España en la Historia. Muere Federico Cantero Villamil  (22 diciembre 1946)

Por Manuel de Francisco Fabre . Introducción de Carlos de Bustamante

(Federico Cantero Villamil  )

Continuamos los artículos que publica la Asociación Enraizados en su web https://espanaenlahistoria.org, en su objetivo de propagar uno de sus fines,  «Defender la Tradición cristiana de España como fuente de su unidad y solidaridad», provocando un sano orgullo sobre aquellos hechos que jalonan un acontecer incomparable, dando a conocer la prestigiosa realidad que adorna la historia de España y el acervo de valores que ha aportado no solamente a la propia nación sino al mundo entero.

Reproducimos ahora el artículo de Manuel de Francisco Fabre que lleva por título “Muere Federico Cantero Villamil  (22 DICIEMBRE 1946)”, en el que da cuenta de cómo este madrileño obtuvo el título de ingeniero de Caminos, Canales y Puertos en 1896, con el primer puesto en su promoción, y empieza a trabajar en 1900 en la Jefatura de Obras Publicas de Zamora y paralelamente obtiene la licencia para trabajar en obras hidráulicas. Buen momento, ya que al mismo tiempo los gobiernos de Portugal y España se ponen de acuerdo para planificar la explotación hidroeléctrica del rio Duero. Así se afinca como zamorano y se dedica a estas obras y sobre todo a fraguar varios prototipos de helicópteros que pudieron ser los primeros del mundo. Veámoslo.

“Esta pequeña reseña tiene como objeto recordar a uno de nuestros olvidados compatriotas que destacaron en el campo de la ingeniería en la primera mitad del siglo XX.

Federico Cantero Villamil, nació en Madrid en 1874. Su padre trabajaba como delineante, pero se las arregló para estudiar Ingeniería Mecánica y conseguir trabajo en la empresa ferroviaria MZOV de Zamora, para dirigir la línea ferroviaria Medina del Campo a Zamora. Desde entonces la vida de la familia Cantero, quedó ligada a Zamora.

Para realizar sus estudios, Federico tuvo que trasladarse a Madrid, donde finalmente obtuvo el título de ingeniero de Caminos, Canales y Puertos en 1896, obteniendo el primer puesto en su promoción. En 1900 empieza a trabajar en la Jefatura de Obras Publicas de Zamora y paralelamente obtiene la licencia para trabajar en obras hidráulicas. Buen momento, ya que al mismo tiempo los gobiernos de Portugal y España se ponen de acuerdo para planificar la explotación hidroeléctrica del rio Duero.

Federico es todo lo contrario del pesimismo español de finales de siglo XIX. Toda su vida estuvo trabajando activamente para luchar contra la apatía nacional. Tenía una capacidad de trabajo increíble y una voluntad inflexible.

Compaginó la dirección facultativa del Salto de San Ramon, con la prospección del tramo internacional del rio Duero, dirección de la línea férrea Zamora, Medina del Campo, proyecto del trazado ferroviario entre Orense y Zamora, dirección técnica de dos talleres mecánicos y una fábrica de hielo, gerencia de los laboratorios químicos MENVIOR y todavía le quedó tiempo para su pasión. La aeronáutica.

En 1910, presenta su primera patente sobre el tema aeronáutico. En concreto «idea para mantener cuerpos en el aire, y, si se necesita, propulsión». El contenido de la patente indicaba que Federico tenía en mente una nave capaz de despegar y aterrizar sin necesidad de velocidad inicial. O sea, un helicóptero. Hasta su muerte en 1946, llegó a patentar más de 23 ideas relacionadas con la aeronáutica.

En sus primeros documentos, se refería a la maquina como la «libélula española», aunque posteriormente si lo cambió por “libélula Viblandi”, por los nombres de sus colaboradores, Blanco y Díaz. La idea no quedó tan solo en esto, sino que construyó varios prototipos y tenia listo uno de ellos en 1936, cuando estalló el conflicto militar. El proyecto estaba en Madrid (zona republicana), mientras Cantero permacia en Zamora (zona nacional). Mientras, los españoles nos desangrábamos en una guerra civil, Igor Sikorsky en 1939, presentó su primer proyecto de helicóptero y es él quien se ha llevado el reconocimiento internacional, al realizar la primera prueba documentada el 25 de julio de 1940.

Del estudio de su libelula realizado por José López Ruiz, catedrático de Helicópteros en Aeronáuticos, en Madrid, se desprende que todos los desarrollos estuvieran acompañados por ensayos de vuelo, aunque toda documentación se ha perdido. No hay pruebas de ello, pero probablemente ‘libélula española’ o ‘libélula Viblandi’ habría sido el primer helicóptero de proyecto y construcción españoles que habrían volado.

Posteriormente, en 1945, el prototipo pasó a propiedad del Instituto Nacional de Técnica Aeronáutica, donde el Director del Departamento de Aeronaves que quedó encargado del estudio del proyecto, no supo evaluar correctamente el alcance de la invención. Fue la tumba definitiva del prototipo y condenó al ostracismo a un inventor que solicitó en vida nada menos que 31 patentes de lo más diverso, de las cuales 9 fueron helicópteros.”

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Federico_Cantero

http://www.afzamorana.es/personajes/cantero_villamil.htm

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído