Ocho claves para aprovechar el verano en familia

Por Carlos de Bustamante

(Playa de Isla Cristina, Acuarela de Cesar Viteri en Hispacuarela de Facebook)

Breve comentario, mis amigos y probables únicos lectores, antes de reproducir las  ocho claves para aprovechar (bien) el verano en familia, que Gloria Gratacós ha publicado en inspirado artículo en la web de Religión en libertad.

Supongo mayoría de edad como para que las ocho claves que siguen, signifiquen novedad para nosotros. De vuelta ya la mayoría en planificar cómo aprovechar el presente verano, sí pudieran servirnos para transmitirlas a nuestra descendencia. No obstante, y porque las estimo atinadas, bueno es que las tengamos en cuenta, para quien les pueda servir si no de guía, de buenos consejos al menos para el tiempo de asueto veraniego.

Se entiende bien que son consejos, gracias Gloria, para gente joven y con hijos en edad de formación.

Para nosotros, verdad amigos míos, ya para sopitas y buen vino, sin descartar la validez de alguna de estas `claves´, diría y digo que la clave con el número uno y tal vez única pudiera ser: relajación y tranquilidad.

En lo que a servidor de vosotros se refiere, el jueves pasado hice una `probadilla´ de lo que será estación término del próximo agosto, si Dios es servido.  Con el pico abierto como los gorriones de la tierra que dejé atrás en los nueve meses de invierno y tres de infierno vallisoletanos, me asenté en estas tierras sevillanas de María, para vivir esta última etapa que la Divina Providencia me ha concedido. Los oriundos de esta tierra, acostumbrados   a `las calores terroríficos´, me aconsejaron proximidad al mar en el Puerto de Santa María. Esencia andaluza con diez grados menos de temperatura que el horno de España en esta mi nueva capital de Andalucía. Y ¡voto   al `chápiro verde´!, que el clima en el Puerto es, en comparación  con el  de la capital,  como pasar del día a la noche.

Gloria Gratacós, amiga, te sugiero una novena clave para aprovechar tanto como nos ofrece el entorno de una naturaleza privilegiada en nuestra España. ¿Habremos reparado lo suficiente en las bellezas, tan dispares, de nuestra España de formidables espacios naturales?

Horarios difíciles de compatibilizar, distancias largas, exceso de trabajo preocupaciones… ¡Stop! El verano ofrece a las familias la oportunidad de hacer planes juntos y aprovechar para conocerse y tratarse más, pero ¿qué hacer con tanto tiempo libre?

Gloria Gratacós, experta en educación y madre de varios hijos, sugiere ocho claves para aprovechar mejor el verano en familia:

  1. Flexibilidad dentro de un orden: Aunque estemos de vacaciones, es importante no perder del todo los hábitos adquiridos durante el invierno. Para eso, establece un horario, pero con flexibilidad y margen: estamos en una nueva situación, en otro contexto.
  2. Hacer actividades en familia y salidas culturales: Aunque cada uno tendrá sus gustos y sus planes, es importante encontrar tiempo para hacer cosas todos juntos: cocinar, pasear, ir en bici, hacer excursiones, visitar nuestra ciudad la del lugar de veraneo… Educar el gusto de los más pequeños no tiene por qué ser aburrido si se elige y se prepara bien: estudia las posibilidades culturales de tu zona y visitad algunos museos, monumentos o exposiciones,   o `con la  debida información´ la ansiada  playa.
  3. Gratitud: el ambiente relajado del verano es perfecto para impulsar el agradecimiento, que a veces con las prisas queda un poco en el olvido. Saber dar las gracias a los demás por los detalles, por los planes o por haberlo pasado bien juntos. Dar gracias a Dios por pasarlo bien y estar reunida la familia.
  4. Disfrutar de pequeñas cosas: El plan perfecto no tiene por qué ser caro o extravagante. Hay que enseñar desde niños a disfrutar con las cosas pequeñas como, por ejemplo, ver una puesta de sol, tomar un helado, etc.
  5. Abrirse a los demás: Estar todo el día nosotros con nosotros mismos puede resultar poco enriquecedor. El verano es la época perfecta para abrirnos a los demás: ve por delante invitando a tus amigos a casa y enseña a tus hijos a hacer lo mismo.
  6. Tiempo para leer: La lectura es un viaje gratis que alimenta las neuronas de grandes y pequeños: novelas de aventuras, biografías, cuentos… Busca una biblioteca cercana y ¡a elegir!
  7. Visitar a los demás: Durante el curso, bien por tiempo o por distancias, a veces es difícil visitar a la familia: abuelos, primos, tíos… Además, también pueden hacerse visitas a personas enfermas o más necesitadas.
  8. Idiomas: Deja de lado los formatos más académicos y acostumbra a toda la familia a ver series o películas en versión original.

En la probadilla del Puerto, quedó patente la importancia de la sugerida novena clave.  La que para los de edad provecta es la que más y mejor genera paz, relajación y tranquilidad.

Junto con dos hermanas, tiene mi esposa en el Puerto una buena casa a `pie de playa´. Desde una terraza muy amplia, el panorama es espectacular. Kilómetros de playa de arena finísima y dorada por mil soles que reciben las caricias de horas y horas de insolación. Recreo para la vista. Y solaz para niños y mayores.

Si dice la sabiduría popular que `de los cuarenta para arriba no te mojes la barriga´, ni que decir tiene que, por lo general, menos aún de los ochenta para arriba. Terraza, copita fresca y paz, relajación y tranquilidad.  Pero no, no es no hacer nada. ¿Acaso es no hacer nada   contemplar el   panorama singular de un atardecer en la infinitud de la mar oceana?   ¿Y qué decir de las acrobacias vertiginosas de los vencejos a la caza del sustento en la limpidez sin igual de un cielo prístino como el mar bajo él?

Como rúbrica de lo escrito  por ellos en una página bellísima, las gaviotas planeaban majestuosas a poca altura de la sinfonía de colores en   las sombrillas que, sin solución de continuidad, jalonaban la playa.  Y en la mar chapoteando con alborozo niños y mayores en familia mecidos por el suave ondular del agua en calma.

De Doñana próxima, garzas reales o blancas trazaban líneas rectas con vuelo majestuoso.  Paz, relajación, tranquilidad, sosiego. Acción de gracias a Dios por su buena, muy buena Creación.  Sí, volveré en agosto si Él es servido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído