Los lunes, revista de  prensa y red 

“El desánimo con la ley de amnistía llega a Moncloa”, de Rocío Esteban; “El eje Moscú-Barcelona”, de Florentino Portero; “Ayuso le suelta un zasca a Ana Belén a costa del comunismo”, de Agustín Díaz; y “Sánchez se proclama presidente del Tribunal Supremo y del Constitucional e Intérprete infalible del Código Penal y Gestor del Civil, o sea, Dictador”, de  Federico Jiménez Losantos 

( “El criterio de los fiscales”. Viñeta de Tomás Serrano en El Español)

EL DESÁNIMO CON LA LEY DE AMNISTÍA LLEGA A MONCLOA

Artículo de Rocío Esteban publicado en La Razón el pasado día 7

Deslizan ahora que podría decaer para apretar a Puigdemont. Se abren a prorrogar los Presupuestos. Es sintomático que solo un día después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se confesara plenamente convencido de que la ley de amnistía saldrá adelante una vez finalice la negociación en el Congreso de los Diputados, ahora comiencen a evidenciarse dudas en su gabinete, dentro de su núcleo más cercano. Solo a quince días de que expire el plazo de negociación entre PSOE y Junts.

Y es que el líder del Ejecutivo negó cambios de calado en la norma, algo que, precisamente, en su entorno también descartan. Defienden que la ley es «valiente», «reparadora» y acorde al derecho europeo y que debe salir del Congreso tal y como entró para preservar su «constitucionalidad».

La propuesta que hizo el socialista en Al Rojo Vivo, modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) para acotar los tiempos de instrucción, es la única oferta que el Gobierno prevé hacer al independentismo para que reconsidere su voto en contra de la pasada semana a la ley de amnistía e, incluso, esta misma propuesta todavía genera dudas dentro del Consejo de Ministros.

En el Ejecutivo desespera ya la ruleta rusa en la que se ha convertido cualquier negociación con Junts y les mandan un ultimátum a Junts al empezar a poner en duda que pueda salir adelante la ley de amnistía, según ha podido saber este diario por parte de fuentes gubernamentales. El plan es poner nerviosos a los de Carles Puigdemont en un momento en el que el tiempo apremia. El 21 de febrero cumple el plazo para que el PSOE y Junts puedan llegar a un acuerdo y desencallen la ley de amnistía, y es por ello por lo que en el Gobierno ya se mandan mensajes contradictorios, con el objetivo de poner contra las cuerdas a los posconvergentes. La reforma de la Lecrim sería el único cambio que se aceptaría para convencer a Puigdemont y, de lo contrario, en el Gobierno ya se sinceran al dejar ver sus dudas sobre la posibilidad real de sacar adelante la norma en el marco actual. «Todos tenemos dudas», resumen en el Ejecutivo cuando se les pregunta sobre si de verdad creen que en estos 15 días podrán sentar en la mesa a Junts y salir con un acuerdo firme que evite, de nuevo, la foto del rechazo en el Congreso de los Diputados.

En el Ejecutivo no pasa desapercibido el silencio de Junts sobre la propuesta para acotar las instrucciones judiciales. Tampoco saben si este gesto, reformar la Lecrim, es suficiente para amarrar el «sí» de los siete diputados de Junts en el Congreso. Opinan que los de Puigdemont se encuentran «midiendo» el impacto que ha podio tener entre su electorado independentista el hecho de votar en contra de la ley de amnistía la pasada semana. Sobre la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el Gobierno evita ahondar en más detalles, pero admiten que es «complicado» sacar adelante esta modificación porque es necesario conseguir un «equilibrio» entre que los jueces puedan investigar y tengan tiempo suficiente para ello, pero que, por ejemplo, una investigación no se alargue más de una década, dicen.

El Ejecutivo se mueve así lento, acotado por sus socios, sabedor de que cualquier paso adelante en la legislatura será minuciosamente explotado por sus aliados y, también, que en cualquier momento, pueden cortar el grifo que gradúa el oxígeno del Gobierno en el Congreso de los Diputados. Y con este contexto, el Ejecutivo no cierra por completo la puerta a llevar a cabo una prórroga de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este año 2024 en caso de no lograr cerrar acuerdos con todos los socios parlamentarios. Aun así, en el Gobierno, según sostienen fuentes al más alto nivel, todavía no tienen esa percepción, puesto que aseguran que «ningún partido» les ha trasladado que no apoyará unas nuevas cuentas públicas. «Ninguno nos ha dicho que se pare el reloj», explicitan fuentes gubernamentales ante las dificultades surgidas para sacar adelante la ley de amnistía, ante la posibilidad de que esta negociación pueda afectar en las cuentas públicas. De hecho, los socialistas comenzaron a negociar la ley de amnistía a la vez que abrían las primeras conversaciones informales sobre las cuentas públicas con los grupos parlamentarios.

Ante la posibilidad de una prórroga de Presupuestos, en el Gobierno quitan hierro a esa opción. Creen que la legislatura podría seguir adelante aunque no hubiese unas cuentas nuevas aprobadas este año. Y es que el plan del Ejecutivo era el de presentarlas en el mes de febrero o marzo, aunque la amnistía puede ahora frenar los planes del Gobierno.

En el Ejecutivo, mientras, evitan las críticas a sus socios ante esa posibilidad y cargaron ayer contra el Partido Popular ante la votación de hoy en el Senado, donde el PP tumbará previsiblemente los objetivos de déficit al ver «inviable» las propuestas del Gobierno para negociar la senda de estabilidad. «¿Qué argumento tiene el Partido Popular para oponerse a que sus administraciones territoriales disfruten de mayor margen de gasto?», se preguntó la vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Según el Ejecutivo, el voto en contra del Partido Popular en el debate de hoy traerá consigo objetivos de déficit más exigentes para las regiones y los ayuntamientos durante el próximo ejercicio, tal y como advirtió.

Artículo en: https://www.larazon.es/espana/desanimo-ley-amnistia-llega-moncloa_2024020765c2d6679d142a000187d1aa.html

EL EJE MOSCÚ-BARCELONA

Artículo de Florentino Portero publicado en El Debate el pasado día 6

La Cataluña independiente a la que aspiran algunos estaría abocada a ser una nueva Transnistria, un enclave ruso dedicado al crimen organizado. La abundante información que se está publicando sobre los vínculos del entorno independentista catalán con el Kremlin nos trasladan a un espacio cinematográfico, ajeno a nuestra vida cotidiana. Resulta difícil creer que los dirigentes catalanistas hayan llegado a una cota tan alta de irresponsabilidad y de insensatez. Que la derecha catalana, antaño baluarte del seny, haya degenerado hasta este punto sólo puede explicarse por el viejo aforismo de que la realidad imita a la literatura. Como no soy especialista en política española, y mucho menos en la catalana, sólo puedo dejar constancia de la curiosa evolución de esa tropa, desde aquellos caballeros de los barrios altos de Barcelona, los de la ceba, hasta estos garrulos incapaces de medir la trascendencia de sus actos. Hasta para ser independentista hay que tener cabeza y buenas maneras.

Dejo para plumas más cualificadas que la mía el análisis de la estrategia catalanista en su acercamiento a Moscú para centrarme en el interés de Rusia por la independencia de Cataluña, que es mucho y bien fundamentado. Evidentemente, Cataluña no es un pilar de la política rusa. Su actividad en esta región española deriva de su estrategia occidental. Viven sintiéndose amenazados por la Alianza Atlántica, por mucho que al europeo medio le pueda sorprender. Podemos entretenernos en discutir si este comportamiento tiene o no una dimensión patológica, pero eso no va a cambiar la situación. Para ellos fracturar el «vínculo» entre Estados Unidos y Europa es tan importante como dividir a los propios europeos en el seno de la Unión. Si, de paso, pueden romper la cohesión de los propios estados, mejor que mejor, pues sería la garantía de la inviabilidad de la Unión. Tiene su lógica, partiendo de la idea, para ellos indiscutible, de que somos enemigos.

Si los catalanistas les abren las puertas es previsible que quieran aprovechar la oportunidad. La independencia catalana no les importa, pero les interesa. Además de debilitar a un estado importante del Viejo Continente podrían disponer de una base de operaciones importante. La inteligencia rusa es muy cartesiana. Diseñan modelos de intervención que replican en lugares distantes con leves modificaciones. Si nos detenemos a estudiar lo que previamente hicieron en Moldavia dispondremos de una buena pista sobre sus planes en Cataluña. Allí respaldaron a un sector independentista, enviaron tropas, que continúan estacionadas como garantía, y trasformaron el territorio en un ente político dedicado al crimen organizado. No nos puede sorprender, por lo tanto, que entre las personas con la que los dirigentes nacionalistas entraron en contacto estuvieran algunos de los máximos responsables de la mafia rusa. Obvio es decir que en ese país o la mafia llega a un entendimiento con el Kremlin o desaparece. La mafia, como los hackers, están al servicio del estado. Disponen de autonomía, siempre y cuando no crucen determinadas líneas rojas. La Cataluña independiente a la que aspiran algunos estaría abocada a ser una nueva Transnistria, un enclave ruso dedicado al crimen organizado. La información de la que ya disponen nuestros magistrados apunta a su deseo de crear un centro financiero alternativo.

El apoyo que desde Venezuela y, en general, desde el Grupo de Puebla, se viene dando a toda esta operación, con el expresidente Rodríguez Zapatero de por medio, tiene igualmente sentido si no perdemos de vista que su objetivo es poner fin al «orden liberal» y a la influencia de las democracias occidentales. Están en un bando y tienen muy claro lo que rechazan. En este sentido habría que preguntarse dónde está el gobierno español y dónde el partido socialista. ¿Es casual que estemos comprando más hidrocarburos rusos que nunca? ¿Es comprensible que se quiera amnistiar a quienes, entre otros delitos, han acordado con una potencia extranjera su intervención en asuntos nacionales? ¿Cómo es posible que habiendo España sufrido una agresión tan directa de Rusia nuestro gobierno actúe como si nada hubiera ocurrido, defendiendo a sus socios? La deriva antidemocrática del socialismo español ni es nueva ni es casual, como tampoco son casuales sus amistades a lo ancho del planeta.

Artículo en: https://www.eldebate.com/opinion/20240206/eje-moscubarcelona_172358.html

AYUSO LE SUELTA UN ZASCA A ANA BELÉN A COSTA DEL COMUNISMO

Artículo de Agustín Díaz publicado en ESdiario el pasado día 5

Si algo diferencia a Isabel Díaz-Ayuso, presidenta madrileña, de la gran mayoría de políticos del espectro nacional es que la popular no gasta energías en balas de fogueo. Cuando va a la guerra, va con obuses de mortero y si no, no va. Así que hoy ha encontrado munición para atizar a la ex actriz y ex cantante Ana Belén, quien en un extracto de la entrevista que esta noche emitirá La Sexta en ‘Lo de Évole’ arremetió contra la regidora de la comunidad madrileña.

Lo hizo a costa del eslogan ayusiano de «comunismo o libertad» que tanto éxito tuvo en las pasadas elecciones autonómicas madrileñas, donde Ayuso se hizo con la mayoría absoluta. Pero la cantinela no le sentó bien a la otrora actriz y cantante, y Ana Belén dijo «»¿Libertad en qué? ¿En que me pueden poner unas aceitunas tomándome una caña? ¿Pero qué es más importante? ¿La aceituna o que yo tenga médicos de la sanidad pública? ¡Joder! Quiero decir, que entonces prefiero no tomarme la aceituna, coño. ¿El comunismo aquí en España a ti te ha hecho algo malo?».

El vídeo, claro, se hizo viral gracias a los medios de la ‘sanchosfera’, pero Ayuso no contestaba. Y lo ha hecho hoy, apenas unas horas antes de la emisión del programa de Évole. La presidenta madrileña ha aprovechado la concentración en la Puerta de Sol de centenares de venezolanos en el exilio que se han manifiestado a favor de la libertad y de la democracia en Venezuela. La dictadura de Nicolás Maduro cerró la vía electoral al excluir de la contienda a la líder de la oposición Maria Corina Machado, y sus compatriotas están cansados de comunismo.

El obús de Ayuso fue demoledor. Uno de esos que van rubricados con un «vuelve a por otra». El tuit de Ayuso dice lo siguiente: «¿Que el comunismo no ha hecho nada malo? El comunismo ha asesinado, torturado, expulsado y empobrecido a millones de venezolanos durante décadas. Decenas de miles han tenido que huir y viven entre nosotros, en Madrid. Este domingo han reclamado su derecho a elegir a la primera presidenta de Venezuela, inhabilitada por el régimen de Maduro con el fin de perpetuarse.

El comunismo se cuela en las democracias a través de los parlamentos para desde dentro, destruirlas: se persigue a los jueces, a la separación de poderes, la creación de empleo, la propiedad y por supuesto, la libertad. ¿Les suena de algo? El comunismo es una de las ideologías totalitarias condenadas por genocidio durante el siglo XX por el Parlamento Europeo.

Bildu, Podemos o Sumar son comunistas. La Libertad no es una aceituna: es poder pedirla en mitad de un concierto. Es también no hundir arbitrariamente a la cultura, sector que únicamente se salvó en Madrid». Artículo en: https://www.msn.com/es-es/noticias/otras/ayuso-le-suelta-un-zasca-a-ana-bel%C3%A9n-a-costa-del-comunismo/ar-BB1hLefV?ocid=msedgntp&pc=HCTS&cvid=79daa220729b432d81ce600b2fea0e66&ei=36

SÁNCHEZ SE PROCLAMA PRESIDENTE DEL TRIBUNAL SUPREMO Y DEL CONSTITUCIONAL E INTÉRPRETE INFALIBLE DEL CÓDIGO PENAL Y GESTOR DEL CIVIL, O SEA, DICTADOR 

Artículo de Federico Jiménez Losantos publicado en Libertad Digital el pasado día 4

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el rey Felipe VI. | Europa Press

Una sola frase de Sánchez debería bastar para que hasta los ciegos de conveniencia vean que el huésped de la Moncloa ha decidido convertirse en dictador. De hecho, ya actúa como tal, aunque el estrecho traje del Estado de Derecho no acabe de ajustarse a sus dimensiones despóticas. La frase no sólo «pide mármol», es la fría tumba del sistema constitucional:

«Como todo el mundo sabe, el independentismo catalán no es terrorismo. No lo es. Y, por tanto, con este proyecto de ley, yo estoy convencido, y así al final lo van a concluir los tribunales, que van a estar todos los independentistas catalanes amnistiados, porque no son terroristas».

La premisa del que parte el Sumo Sacerdote del Culto a Sánchez es típicamente comunista y subordina lo legal a lo que «todo el mundo sabe», salvo los jueces, ayunos de esa sabiduría, quizás por recentísima. De hecho, ni siquiera el Jehová del Socialismo del Siglo XXI tenía noticia de novedad tan importante cuando, hasta julio, juraba por Sí Mismo, que nunca jamás habría amnistía, porque era manifiesta y evidentemente anticonstitucional.

«Todo el mundo» es una mentira real y una gran verdad dictatorial. Significa que apartarse de esa creencia equivale a convertirse socialmente en Nadie. Pudo añadir que «la Ciencia lo ha demostrado sin ninguna duda», como ya ha hecho con el cambio climático, el genocidio de palestinos, la entrega del Sáhara a Marruecos o la Ley del Sí es sí, que tendrá una versión agravada con la reconsideración del terrorismo, ya no basada en lo que la ley dice, sino en lo que «todo el mundo sabe»… que conviene a Sánchez. más que en 2023

Será terrorismo lo que diga Sánchez

No «todo el mundo sabe» lo que definen como «terrorismo» la legalidad española y europea, que son inseparables. De hecho, Sánchez pensaba lo contrario que ahora cuando, siendo ya presidente, visitaba en el hospital a los policías malheridos por los terroristas de 2019. Pero digo «pensaba» y debo dejarlo en «decía». Le convenía ayer lo que le perjudica hoy, pero ni ayer ni hoy «pensaba» nada: ajustaba su discurso a su interés. Sánchez, como buen psicópata, disfruta de una total indiferencia semántica. El significado de las palabras es el que, en cada situación, se ajusta a sus deseos, que son los de manipular a los demás en su exclusivo beneficio.

El problema para Sánchez es que, en España, «todo el mundo sabe» lo que es terrorismo. Y sólo una parte de la población, la que está a su lado tras el Muro que ha levantado contra la otra parte y contra España como patria común e indivisible de los españoles, prefiere olvidarlo. Sánchez puede decir que Pumpido borrará la condición de terroristas de sus aliados, y será verdad, porque para eso está Pumpido, el Jefe Técnico del Golpe de Sánchez, pero los terroristas seguirán siendo terroristas porque sus delitos existieron, sus víctimas lo padecieron y él mismo pidió su represión.

Sánchez puede decir que hay un terrorismo humanitario, el catalán, pero nadie creerá que los que asaltaron el Prat y rompieron la cabeza a los policías en «la batalla de Urquinaona» defendían los derechos humanos. Claro que lo creerán los psicópatas golpistas, condición que esta semana han acreditado en las Cortes, respaldados por la complaciente Francina Armengol, todos sus aliados, los pilares de su Poder, su apoyo para impedir la alternancia democrática que votaron los españoles, insultando, en los mismos términos repugnantemente mafiosos y despóticos, a los jueces.

Cándido Golpe-Pumpido, el primo de Zumosol del dictador Sánchez

La calaña del Gobierno Sánchez la retratan perfectamente esos aliados, mezcla de abyección moral y analfabetismo irredento. Sánchez decir que el terrorismo no es terrorismo y que el Golpe de 2017 nunca lo fue, porque ese discurso, la negación esquizofrénica de la realidad, es el del separatismo catalán, que dice que «lo volverá a hacer» pero que nunca hizo nada, o nada delictivo, o sí pero no, qué pasa. Pero la Ley de Amnistía y el borrado absoluto de su realidad delictiva sería incompleto sin el invento del lawfare contra los mismos jueces que condenaron a los golpistas, que son los redactores de la ley, con la colaboración de Pumpido y sus pumpidettes. El presidente del Constitucional es el primo de Zumosol de Pedro Sánchez.

El Preámbulo, exposición de motivos o simple excusa del delito de prevaricación en la Ley de Amnistía lo demuestra, como ya comentamos aquí apenas se hizo pública, en las ocho veces, ocho, en que la Ley asegura sobre sí misma que es constitucional. Nunca jamás ha dicho ni puede decir una ley si es o no es constitucional, salvo que, prevaricando a lo bestia, sea el Tribunal Constitucional, o sea, su presidente, quien la haya redactado. Y, en el fondo, lo que hace el pórtico pumpidiano es lo mismo que Sánchez: identificarse con el discurso delirante del separatismo catalán, que asegura estar perseguido por el Estado español desde hace varios, muchos siglos.

Y eso exonera de cualquier delito a cualquier catalán, siempre que sea separatista. Del terrorismo al latrocinio o la compra de árbitros, porque Sánchez también ha puesto su fiscalía de presa al servicio del FC Barcelona para evitar la persecución judicial del Caso Negreira, el mayor caso de corrupción en la historia del futbol y de todo el deporte español. Nada es casual en Sánchez, a nada le hace ascos, y si tiene que favorecer a Laporta, lo favorece, si tiene que amnistiar a Puigdemont, lo amnistía, si tiene que indultar a Junqueras, lo indulta, y si tiene que soltar a los etarras, los suelta. Basta llamar «apuesta por la convivencia» a la corrupción más descarada de toda la historia política española, que consiste en borrar cualquier delito de los que le ayuden impedir la alternancia democrática y lo hagan presidente.

Sánchez lleva a España por el camino de Cuba y Venezuela

El gesto de ponerse por encima de la Ley y corregir lo que hayan decidido los jueces identifica a Sánchez con dictadores como Fidel Castro, que obligó a repetir el juicio que absolvía a dos aviadores de Batista y a condenarlos en un espectáculo de masas televisado. O al Hugo Chávez del «¡exprópiese!», como si el Gorila Rojo fuera el Tribunal Supremo. Lo era, gracias a los fiscales y jueces expulsados o corrompidos por su dictadura.

Se han cumplido 25 años de la dictadura bolivariana en Venezuela y este año se cumplen 65 de la dictadura castrista en Cuba, una modelo de la otra, ambas comunistas y ambas parte del Cartel de Puebla al que pertenece el gobierno de Sánchez en sus dos facciones: la socialista y la comunista, ambas apadrinadas por Rodríguez Zapatero, embajador de la Narcoesfera y defensor, esta misma semana, del «reconocimiento de la realidad nacional de Cataluña», mientras en Cataluña se niega la realidad nacional de España.

El sanchismo burriciego, encampanado en la plaza

La república plurinacional que, siguiendo a ZP, busca Sánchez, junto a los separatistas y comunistas que le prestan la fuerza que no tiene y a los que él les presta la legitimidad de la que carecen, tiene como gran objetivo acabar con la monarquía parlamentaria, el régimen constitucional y su base, que es la única nación que legal, histórica y políticamente ha existido desde nuestra primera Constitución en 1812, la española. Ese ese el envite. Ese es el mortal desafío. Y la cabeza de ese morlaco burriciego es la de Sánchez. Muchos confían en que el Florito europeo lo devolverá a los corrales. Pero incluso condenado a banderillas negras, la lidia nos corresponde a todos los españoles amigos de la libertad. Enfrente, encampanada, la fiera burriciega. Y por cierto, el presidente de la corrida también es un tal Pedro Sánchez.

Artículo en: https://www.libertaddigital.com/opinion/2024-02-04/federico-jimenez-losantos-sanchez-se-proclama-presidente-del-tribunal-supremo-y-del-constitucional-e-interprete-infalible-del-codigo-penal-y-gestor-del-civil-o-sea-dictador-7093763/

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído