Los lunes, revista de prensa y red

 “El Gobierno aprovecha el pacto para la reconstrucción del Covid para asfixiar a la concertada y amenazar a los centros de educación especial”, de Josefina G. Stegmann, “Merkel y la Europa social”, de Lluís Foix, y “Nos asustan con el comunismo, para que nos conformemos con la izquierda esnob”, de Íñigo Bou-Crespins

(Duelo de centristas. Viñeta de Nieto en ABC el pasado día 1 )

EL GOBIERNO APROVECHA EL PACTO PARA LA RECONSTRUCCIÓN DEL COVID PARA ASFIXIAR A LA CONCERTADA Y AMENAZAR A LOS CENTROS DE EDUCACIÓN ESPECIAL

Artículo de Josefina G. Stegmann publicado en ABC el pasado día 1

Desde que se conoció su proyecto de ley (Lomloe), la ministra de Educación, Isabel Celaá, negó por activa y por pasiva las críticas de asociaciones, sindicatos, padres y medios que aseguraban que la «ley Celaá» cargaba contra la concertada. «Son fake news», «las familias no tienen nada que temer», dijo en diferentes ocasiones. Con más fuerza, quizás, negó las acusaciones acerca de la intención de cerrar los centros de educación especial a la que alude, en un texto ambiguo, la disposición adicional cuarta de su proyecto de ley.

Pero si quedaba alguna duda de las intenciones de Educación, el Gobierno las deja bien claras en el documento de la Comisión para la Reconstrucción Social y  Económica del Congreso cuyas enmiendas se votarán hoy. Esta comisión, constituida a principios de mayo, se dividió en cuatro grupos de trabajo. En el grupo dedicado a las Políticas Sociales y Sistema de Cuidados, el PSOE y Unidas Podemos dejan bien claro que su objetivo es la defensa de la enseñanza pública y la progresiva eliminación de la concertada. También amenazan a los centros de educación especial. ¿Cómo? En el bloque dedicado a educación del documento, al que ha accedido ABC, establecen, como primer objetivo el «incremento de los recursos públicos dedicados a la educación y las becas. La totalidad del incremento de la inversión irá destinada a la educación pública de gestión directa». Aparte de dejarla sin fondos, también buscan dejarla sin puestos escolares.

El segundo punto señala que «las administraciones educativas promoverán un incremento progresivo de puestos escolares en la red de centros de titularidad pública al objeto de poder cubrir todas las necesidades de escolarización existentes». En la misma línea sigue el tercer punto, que anuncia «la elaboración de un plan de extensión de la Educación Infantil con una red pública e integrada de recursos que garantice una oferta suficiente para todos los niños y niñas menores de 3 añosEl sistema será de carácter gratuito y público».

La «trampa» de esta etapa de 0-3 no es, ni mucho menos, su universalización, sino que actualmente no está concertada y si solo se prestase a través de la red pública la posibilidad de que los niños opten por otro tipo de centro en las etapas siguientes se reduce. Así, la concertada perdería, indefectiblemente, alumnos.

Todos los apartados mencionados están sujetos a enmiendas que defienden a la concertada y que fueron presentadas por el PP, Cs, Coalición Canaria y Junts per Cat, aunque este último partido pide cambios «tibios». Hay dudas, por tanto, respecto a qué pasará con el voto catalán, con el del PNV, que solo hace reclamaciones competenciales, o ERC que más que modificaciones sugiere propuestas, como «crear un fondo para actividades lúdicas en verano».

En la defensa de la concertada, PP, Cs y CC son los más contundentes: «No podemos renunciar a que la financiación llegue al resto de la educación, más allá de que la concertada es uno de los grandes pilares del movimiento cooperativista en numerosos territorios. El objetivo es que la calidad de una educación llegue a todos los ciudadanos», dice el PP en una enmienda de modificación. Para Cs, al dejar afuera a la concertada se conculca «el derecho a la igualdad de trato y de oportunidades de todo este alumnado y la eficacia del derecho a la educación». Por su parte, Junts per Cat pide eliminar por completo el apartado que dice que la inversión irá destinada íntegramente a la pública.

En cuanto a los puestos escolares, Cs y PP piden que se incluya también a los centros sostenidos con fondos públicos. También se adhiere Coalición Canaria: «No puede entenderse que se permita la ampliación de plazas en centros públicos para hacer frente a las ratios requeridas y ello no se permita a los centros concertados». Respecto a la educación infantil tanto este partido como Cs, reclaman que se garantice la oferta de plazas también en centros sostenidos con fondos públicos.

«Contra la segregación»

El ataque a los centros de educación especial se hace cuando el Gobierno propone «luchar contra la segregación escolar asociada a la discapacidad y garantizar la inclusión». Además, promueve el «apoyo a los planes de las comunidades dirigidos a potenciar los dispositivos de seguimiento y control de prácticas segregadoras». Este último aspecto se traduce en la eliminación progresiva en los centros de educación especial. Por ello, el PP pide que se añada un párrafo que «asegure los centros de educación especial desde el respeto a la libertad de elección de los padres».

Fuentes del partido de Casado reconocen su preocupación respecto a lo que de este documento pueda plasmarse finalmente en la ley que el Gobierno «cocina» en el Congreso. «Si este documento es la antesala a las enmiendas de Podemos a la «ley Celáa», poco queda que negociar».

Artículo en: https://www.abc.es/sociedad/abci-gobierno-aprovecha-pacto-para-reconstruccion-covid-para-asfixiar-concertada-y-amenazar-centros-educacion-especial-202006302312_noticia.html

MERKEL Y LA EUROPA SOCIAL

Artículo de Lluís Foix publicado en La Vanguardia el pasado día 1

Para salir de la inseguridad económica, física y política en este periodo de convalecencia en el que estamos es preciso, antes que nada, recuperar la confianza en la capacidad humana de vencer el miedo y superar la crisis. No hay recuerdo de que dos tercios de la humanidad quedaran confinados al mismo tiempo por un virus que ha paralizado la movilidad de cientos de millones de personas.

Ha sido y es peor que una guerra porque se desconoce por ahora cómo detener la capacidad destructiva del coronavirus. La sociedad global, con todos sus avances espectaculares, está a la defensiva y las medidas que adoptan los gobiernos son solo cautelares, indicando que pueden ser revocadas en el mismo momento que aparezca el monstruo en una pequeña colectividad.

La salida de la crisis solo puede venir de un robustecimiento de la equidad perdida. Este trastorno de dimensiones mundiales ha alterado las relaciones humanas y las de los pueblos. En la amplia encuesta anual del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores reseñada por Xavier Mas de Xaxàs en estas páginas se llega a la conclusión de que la mayoría de los europeos se han emancipado de hecho del paraguas militar, económico y financiero de Estados Unidos.

Uno de los cambios producidos en el mundo desde el 2016 es el que ha propiciado Donald Trump al anunciar y aplicar hasta donde le ha sido posible el “América primero”. Estados Unidos ha dejado de ser indispensable por incomparecencia voluntaria en los foros internacionales, desde la alianza para la defensa colectiva hasta el cambio climático, el comercio mundial y todas aquellas instituciones que fueron propuestas y lideradas por él como principal vencedor de la guerra contra Hitler y posteriormente defensor de las democracias liberales en contra de los totalitarismos en Rusia y China.

Europa debe mirar por el retrovisor cada vez que se propone ofrecer fórmulas que alivien la orfandad en la que nos encontramos. Hay tantos cadáveres perdidos inútilmente por el camino que es mejor ser muy cautos. Hoy empieza el turno de Alemania para presidir la Unión Europea en los próximos meses. Angela Merkel es la estadista incuestionable y la que ha interpretado la gravedad del momento en una Europa que ha perdido Gran Bretaña y observa con inquietud lo que ocurre en Hungría, Polonia y otros países más nuevos en la UE.

Merkel se ha comprometido a lo que todos los cancilleres desde Adenauer han llevado a término, levantando bien alto la bandera europea por dos razones fundamentales. La primera, porque no se fían de su propia historia, y la segunda, porque necesitan la complicidad de Francia y de Europa para sobrevivir en paz.

Hace poco más de un mes la canciller declaró que “el Estado nación no tiene futuro. A Alemania solo le irá bien a largo plazo si a Europa le va bien”. La decisión adoptada conjuntamente con Emmanuel Macron de hacer frente a la crisis económica con inversiones multimillonarias para equilibrar las economías del norte y del sur es la salida más inteligente y más práctica. Relanzar un plan europeo que permita superar la crisis económica y social es ahora la única prioridad. Está en la línea del pensamiento inspirado por Adam Smith cuando afirmaba que “ninguna sociedad puede prosperar y ser feliz si la mayoría de sus miembros son pobres y desdichados”. El capitalismo ha perdurado, simplificando mucho, por haber creado riqueza y por distribuirla con la mayor equidad posible.

El secreto de la perdurabilidad del new ­deal de F.D. Roosevelt es haber reequilibrado las desigualdades producidas por el capitalismo que llevó al cataclismo de 1929. Sin educación al alcance de todos y sin un salario digno no hay democracia aceptable. El capitalismo social renano de los años se­senta, fruto de los pactos entre socialde­mócratas y democristianos, puso los cimientos del Estado de bienestar, la gran aportación social europea a la civilización en el siglo pasado.

Thatcher y Reagan construyeron un mundo cuyo principal gurú resultó ser Milton Friedman y sus colegas de Chicago que aglutinaron a su alrededor a un espectacular número de economistas que se postraron a sus pies y difundieron la buena nueva que nos condujo a la crisis del 2008.

Son los mismos, más o menos, que ahora divulgan el pensamiento de John Maynard Keynes como antídoto a los excesos individuales en contra de unas clases medias que engrosan las listas de los nuevos pobres.

Decía el malogrado Tony Judt que no importa lo rico que sea un país, sino lo desigual que sea. Ponía el ejemplo de Suecia y Finlandia, dos de los más ricos del mundo, en los que la diferencia entre los que más tienen y los que de menos disponen es muy pequeña. Estados Unidos gasta grandes sumas en sanidad y su esperanza de vida es inferior a la de Bosnia y un poco superior a la de Albania.

Europa ha de buscar el equilibrio perdido. El capitalismo chino no favorece la vida de las masas, sino que contribuye más y mejor a su represión. Acabo con Judt: “Es mejor ser libre que vivir en un Estado eficiente de cualquier color político si la eficiencia tiene ese precio”. Todo el mercado posible y todo el Estado necesario, Keynes dixit .

Artículo en: https://www.lavanguardia.com/opinion/20200701/482040726958/merkel-y-la-europa-social.html

 

NOS ASUSTAN CON EL COMUNISMO, PARA QUE NOS CONFORMEMOS CON LA IZQUIERDA ESNOB 

Artículo de Íñigo Bou-Crespinspublicado en Actuall el pasado día 30 de junio

Aldous Huxley, presagió en ‘Un mundo feliz’, que se nos asustaría con la llegada de la revolución, para que nos conformásemos con la estabilidad. Se nos está asustando con el aterrizaje del comunismo, para que la derecha se tranquilice con la instauración una izquierda esnob internacional.

Pensaba utilizar, en el titular, la expresión izquierda moderada, pero creo que no es, ni por asomo, acertada, razón por la cual he escogido la de izquierda esnob. También, valdrían los apelativos guay, cool, fashion y trendy. Incluso cabría el calificativo de sexy left.

Hecha esta aclaración, procedo a exponer mi teoría, la cual puede que sea equivocada y ojalá resulte así. Albergo el convencimiento de que nos están asustando con el advenimiento del comunismo, para que nos conformemos con la izquierda esnob.

De hecho, ya he oído a más de uno de la derecha decir que prorrumpiría en aplausos con la llegada de un Albert Rivera, Felipe González o político de parecida índole y pelaje, esto unido al último viraje hacia la izquierda de Ciudadanos. Ya empiezan a encajar demasiadas piezas en el rompecabezas.

Para más inri, Aldous Huxley, un augur más perspicaz incluso que George Orwell, de esos que lo aciertan casi todo en sus pronósticos sobre el futuro, presagió, en su obra Un mundo feliz, que se nos asustaría con la llegada de la revolución, para que nos conformásemos con la estabilidad. Sus vaticinios, publicados en los años treinta del siglo XX, coinciden sobrecogedoramente con mis sospechas. Encajan todavía más piezas del rompecabezas.

Aldous Huxley, para colmo, auguró que se nos asustaría con la llegada de la revolución, para que nos conformásemos con el gobierno mundial de la estabilidad, lo cual coincide al pie de la letra con aquello que me brinda la intuición.

Aguardo la sospecha de que este fenómeno no es exclusivamente español, sino mundial. Se nos está asustando con el aterrizaje del comunismo, para que la derecha se tranquilice con la instauración una izquierda esnob internacional, en aras de consolidar una especie de poder unificado a nivel global, una especie de izquierdismo cool trasnacional y de carácter vitalicio.

La albert-riverización de exsocialistas como Manuel Valls y Enmanuel Macron es un indicio de la construcción de esta izquierda esnob, vitalicia y aceptada por amplios sectores de la derecha. El auge de líderes cool como Justin Trudeau en Canadá, el cambio del izquierdista declarado Jeremy Corbyn por Sir Keir Starmer (definido como soft left) en el Partido Laborista británico, y la demonización de Trump para realzar la reputación del Partido Demócrata a nivel internacional, son señales de la instauración de este izquierdismo fashioncosmopolitaglobal e indefinido.

Frente a la revolución, quieren que nos conformemos con la estabilidad, para que caigamos en el conformismo y de este modo, queden minados nuestros anhelos de reconstruir la civilización católica occidental.

Artículo en: https://www.actuall.com/democracia/nos-asustan-con-el-comunismo-para-que-nos-conformemos-con-la-izquierda-esnob/

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído