Los lunes, revista de prensa y red

“Iconoclastia y anarquía”, de Ramón Pérez-Maura, “El Gobierno trata a Casado como Maduro a Guaidó”, de Federico Jiménez Losantos, e Isidro Fainé, sobre la eutanasia: «La gente se quiere morir porque no se siente querida»”, de Ana Fuentes

(Marlaska y la Guardia Civil. Viñeta de Puebla en ABC el pasado día 24)

ICONOCLASTIA Y ANARQUÍA

Artículo de Ramón Pérez-Maura publicado en ABC el pasado día 23

Como bien recordaba el lunes Borja Cardelús en su Tercera «EE.UU. sin la historia de España», no es posible entender Estados Unidos sin la aportación que hicimos los españoles a lo largo de siglos. En abril de 1993 recorrí la mayor parte de las misiones californianas del Camino Real. Es una visita fascinante, que recomiendo encarecidamente hacer. Quizá la misión que más me impactó fue la de San Juan de Capistrano, localidad al sur de Los Ángeles. En su patio hay una estatua de San Junípero Serra -allí le llaman San Serra- que por ahora sobrevive a la iconoclastia de la hora presente. Y el santo está allí en una imagen parecida a la que han pintarrajeado en Palma de Mallorca porque esa misión fue fundada por él el 1 de noviembre de 1776. Ésta es la séptima de las 21 misiones que conforma el Camino Real y está bastante al sur de California, nada lejos de la frontera con México.

En un lateral de la misión, que sigue siendo una Iglesia católica con culto -no todas esas misiones siguen teniéndolo- había un azulejo en el que estaba inscrito un texto que no recuerdo literalmente, pero que se resume en esta idea: «En 1776, mientras los padres fundadores declaraban la independencia de los Estados Unidos, Su Majestad Católica el Rey de España ordenó la construcción de esta misión de San Juan de Capistrano, para promover la Fe y defender la Corona del expansionismo ruso». Rusia ocupaba entonces Alaska e intentaba avanzar hacia el sur. Lo que demuestra hasta qué punto San Junípero Serra, de pretender enfrentarse a alguien, jamás lo hizo a los indios, a los que protegió como nadie antes -ni probablemente después- sino que se opuso a los rusos. Pero pretender que esta patulea analfabeta pueda leer un azulejo pintado en la fachada de una iglesia es demasiado.

Claro que nada puede esperarse ya. Cuando una institución como el Museo Americano de Historia Natural decide retirar la estatua del presidente Theodore Roosevelt a caballo porque aparece flanqueado por un indio y un negro a pie, y la petición viene avalada por un bisnieto del presidente que se sienta en el patronato de la organización que fundó su antepasado, es inútil intentar razonar. La presidenta del museo, Ellen Futter, dirigió una carta al alcalde Bill de Blasio en la que le decía que «la estatua es controvertida desde hace tiempo por la composición jerárquica que sitúa una figura a caballo y los otros caminando a su lado, y muchos de nosotros creemos que la representación de las figuras del nativo americano y el africano y su ubicación en el monumento es racista». O sea, que el que el presidente de los Estados Unidos vaya a caballo en lugar de el indio y el negro que lo acompañan es racista. Lo lógico para la señora Futter debe de ser que cualquiera de los dos caminantes vaya a lomos del equino y el presidente de los Estados Unidos a pie tirando de la cabezada.

Nada puede esperarse de unos manifestantes que también han asaltado en Boston el memorial del Shaw 54th Regiment, el monumento al primer regimiento de negros que luchó en la Guerra Civil norteamericana. O que han derribado en San Francisco la estatua del presidente Ulysses S. Grant, el ganador de la Guerra Civil que acabó con la esclavitud. Grant reconstruyó el país, promovió la Decimoquinta enmienda que es la que prohíbe negar el derecho de voto a un ciudadano en función de su «raza, color o previa condición de servidumbre».

Esto no es defender a los negros. Esto es puritita iconoclastia y anarquía.

Artículo en: https://www.abc.es/opinion/abci-ramon-perez-maura-iconoclastia-y-anarquia-202006232345_noticia.html

EL GOBIERNO TRATA A CASADO COMO MADURO A GUAIDÓ

Artículo de Federico Jiménez Losantos publicado en Libertad Digital el pasado día 21

Se tiene la sensación de que el PP son Madrid y Cayetana. No hay más discurso, ni actitud, ni proyecto, ni ideas, ni vida inteligente.

Todas las negligencias criminales, embustes semanales y borrado de cadáveres del Gobierno han desembocado en un relincho de satisfacción, coreado por felices rebuznos mediáticos, con el que Sánchez, ese émulo de la Mula Francis que ocupa la Moncloa como podría ocupar una cuadra con el Burro de Troya, ha celebrado el fin del estado de alarma y el comienzo del estado de pánico. A esta democracia confinada y teleamordazada llamada España, con capital en Babia y por jinete un Babieca, le espera otra vuelta de tuerca: quieren convencernos de que alabemos por consenso y como salvador de 450.000 españoles al responsable de la muerte de 45.000.

La Oposición ante la manipulación

Durante tres meses, votase o no el estado de alarma, la Oposición, es decir, PP y Vox, porque Cs ha decidido que su futuro está a los pies del PSOE, esperando convertirse algún día en socio adoptivo, ha dicho una y otra vez que «no era el momento», pero que ya llegaría, y que «cuando todo pasase», se haría balance y se denunciaría a los responsables de tanto desastre, del sanitario al económico pasando por el institucional. Pues bien, ya ha pasado. Oficialmente, al menos. ¿Qué piensa hacer la Oposición?

Vox anunció este sábado que no asistirá al espectáculo de autobombo del que se presenta como «salvador de vidas» cuando es el máximo responsable de que se hayan perdido tantas. Me parece muy bien. Entiendo que el Rey, por el que habla la Mula Francis enjaezada de Babieca, tenga que ir. Pero ni una sola institución responsable debería formar parte de este inmenso engaño, de esta mezcla de timo y lavado de cerebro para convencernos de que hemos tenido la suerte de sobrevivir… gracias a Sánchez e Iglesias.

Cuando el diálogo se llama Zapatero

En los dos últimos meses hemos asistido al penoso zigzagueo del PP, cuya máxima expresión fue la conspiración de Teodoro y sus Mañuecos contra Cayetana, derrotada finalmente por la fuerza y el talento de la portavoz, que a veces logra convencernos de que existe aquel partido renovador que en su Congreso anunció Pablo Casado. Desde entonces, las recaídas rajoyanas se suceden con la puntualidad de un cambio de estación. Y asistimos a la paradoja de que el PP que sube en las encuestas por la erosión de los partidos en el Poder, se va desvaneciendo políticamente. Feijóo está tan poseído de su poder, o de la debilidad de Casado, que ha empezado a tirar piedras contra su propio tejado, además de apedrear el del partido. El comportamiento de los presidentes castellano-leonés y murciano contra Madrid, como si Madrid no fuera el gran enemigo para la izquierda, está siendo deleznable. Y, de hecho, hay días en que, mirando los medios, favorables o no, se tiene la sensación de que el PP son Madrid y Cayetana. No hay más discurso, ni actitud, ni proyecto, ni ideas, ni vida inteligente.

Pero hasta ahí podríamos movernos en el terreno de la hipótesis, de la crisis pasajera, de los problemas de brujulear entre el Gobierno y Vox, de una hipersensibilidad o exceso de responsabilidad del líder ante la crisis económica y social que se nos viene encima y de la dificultad de lograr un consenso duradero con quien, como recordaba bien este sábado José María Marco, ha hecho de la ruptura de todos los consensos su único programa político.

Todo esto sería comprensible, en cierto sentido plausible, y, en todo caso, remediable. Lo que no es ni comprensible, ni plausible ni tiene remedio es aceptar a Zapatero como interlocutor de parte del Gobierno. Y eso es lo que, según supimos por Esteban Urreiztieta en El Mundo, hizo Casado hace dos semanas enviando a su secretario general a hablar con el narcoembajador de Venezuela o dejando al portavoz del narcochavismo hablar con el secretario general del PP. Y encima, en secreto, a escondidas y como si el hecho mismo de la reunión no fuera el valor de la información, filtrada, como es natural, por el padre político del sanchismo-leninismo.

Tan miserables como estúpidos

No se sabe qué resulta más indignante: la miserable actitud de reunirse con un sujeto despreciable, la estupidez de principiante creyendo que la reunión se mantendría en secreto o la confesión de que en el PP están desesperados porque Sánchez «no les llama» desde hace semanas. A Guaidó lo trata con más respeto el Gobierno venezolano, que, al menos, lo insulta, le roba los partidos, apalea a sus seguidores y lo ve como enemigo.

Pero la persecución a Guaidó y sus seguidores se debe a que hace ya tiempo que la Oposición venezolana se niega a reunirse con ese siniestro engañabobos, ese correo chavista llamado Rodríguez Zapatero. Si García Egea, Teodoro, acepta reunirse con él para tratar de sus relaciones con el Gobierno es que los dirigentes del PP valen moralmente menos que Guaidó y la oposición venezolana, cosa previsible, y que no han aprendido nada de la experiencia antichavista con Zapatero, o sea, que son idiotas. Se puede decir de muchos modos, pero el sentido es el mismo: ni ética ni estética; ni astucia ni prudencia; ni entidad ni dignidad. ¿Para votarles o para botarlos?

Artículo en: https://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/el-gobierno-trata-a-casado-como-maduro-a-guaido-91075/

ISIDRO FAINÉ, SOBRE LA EUTANASIA: «LA GENTE SE QUIERE MORIR PORQUE NO SE SIENTE QUERIDA»

Artículo de Ana Fuentes publicado en Actuall el pasado día 22

Claridad del presidente de La Caixa sobre la ley de eutanasia: «No estoy a favor de la eutanasia, porque es una manera de eliminar». Isidro Fainé denuncia que «la soledad de la gente mayor te cruje el corazón» y apuesta por desarrollar los cuidados paliativos .

El presidente de La Caixa Isidro Fainé ha expresado sin dudas su oposición a la ley del eutanasia que impulsa el PSOE en el congreso en el marco de su intervención en la cumbre organizada por la patronal CEOE para afrontar las consecuencias económicas del coronavirus.

Fainé aseguró con contundencia: «de verdad os lo digo, la soledad de la gente mayor te cruje el corazón. Yo no conozco nadie que se quiera morir si se siente querido. No he conocido a nadie. Por eso no estoy a favor de la eutanasia, porque es una manera de eliminar»

Aún más, subrayó la necesidad de desarrollar y potenciar los cuidados paliativos porque «hoy el dolor se puede calmar» y fomentar programas que faciliten la compañía de las personas solas, enfermas o mayores.

«La gente se quiere morir porque no se siente querida, no nos olvidemos, esta es la verdad«, reiteró el máximo responsable de La Caixa y su fundación, que desarrolla una importante labor asistencial con personas solas, tanto en residencias, como hospitales o domicilios particulares.

Fainé narró la anécdota de un voluntario que visitaba a un enfermo terminal a diario. Un día llegó una hora tarde y se disculpó con el anciano. «¿Perdonar? ¡Pero si yo sólo vivo por la hora que viene usted! ¡Si vivo para esta hora!», respondió, según rememora el máximo responsable de La Caixa.

Artículo en: https://www.actuall.com/democracia/isidro-faine-sobre-la-eutanasia-la-gente-se-quiere-morir-porque-no-se-siente-querida/

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído