Delibes, honoris causa por la Universidad de Salamanca

Por José María Arévalo

(El rector colocando la medalla de la Universidad a Miguel Delibes hijo, nuevo doctor honoris causa)

La Gaceta Regional de Salamanca  publicaba, el 16 de julio pasado, la noticia que titulaba “Delibes honoris causa por la Universidad de Salamanca insta a poner la investigación al servicio de la conservación ambiental”. Se refería a uno de los hijos de nuestro literato Miguel Delibes Setién, también llamado Miguel – Delibes de  Castro, supongo es su hijo mayor-. De otro de los hijos de Delibes, Germán, publicamos en estas páginas una serie de siete artículos que titule “Hace cinco mil años” y que concluí el 2 de marzo de 2012, con sus investigaciones como arqueólogo, que fueron objeto de su discurso de ingreso, el 24 de noviembre anterior, como académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, de Valladolid, y que tituló “El pan y la sal. La vida campesina en el valle medio del Duero hace cinco mil años”; en el que desvelaba algunos de los frutos obtenidos entonces por su equipo de investigadores en el yacimiento de El Casetón de la Era, en la finca vallisoletana Matallana, que pueden ver todavía en este blog, en https://www.periodistadigital.com/tresforamontanos/20120302/hace-cinco-mil-anos-y-7-conflictos-inter-689403950245/

Pues bien, su hermano Miguel Delibes de  Castro, famoso experto en conservación ambiental, comparte ya, desde el pasado 15 de julio, con su padre el honor de ser doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca. En su investidura el prestigioso biólogo alertó del colapso planetario al que se puede llegar si se siguen saltando los límites. Vamos a verlo siguiendo la información de La Gaceta Regional.

“El nuevo contrato social de la  ciencia (…) implica el compromiso  de los poderes públicos para impulsar la investigación y el de los  investigadores para poner sus  energías y talentos al servicio de  la conservación ambiental, el más  perentorio de nuestros problemas”, afirmo ayer Miguel Delibes  de Castro en el Paraninfo de la  Universidad de Salamanca en su  investidura como doctor honoris  causa por el Estudio charro en un  ceremonia que compartió con el  filólogo David Konstan. Un acto  que unió naturaleza y cultura.

Una realidad  inquietante

En su reconocimiento, el prestigioso biólogo y referente de la  zoología española, como subrayó  su padrino, el profesor Miguel Lizana, se refirió al crecimiento de  la población humana “a costa de  deteriorar gravemente las condiciones del planeta, destruyendo  ecosistemas y poniendo en peligro  al resto de la biodiversidad”, lamentó y alertó: “Logramos saltar  por encima de nuestros límites  biológicos, pero ninguna especie  puede mantener esa tendencia a  largo plazo en un sistema limitado  como la Tierra. Hoy, la ciencia nos  deja ver sin tapujos una realidad  inquietante: si queremos evitar el  colapso social y económico a escala planetaria, debemos frenar.”.  Su mensaje fue claro como hace medio siglo lo fue el de José Antonio Valverde, fundador de la reserva biológica que evitó la desaparición de Doñana, el parque natural que se convirtió en la casa de  Miguel Delibes de Castro. También su padre, con el que desde  ayer comparte el honor de ser doctor honoris causa por la Universidad, dictaminó hace 40 años: “Todo cuanto sea conservar el medio  es proteger”. Así lo recordó ayer  Miguel Delibes de Castro que,  acompañado de su mujer, Isabel  Mateos, y otros familiares, citó:  “Lo que Natura no da, Salamanca  no presta” y advirtió: “Interpretémoslo de una forma inusual: si, por abusar de ella, la naturaleza  dejara de ofrecernos los bienes y servicios gratuitos que nos permiten vivir, ni siquiera Salamanca  podría arreglarlo”, poniendo de  relieve la importancia del Estudio.

“Dictar clase en la Universidad  de Salamanca, ¡Ahí es nada!”, afirmó mostrándose conmovido por  convertirse en doctor de esta universidad aunque, humilde, aseguró no ser consciente de haber contraído suficientes méritos.  Además, con su padre Miguel  Delibes Setién en el pensamiento  durante todo el acto, Delibes de  Castro, socio fundador de la Sociedad Española para el Estudio y  Conservación de los Mamíferos,  no dudó en reconocer que fue saliendo de caza con su progenitor  como empezó a amar la naturale[1]za.

Konstan: “Las categorías psicológicas no son necesariamente naturales”

“Dos semanas después – continúa La Gaceta Regional- de  la última ceremonia de  investidura de doctores  honoris causa, siguiendo las medidas de seguridad dictadas por  las autoridades sanitarias, el Paraninfo de la Universidad de Salamanca se volvió a vestir ayer  de gala para incorporar dos académicos brillantes a su claustro  de doctores, “humanistas ejemplares”, según palabras del rector Ricardo Rivero, “por su contribución al entendimiento de la  persona y su entorno”.  “Las emociones y la naturaleza marcan la obra de un estudioso de los clásicos como el doctor  Konstan y un biólogo conservacionista como el doctor Delibes”,  comentó el rector que fue el en[1]cargado de cerrar el acto.

Mientras el experto en conservación ambiental, Miguel Delibes de Castro, centró su intervención en recordar sus vínculos  con Salamanca y la naturaleza,  el filósofo estodounidense David  Konstan impartió una lección sobre las emociones y el cerebro de  acuerdo a sus estudios de los clásicos. “En ningún otro campo,  creo, la frontera entre las ciencias duras y las humanidades ha  sido más permeable y menos rígida que en la ciencia del cerebro”, defendió el experto que, según comentó su padrino, Julián  Méndez Dosuna, ha traspasado  los límites del mundo académico  ofreciendo una mirada más contemporánea de los clásicos.

“¿Hasta qué punto la psicología moderna y la ciencia del cerebro pueden iluminar nuestra  comprensión de las emociones  antiguas? Y, de hecho, ¿podrían  los beneficios ir en ambos sentidos, un auténtico caso de influencia recíproca?”, se cuestionó Konstan, autor o coautor de  más de 650 artículos y reseñas  sobre la comedia griega y la latina, la poesía latina y la novela  antigua.

En este sentido, el profesor de  la Universidad de Nueva York, y  fiel colaborador del Estudio salmantino, puso en duda la hipótesis universalista, que considera  las emociones como algo fijo e invariable en todas las culturas.  Konstan repasó los usos de la  palabra cólera y cómo para Aristóteles esta emoción y otras no  son solo cognitivas, sino también  éticas, en el sentido de que implican juicios de valor, y planteó  que el concepto de emoción ha sido construido históricamente.  El filólogo concluyó su exposición afirmando que “la historia de las emociones nos enseña  que nuestras categorías psicológicas no son necesariamente naturales y no reflejan cómo son  realmente las cosas” y señaló  que es probable no es solo que todavía no se haya mapeado con  éxito la geografía de la mente, sino que “más bien, estamos lidiando con continentes y placas  tectónicas en movimiento que  cambian las configuraciones de  nuestras propiedades mentales.  Cualquier ciencia del cerebro de[1]be tener en cuenta esta dimensión histórica”, apuntó.

Los detalles

Pulla del rector a los  ‘peones de partidos’  El rector Ricardo Rivero aprovechó la ceremonia de investidura  de los nuevos doctores honoris  causa para destacar el compromiso de la Universidad con la preservación del ecosistema. En esa  línea, recordó, se construirá próximamente un campus agroambiental. Además, el acto de ayer  también puso de relieve el valor  de las humanidades, y en especial  de los valores grecolatinos, en el  Estudio.

“El valor, la audacia y el  compromiso público distinguía a  los verdaderos fundadores de la  democracia que hoy se presentan, a menudo, como peones de  partidos o gestores tecnocráticos. ¡Cuánto hemos de aprender  aún de los griegos y los romanos!”, exclamó Rivero.

Adaptaciones covid

La investidura siguió el ceremonial  tradicional, pero adaptado a las  medidas de seguridad covid. Han desparecido los abrazos, solo el  rector se acercó a los nuevos  doctores e hizo un gesto de cariño con la mano. Además, las chirimías tocan desde la puerta.

Poco público

A las medidas covid se sumaron  ayer las fechas y al acto en el  Paraninfo asistió un número muy  reducido de doctores, así como  de autoridades, entre las que  destacaban el director y la secretaria  de la Real  Academia de Ciencias Exactas,  Físicas y Naturales.

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído