El Rezongón. Tabarnia

Por Carlos de Bustamante

( Viñeta de Sansón en El Norte de Castilla, el pasado 30 de diciembre) (*)

¡Ay mísero de mí, y ay infelice!…, creí que la capacidad de asombro en este cuerpazo estaba más que repleto, rebosante. Pues héteme aquí que no. He de hacer un nuevo y gran hueco para la última y más asombrosa patochada que imaginarse pueda. Tienen mis amigos y probables únicos lectores aún fresca en la memoria las fatídicas y malhadadas pero legítimas y democráticas elecciones en la españolísima Cataluña. Y cómo, vencedores en el parlamento los secesionistas en coalición, no lo fueron en el número de votos. O sea en el de ciudadanos afincados o nacidos en la Cataluña no independista. Pero cosas de la Ley D’Hondt‎, sumaron mayoría parlamentaria absoluta.

Mas dentro del mayúsculo disparate de esta aparente mayoría secesionista, en realidad no fue tal. Hubo parte de Cataluña españolísima, que en absoluto estuvieron conformes con esta apariencia de totalidad secesionista. Prueba de ello, han sido las conclusiones derivadas por el recuento de votos por provincias catalanas: ni Barcelona, Tarragona y pueblos correspondientes a estos municipios se sumaron a los disparatados afanes de lo que sólo parecía mayoría sin en realidad serlo. Y por ello, vino lo más asombroso que imaginarse puede: como los hongos mortales de “amanitas phalloides” surgió – o se intentó formar- una nación segregada de otra separada: ¡Tabarnia! Mis amigos y probables únicos lectores, ese nuevo disparate –rayano en la locura- es lo que se denomina rizar el rizo.

Mientras tanto, allende los Pirineos y como en Mantua lo hiciera Alejandro Magno, el más listo de los listos “pasados de rosca” entregado a los placeres de Bruselas con el dinero de todos. Bribón y cobardica donde les haya el interfecto pretende ser cabeza de una nueva nación dividida. ¡Es que hay que roerse… ¿eh? ! De locos.

Sin embargo y por culpa de nuestras “democráticas” discrepancias…, puede que tanto en esta barahúnda de divisiones en la indivisible unidad de España como en otras cuestiones de gobierno, no creo sean sólo “ellos” los únicos culpables del “cisco” que nos han preparado “pa´ná”. Pero esta absurda situación presente que tanto nos solivianta, me trae a la memoria la fábula de Tomás Uriarte que grabada desde niño, va a continuación tal y como recuerdo.

Con una no muy difícil pirueta de imaginación, pongan mis amigos y probables únicos lectores los personajes que, como los dos conejos de la fábula, cometen la insensatez de enzarzase en discusiones que pudieran tender moraleja similar: que si el presidente no lo hizo como es debido; que si por su culpa España peligra; que si lo ha hecho tarde y mal lo del 155… Bueno, pues vean y comparen:

Los dos conejos.

Por entre unas matas, / seguido de perros, /no diré corría, /volaba un conejo. /De su madriguera/salió un compañero/y le dijo: «Tente amigo, ¿qué es esto?»/.«¿Qué ha de ser?», responde/; «sin aliento llego…/.Dos pícaros galgos/me vienen siguiendo»/. «Sí», replica el otro/, «por allí los veo/, pero no son galgos»/. « ¿Pues qué son?» «Podencos»/. « ¿Qué? ¿Podencos dices?/Sí, como mi abuelo/.Galgos y muy galgos; /bien vistos los tengo»/. «Son podencos, vaya/, que no entiendes de eso»/. «Son galgos, te digo»/. «Digo que podencos»/.

En esta disputa/llegando los perros/, pillan descuidados/a mis dos conejos/.
De poco momento/dejan lo que importa/, llévense este ejemplo/. Pues eso.¿No?

Y como antaño: conste que no pretendo aconsejar; yo… ¡digo nada más!


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4605/27858283279_bb8d8ac50c_o.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído