toda vida trae consigo, si esos maestros de pacotilla y errores mil les inducen, con perversidad, a todo lo contrario so capa de “cambio progresista”?

Ahora parece no ha desistido el antaño aspirante a la Moncloa enrocado en el “no es no” al legítimo Presidente que ganó las ( ¿ultimas…?) elecciones. Pudiera ocurrir que erre que erre se empecine en ser alguien sobre un sillón que le viene ancho, largo, y alto. Y luego, vuelva a intentar el desatino para la España, que al parecer le importa un bledo, del no a la austeridad del pueblo español (pero no la suya), y se una con el “beso de Judas” a la más rancia ultra izquierda comunista-marxista-leninista.

¿Consecuencias…?: mejor no pensar en ellas; porque además de que no pueden ser, son poco menos que imposibles en ésta nuestra gran nación. La que ya sintió el horrible zarpazo de lo perdonado y olvidado y por unos, y con ansias de revancha por otros, que resucitan tremendos rencores con “su” lamentable memoria histórica. ¡Ah! y que conste que no pretendo aconsejar; el Rezongón… dice nada más.


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c1.staticflickr.com/1/384/32467876675_ce5491c539_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido