Los lunes, revista de  prensa y red

“Susana no perdió las elecciones”, de Antonio Burgos, “¿Y si no vacunamos a los enemigos políticos?”, de Luis Losada,  “Las cuatro asociaciones judiciales reclaman a los partidos que no usen el debate sobre el CGPJ `con fines partidistas´”, de Manuel Marraco, y “La carrera política de Díaz Ayuso”, de José Carlos Rodríguez

(Viñeta de Nieto en ABC el pasado día 15)

SUSANA NO PERDIÓ LAS ELECCIONES

Artículo de Antonio Burgos publicado en ABC el pasado día 15

Que Susana Díaz perdiera las elecciones andaluzas es un embuste. Una trola. Una mentira. Lo que ahora llaman una noticia «fake». Eso de que perdiera las elecciones es tan falso como la denuncia por la agresión por homofobia que tanto juego ha dado algunos, incluso después de desmentida. Susana Díaz no perdió las elecciones. Las perdió el PSOE, que tuvo que dar paso al «gobierno del cambio» de Juanma. Pero ella salió ganando un pastón. Que no es lo mismo. Ni a soñar que se hubiera echado le hubiera salido una operación tan redonda para su buchaca. De momento se quitó de encima la responsabilidad de tener que dirigir la mayor empresa de Andalucía, como es la Junta, en los peores momentos. Se quitó toda responsabilidad en la pandemia de coronavirus, que le cogió plenamente a Moreno Bonilla. A efectos de la pandemia, Susana quedó para criticar sin responsabilidad política alguna, no para tener que pechar con las saturaciones hospitalarias, ls muertes, el envío de vacunas, las ayudas de Europa, vía gobierno de Madrid, a los damnificados en nuestra tierra por la crisis. Susana no tuvo que pechar con los confinamientos, las alarmantes cifras de contagiados diarios, las curvas de las diversas olas, las decisiones impopulares. Todo le calló de lleno a Juanma. Y seguro que para sus adentros, viendo la que estaba liada, Susana Díaz pensaría más de una vez, cada vez que las noticias eran más adversas, graves y negativas:

–¡De la que me he librado! ¡Anda que pechen Juanma y Jesús Aguirre con el problema!

Y como las puertas giratorias siguen existiendo (como aquella del Ateneo de la calle Tetuán donde murió de un ataque al corazón el poeta ultraísta sevillano Rafael Lasso de la Vega), Susana Díaz tomó puerta, camino y mondeño para estar cómodamente instalada en el Parlamento andaluz como baranda del Grupo Socialista, sólo para criticar lo que hacían mal los populares. ¿Le salió mal su jugada de enfrentarse a Sánchez antes de la victoria del actual presidente para dirigir el PSOE? Yo creo que no, para mí que le salió de cine. Porque le retiraron la confianza y la depositaron en Juan Espadas como candidato futuro a la presidencia de la Junta, que es quien debe ahora perder el sueño.

Y a través de esa dorada puerta giratoria de las caridades con dinero ajeno, Susana Díaz tomó ayer posesión en Madrid como senadora autonómica. Echaron a otro para ponerla a ella. Un chollo. Pero de los de verdad. Susana Díaz, de estar con una mano detrás y otra delante como concejala en El Tardón, pasará a cobrar como senadora catorce pagas de 6.550 euros brutos: 3.051 como senadora y el resto como presidenta de la Comisión de Industria que han nombrado al que no creó una sola en Andalucía, más que la Faffe de la Junta. Y aparte de ello, más dietas y gastos de desplazamiento, entrará como rentable tertuliana en Telecinco con Rosa María Quintana y en La Cuatro con Risto Mejide, en el programa «Todo es mentira». Desde luego que parece mentira cómo no ganar las elecciones ha montado en el dólar a Susana Díaz, sin responsabilidad alguna ante la opinión pública.

Artículo en: http://www.antonioburgos.com/abc/2021/09/re091521.html

¿Y SI NO VACUNAMOS A LOS ENEMIGOS POLÍTICOS?

Artículo de Luis Losada publicado en Actuall el pasado día 14

El presidente Pedro Sánchez se muestra ufano en entrevista en televisión de haber vacunado sin discriminación alguna por razón ideológica o lugar de residencia. “Hemos vacunado a todo el mundo sin preguntar a quien votan”, afirma con solemnidad digna de mejor causa…

¿Es que alguien se ha planteado un escenario diferente?, ¿es que alguien ha pensado que quizás era buena idea marginar de la vacunación a los enemigos políticos o privilegiar a los amigos?, ¿quizás alguien ha tenido esa tentación?

Si. Existe ese alguien. Es Andrés Manuel López Obrador, que utilizó a los llamados ‘Siervos de la Nación’ para vacunar exigiendo la credencial de votante en lugar de utilizar el sistema ordinario de vacunación del Sistema Nacional de Salud.

El objetivo era obvio: utilizar la vacunación como estrategia de propaganda política.. Probablemente en Venezuela y Cuba se han vivido procesos similares.

Pero lo que llama la atención es que el presidente de una supuesta democracia asentada presuma de no haber caído en esa tentación. ¡Faltaría más!

¿Pero qué república bananera se cree ‘Su Sanchidad’ que es España?, ¿pero qué grado de mediocridad hace falta tener para presumir de no haber marginado a los adversarios de la vacunación?

En sus monólogos se retrata. Abandonando a su suerte a su asesor aúlico, Iván Redondo, a Sánchez no le queda sino su espejo como asesor. Y ese siempre le dice que él -solo él- es el más guapo.

El resultado de semejante síndrome de Moncloa severo es este tipo de afirmaciones que producen una mezcla entre vergüenza ajena, rabia y lástima. Por este orden

Artículo en: https://www.actuall.com/democracia/y-si-no-vacunamos-a-los-enemigos-politicos/

LAS CUATRO ASOCIACIONES JUDICIALES RECLAMAN A LOS PARTIDOS QUE NO USEN EL DEBATE SOBRE EL CGPJ «CON FINES PARTIDISTAS»

Artículo de Manuel Marraco publicado en El Mundo el pasado día 14

Recuerdan que todas quieren cambiar la elección de los vocales, aunque discrepen si para esta renovación debe usarse el sistema vigente

Las cuatro asociaciones judiciales han emitido este lunes un comunicado conjunto en el que lamentan que «responsables políticos» estén utilizando el debate sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) «con fines exclusivamente partidistas».

El escrito reclamando que no se siga por ese camino va dirigido a políticos de todas las formaciones, pero su detonante han sido la afirmación del responsable de justicia del PP, Enrique López, -en una entrevista en La Razón– de que el PP contaba con el apoyo de la inmensa mayoría de los jueces en su empeño en el cambio de sistema de elección del Consejo. «Los jueces españoles nos mantenemos ajenos a las disputas políticas», afirma el comunicado.

Las asociaciones recuerdan que entre ellas hay unanimidad en que «es necesario reformar el sistema de elección de los vocales judiciales del CGPJ, para que sean elegidos por los jueces según un sistema democrático que asegure la representación de todas las categorías y sensibilidades existentes dentro de la carrera judicial».

Añaden que la coincidencia continúa en un segundo aspecto: que «el estado de interinidad» en que se encuentra actualmente el CGPJ, sin renovar desde hace tres años por la falta de acuerdo entre el PSOE y el PP, supone «una grave anomalía institucional que debe ser corregida».

EL CUÁNDO

La discrepancia entre las asociaciones está en si debe renovarse «con carácter inmediato o más adelante». Si se hace de forma inmediata, lo sería con la ley actual, como respalda con rotundidad la progresista Jueces y Juezas para la Democracia.

La opción de hacerlo más adelante se ajusta más a la exigencia del PP de que se la renovación se ejecute ya con una nueva ley que permita la elección de 12 de los 20 vocales del CGPJ por parte de los jueces. En la reforma inmediata de la ley actual insisten -aunque con distinta intensidad- la Asociación Profesional de la Magistratura, la Asociación Judicial Francisco de Vitoria y Foro Judicial Independiente.

En todos caso, las asociaciones resaltan que esta discrepancia en cuanto al momento de la renovación «es completamente ajena a las diferencias que existen entre las formaciones políticas» sobre este asunto.

Artículo en: https://www.elmundo.es/espana/2021/09/13/613f3608fc6c8301178b45c4.html

LA CARRERA POLÍTICA DE DÍAZ AYUSO

Artículo de José Carlos Rodríguez publicado en Actuall el pasado día 13

Casado debe ‘vender’ que el éxito de Ayuso es el suyo y Ayuso concentrarse en el círculo virtuoso en el que se encuentra. Hay un ciclo en política en el que todo parece ir a favor de obra. No hay más que recordar el primer Podemos, el que deslumbró en las elecciones europeas de mayo de 2014. En diciembre de ese año, el partido de Pablo Iglesias era, según el CIS pre-Tezanos, el primer partido de España en intención de voto. Ese fue su momento para haber acabado con la democracia española, tal como la conocemos. Pero las elecciones generales esperaron a que Podemos demostrase, desde el poder local, su incompetencia, sectarismo y afición por vivir del cuento.

Pedro Sánchez también tuvo un ciclo virtuoso, en el que todo parecía salirle bien. Ya ni nos acordamos de ello. Ahora, el efecto de sus golpes de efecto, como la destitución del ex confidente de Sánchez, Iván Redondo, no dura ni 24 horas. Sánchez aguanta en un gobierno que es el ‘pim pam pun’ de sus apoyos políticos y de los intereses políticos y económicos que le mantienen y condicionan. No tiene una sola iniciativa política exitosa. No es capaz de vender ni la recuperación económica, aunque sea el rebote del mayor batacazo económico de la democracia española. Sus apoyos mediáticos le respaldan sin fisuras, pero la desesperación ha sustituido al entusiasmo, aunque se mantenga el histerismo.

Pablo Casado observa desde la barrera cómo el morlaco se tambalea de lado a lado. Y espera que cualquier eventualidad, una crisis financiera (o unos precios de la energía disparados), le propine la estocada final. También quiere dar la vuelta al ruedo, con las dos orejas en la mano, y el rabo si se tercia. Pero no acaba de hacer la faena. Quizás no lo necesite. Las encuestas le colocan ya a las puertas de La Moncloa, con el permiso de Vox. Un permiso, todos lo saben, que Vox no puede negarle.

Yo puedo considerar que la de esperar y ver es una estrategia de corto alcance, arriesgada de tan prudente que parece. Pero lo que me ocupa en este momento no es eso, sino el sorprendente espectáculo que está ofreciendo su partido a causa del liderazgo de Isabel Díaz Ayuso.

Ese liderazgo, en Madrid, es indiscutible. Si alguien hubiera concebido la loca idea de ponerla en duda con un candidato alternativo a liderar el partido en la región, todavía Génova, 13 tendría que salir a desmentirlo con claridad y celeridad sin máculas. Y Pablo Casado debe presumir en público, ya lo hace en privado, de que fue él quien situó a Ayuso donde está, contra el criterio de casi todos. Y presumir de que el éxito de la presidenta de Madrid es también el suyo, aunque sea en parte. El PP iba clavándose despaciosamente esta daga en la espalda, cuando Esperanza Aguirre, en una entrevista concedida al diario El Mundo, ha empezado a menearla con el filo ya ensangrentado.

Díaz Ayuso parece darse por aludida. En unas palabras concedidas a EsRadio, ha dicho que ella es partidaria de las carreras políticas breves pero “explosivas”, eficaces. Transformadoras, diría si fuera de izquierdas. Pero que para ello necesita el apoyo del partido, dice, como si no lo tuviese.

Y esa es la clave. La carrera política de Isabel Díaz Ayuso está escrita de aquí a 2027: Será la presidenta de la Comunidad de Madrid. Esa debe ser su meta para el próximo lustro largo, aprovechar este ciclo virtuoso y salir antes de que todo empiece a salirle mal. Y acompañar a Casado, y que éste le acompañe, en sus proyectos respectivos. Y cuando salga de la Puerta del Sol… entonces nos acordaremos de que en su momento el espacio hizo de plaza de toros.

Artículo en: https://www.actuall.com/democracia/la-carrera-politica-de-diaz-ayuso/

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído