Los lunes, revista de  prensa y red

“El Gobierno aprueba la nueva Ley de FP: diez claves de la reforma de una modalidad educativa en auge”, de  Araceli Guede, “La retirada occidental”, de  Juan Milián Querol , y “El Banco de España desmonta el triunfalismo del Gobierno con el alarmante dato de la deuda”, de Javier Ruiz de Vergara

(Viñeta de Ramón en El Norte de Castilla el pasado día 5)

EL GOBIERNO APRUEBA LA NUEVA LEY DE FP: DIEZ CLAVES DE LA REFORMA DE UNA MODALIDAD EDUCATIVA EN AUGE

Artículo de Araceli Guede publicado en 20minutos.es el pasado día 8

La primera lectura ante el Consejo de Ministros de la futura Ley de Formación Profesional la realizó Isabel Celaá el pasado 15 de junio. La entonces ministra de Educación ya auguraba que el proyecto regresaría a la reunión semanal del Gobierno después de las vacaciones de verano, para su aprobación y posterior recorrido hacia el Parlamento. Lo que no imaginaba Celaá es que para ese momento ya no estaría ella al frente del ministerio. Este martes ha sido su sustituta, Pilar Alegría, la encargada de presentar las claves de la reforma que pretender modernizar una norma vigente desde 2002.

En ese contexto, Alegría ha arrancado su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros reconociendo y agradeciendo a su antecesora el trabajo que «realizó también en materia de Formación Profesional» y ha reiterado en varias ocasiones que esta ley nace de «un trabajo intenso de diálogo y negociación». Una negociación no solo con las instituciones públicas que debían pronunciarse sobre la materia -como el Consejo Escolar del Estado o el Consejo Económico y Social- sino también, según ha resaltado, con las comunidades autónomas y los agentes sociales. Preguntada acerca de discrepancias con las educación concertada, la ministra ha negado compartir esa percepción sobre un proyecto de que ha destacado las siguientes diez claves.

La nueva FP va dirigida a toda la ciudadanía, tanto a estudiantes como a trabajadores, estén o no ocupados, con el objetivo de facilitarles itinerarios formativos a lo largo de su vida profesional. «Va a conseguir una integración real de toda la oferta de la Formación Profesional, de modo que todas las personas, cualquiera que sea su edad y su situación, podrán encontrar de una forma sencilla aquella adecuada a sus necesidades en cada momento”, ha explicado la ministra. La nueva ley acaba con el doble modelo, que diferencia entre FP educativa y FP para el empleo. «Queremos dotarnos de una FP sin apellidos y más flexible», ha dicho

El texto establece una oferta única y modular ordenada en itinerarios formativos que permiten la progresión a través de cinco grados ascendentes (A, B, C, D y E), de distinta duración y volumen de aprendizajes. La unidad más pequeña o microformación serán las de grado A y los títulos y cursos de especialización, los grados D y E. Independientemente de su tamaño y duración, esa oferta será acumulable, certificable, y acreditable y la experiencia formativa de cada persona estará disponible en el nuevo Registro Estatal de Formación Profesional.

A partir del grado C, toda la FP va a tener un carácter dual, lo que significa que todos los estudiantes harán prácticas en empresas. Educación ha explicado que se aplica a partir de ese nivel porque es cuando la formación se empieza a componer de varios módulos. Agregan que los grados A y B son más cortos y no contemplan tiempo para ese modelo dual.

Ese periodo de prácticas se podrá llevar a cabo bajo dos regímenes. Por un lado, la FP general, con un tiempo en la empresa de entre el 25 y el 35% de la duración total de la formación y el compromiso de la compañía de participar en hasta un 20% de los contenidos y resultados de aprendizaje. Por otro lado, la FP intensiva, con un porcentaje de duración del 35% del total y una colaboración de la empresa con el centro en el desarrollo del currículo de más del 30%.

Esta segunda modalidad se regirá por un contrato entre el estudiante y la empresa. Alegría no ha especificado más al respecto y se ha limitado a decir que siempre existirá una remuneración y que esa figura contractual será la que establezca la legislación en el marco de la reforma laboral que plantea el Ministerio de Trabajo.

La ministra ha destacado que el trabajo de diálogo llevado a cabo con las asociaciones patronales y con los sindicatos, pero también de forma directa con empresas, les ha permitido hacer «un trabajo prospectivo para conocer las necesidades del tejido productivo en los próximos años».

En línea con lo anterior, la nueva ley también pretender adaptar la Formación Profesional a las comunidades y a las características concreta de cada territorio. «Podrán introducir los complementos formativos que les demande su propia realidad», ha explicado Alegría.

En el marco de adecuar la formación a las necesidades del sistema productivo, se plantea una oferta vinculada con la digitalización, el emprendimiento y la sostenibilidad. «Ya tenemos puestas en marcha 25 nuevas titulaciones acordes a sectores emergentes. Vamos a lograr de esta forma que la Formación Profesional sea la opción formativa por parte de nuestros estudiantes. Pero también atendemos a trabajadores que necesitan actualizar sus cualificaciones.», ha apuntado la titular de Educación y FP. Desde 2018, el alumnado matriculado en esta modalidad ha crecido un 19,5%. El curso pasado el incremento fue del 9,3%. Esto supuso su mayor subida anual en una década y se convirtió en la opción educativa que más creció.

El documento regula asimismo la participación en proyectos y organismos internacionales, la convocatoria de proyectos de formación entre centros españoles y extranjeros, y la movilidad de alumnado y profesorado entre distintos países. Además, incluye la creación de dobles titulaciones y la oferta bilingüe.

La nueva norma regulará la relación entre las enseñanzas de FP y las universitarias, facilitando el diseño de itinerarios que permitan transitar «sin obstáculos» entre los dos sistemas y en ambos sentidos. El texto contempla el impulso a nuevos modelos de colaboración, proyectos compartidos, o el intercambio de recursos y espacios para generar transferencia de conocimiento y la puesta en común de buenas prácticas.

El ministerio contempla igualmente el acompañamiento durante la formación o para aquellos que se replanteen su carrera y establece el origen de lo que será el nuevo modelo de Orientación Profesional, unidades a las que se prevé que pueda acudir cualquier ciudadano. Estas requerirán de un posterior desarrollo de la Ley Orgánica.

En cuanto a los centros, las dos redes hasta ahora independientes, la del sistema educativo y los centros y entidades autorizadas para la Formación Profesional para el empleo, serán complementarias. Todos estarán inscritos en el Registro Estatal de Centros de Formación Profesional.

El proyecto persigue además transformar el sistema de acreditación de competencias profesionales adquiridas mediante la experiencia laboral y vías no formales. «Tenemos que ser más ágiles y reconocer la experiencia de nuestros trabajadores para que sean menos vulnerables», ha apuntado Alegría. La ministra ha detallado que con este nuevo sistema se pretende que más de tres millones de personas puedan acreditar sus competencias en cuatro años, frente a las 300.000 que lo consiguieron con el modelo anterior.

La ministra ha recordado el compromiso de su departamento de ofrecer 200.000 nuevas plazas de FP en cuatro años: «Financiamos 120.000 para 2020-2021 y en este nuevo curso van otras 60.000. El resto estarán disponibles para 2023».

Dado el auge de esta modalidad educativa, este asunto está resultando problemático. Este año miles de alumnos se han quedado sin plaza pública en comunidades como Madrid o Cataluña. En la primera de ellas algunas familias han denunciado incluso haber tenido que sus hijos han tenido que pasar la noche haciendo cola ante los centros dado que la inscripción se realiza por orden de llegada.

La ministra ha recordado que este proyecto lleva asociada una memoria económica que contempla 5.474 millones de euros. De ellos, 1.550 proceden de los fondos de recuperación y resiliencia de la UE.

La ministra ha asegurado que esta reforma de la FP «europeiza» a España y se ha mostrado convencida de que permitirá reducir el desempleo, principalmente el juvenil. Sin especificar de cuánto podría ser ese descenso, Alegría ha apuntado que a los estudiantes de FP el paro les afecta de media seis veces menos que al resto.

Después de que el Consejo de Ministros le haya dado luz verde, el proyecto de ley se encamina hacia la Cámara baja. «Esperamos que la tónica de diálogo y negociación se traduzca ahora en el Congreso y podamos aprobar la ley con el mayor consenso posible», ha señalado la titular de Educación y FP, para quien España «no puede permitirse no tener éxito en esta tarea»: «Tenemos una oportunidad fundamental que no debemos perder. Les debemos a nuestros jóvenes empleos de calidad y dignos y la FP se los va a dar».

Artículo en: https://www.msn.com/es-es/dinero/formacion-empleo/el-gobierno-aprueba-la-nueva-ley-de-fp-diez-claves-de-la-reforma-de-una-modalidad-educativa-en-auge/ar-AAOc0Y8?ocid=msedgntp

LA RETIRADA OCCIDENTAL

Artículo de Juan Milián Querol publicado en El Debate de Hoy  el pasado día 8

Occidente se retira. Y China toma el relevo. Esta emerge y se postula como la mejor aliada del nuevo Afganistán. La retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán y la expansión de la influencia china en la región alimentan, aún más, la hipótesis de la decadencia occidental. Washington se contrae, Pekín avanza y la trampa de Tucídides nos augura tiempos demasiado interesantes. Rastreo entre libros de historia buscando una guía para entender lo que se nos avecina y destaca un título sobre el resto: Civilización. Podríamos referirnos a la bellísima obra de Kenneth Clark, pero en esta ocasión echaremos mano del popular y sugerente historiador británico Niall Ferguson. Publicado hace una década, estamos ante un magnífico libro para desentrañar, o al menos iniciar el debate, sobre las fortalezas y las debilidades de Occidente. Es una historia del auge civilizatorio que fue escrita porque el autor sentía que «la gente que vive actualmente presta una insuficiente atención a los muertos».

En Civilización nuestro historiador busca y encuentra explicaciones al predominio económico, político y cultural de Occidente durante el último medio milenio. «¿Por qué Occidente llegó a dominar el resto del mundo?». Quizá algunas respuestas sufran en exceso de un sesgo anglófilo, como así se le ha criticado; no obstante, el catedrático de Harvard evita las fullerías de la corrección política que tanto daño vienen infligiendo a las ciencias sociales. No escatima críticas a nuestra civilización, pero tampoco idealiza a los perdedores. No hay autoflagelación, pero tampoco paternalismo. No rehúye la complejidad que el rigor exige. Y pone el foco en las diferencias institucionales: aquellas que, por ejemplo, explicaban y explican una Alemania próspera y otra, misérrima; una Corea próspera y otra, misérrima. Este empirismo te curaría mucha tontería marxista, Yolanda.

El arte es, sin duda, el logro más visible de una civilización, pero esta está conformada, según Ferguson, por las instituciones que han permitido la creación y la conservación de las pinturas, las estatuas o los edificios. Son leyes y son costumbres. Y la calidad de vida en una sociedad depende de la salud de estas. Las instituciones que explican que Occidente llegara a ser lo que fue son resumidas por nuestro autor: 1) la competencia, fruto de la descentralización de la economía y la política en forma de estados-nación y de capitalismo; 2) la ciencia, con sus grandes avances en la Europa del siglo XVII; 3) el derecho de propiedad, protegido por el imperio de la ley y el gobierno representativo; 4) la medicina moderna, con grandes avances en los siglos XIX y XX que aumentaron notablemente la esperanza de vida; 5) la sociedad de consumo, que permitió la revolución industrial empezando por la fabricación de tejidos; y 6) la ética del trabajo, como un marco moral que une a la sociedad y permite la acumulación de capital.

La cuestión afgana ejemplificaría muchas de las cuestiones de Civilización. A diferencia de lo que opina nuestra progresía gubernamental con su feminismo hipócrita, la situación de los derechos de las mujeres bajo el régimen talibán nada tendrá que ver con lo disfrutado durante las dos últimas décadas. Una sugestiva tesis fergusiana podría iluminarnos: la difusión de cierta manera de vestir trasciende la estética y prefigura la imposición de ciertos valores y modos de vida. La revolución industrial nació gracias a la sociedad de consumo y, especialmente, al crecimiento de la demanda de determinados tejidos y prendas. Los pantalones vaqueros, los jeans, popularizados por John Wayne agravaron la debilidad del comunismo soviético, incapaz de satisfacer a sus jóvenes con algo tan sencillo y fácil de fabricar. Mao Zedong quiso imponer una vestimenta triste y gris, pero hoy China abraza el capitalismo multicolor. Otros recorren el camino en sentido inverso. Mustafá Kemal, a.k.a. Atatürkmodernizó Turquía empezando por la forma de vestir. Hoy, sin embargo, los talibanes y otros islamismos imponen el burka a las mujeres como expresión de la pérdida de todos sus derechos.

Occidente se retira. Y China toma el relevo. Esta emerge y se postula como la mejor aliada del nuevo Afganistán. Los asiáticos aplican con eficacia algunas de las que fueron nuestras fortalezas y protagonizan «la mayor y más rápida de las revoluciones industriales». Con todo, aún carecen de competencia interna y gobierno representativo. Y si el pluralismo occidental resiste al embate de la cultura de la cancelación y la superchería woke, aún mantendremos ciertas ventajas institucionales. No todo estará perdido, aunque el mayor peligro seguirá residiendo en casa. «Tal vez la verdadera amenaza no la planteen el auge de China, el islam o las emisiones de CO2, sino la pérdida de nuestra propia fe en la civilización que heredamos de nuestros antepasados», concluye Ferguson.  El igualitarismo a la baja en la educación es, pues, un error fatal. La ignorancia sobre los muertos es causa fundamental de nuestra decadencia, ya que «una civilización son los textos que se enseñan en sus escuelas, que aprenden sus estudiantes y que se recuerdan en los momentos de tribulación». Momentos como el presente.

Artículo en: https://eldebatedehoy.es/noticia/internacional/08/09/2021/la-retirada-occidental/

EL BANCO DE ESPAÑA DESMONTA EL TRIUNFALISMO DEL GOBIERNO CON EL ALARMANTE DATO DE LA DEUDA

Artículo de Javier Ruiz de Vergara publicado esdiario  en el pasado día 6

El Gobierno parece decidido a enterrar definitivamente la crisis de la economía española a lomos de los buenos datos del paro y de la llegada de los fondos millonarios de Europa. Pero lo cierto es que la realidad es bastante más preocupante de la coyuntura a la que trata de aferrarse Pedro Sánchez y el PSOE. La deuda pública de España sigue fuera de control, dobla a la de Europa y amenaza a varias generaciones de españoles si no se comienzan a tomar medidas de forma inmediata.

La ratio de la deuda de las administraciones públicas españolas experimentó en el año 2020 un aumento de 24,4 puntos, hasta situarse en el 119,9% del Producto Interior Bruto, frente al incremento de 14,1 puntos porcentuales de los paises de la zona euros, según revela el informe La evolución de la deuda pública en España en 2020, elaborado por el Banco de España.

En comparación con algunos países del entorno, las ratios de los principales países del área crecieron 10,1 puntos porcentuales en Alemania, hasta el 69,8%; 18,1 puntos porcentuales en Francia, hasta el 115,7%, y 21,2 puntos porcentuales en Italia, hasta el 155,8% del PIB.

El aumento de la ratio de deuda española en 2020 fue debido tanto al aumento del déficit público, como a la contracción del crecimiento en un 10,8%.

En un contexto como el español, caracterizado por una elevada descentralización del Estado, el Banco de España considera relevante analizar la distribución de la deuda pública por subsectores: Administración Central, Seguridad Social, Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos y Diputaciones.

Así, la deuda de la Administración Central se situó en el 107,6% del PIB en 2020, 22,3 puntos más que en 2019, mientras que en el conjunto de las Autonomías aumentó su ratio de deuda en 3,4 puntos porcentuales en 2020, hasta el 27,1% del PIB.

Tampoco en este aspecto sale bien parada España respecto a Europa. La deuda de las CCAA españolas fue superior a la de sus homólogas del resto de los países de la Unión Europea en 2020, en los otros tres países de la Unión que tiene un modelo autonómico equiparable (Alemania, Austria y Bélgica).

Artículo en: https://www.msn.com/es-es/dinero/economia/el-banco-de-espa%C3%B1a-desmonta-el-triunfalismo-del-gobierno-con-el-alarmante-dato-de-la-deuda/ar-AAO9BGp?ocid=msedgntp

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído