Hiroshi Sugimoto y sus cuadros

Impresionante despliegue de las fotografías de un gran artista conceptual

Hiroshi Sugimoto y sus cuadros
Hiroshi Sugimoto - Fundación Mapfre

Pocos fotógrafos, muchos menos de los que se supone, podrían ser considerados como creadores, y uno de ellos es sin duda este depurado intelectual que, con una obra de elevada carga conceptual que conduce a la reflexión filosófica, ha logrado reinterpretar la tradición fotográfica clásica mediante un trabajo artesano que ignora la tecnología en favor de métodos tradicionales. Gran belleza visual y enorme virtuosismo técnico en grandes formatos deslumbran desde el primer vistazo: la obra de Hiroshi Sugimoto es una serena y sólida propuesta, en torno a la naturaleza de la percepción, la ilusión y la representación, con la que la Fundación Mapfre prosigue su programación de grandes figuras de la fotografía.

La exposición se articula en cinco secciones, dedicadas a cinco grandes series del artista: Theaters [Cines] (1976-en curso); Lightning Fields [Campos de relámpagos] (2006-en curso); Dioramas (1976-2012), Portraits [Retratos] (1994-1999), y Seascapes [Paisajes marinos] (1980-en curso).  En conjunto reúne 41 obras de gran formato que permiten recorrer los últimos cuarenta años de trabajo del artista y además anticipan próximas aportaciones, ya que algunas de las series presentadas se encuentran en proceso activo de ejecución.

Nacido en Tokio en 1948, Hiroshi Sugimoto se traslada a Estados Unidos en 1970 para estudiar fotografía. Artista multidisciplinar, trabaja con la escultura, la arquitectura, la instalación y la fotografía, campo, este último, en el que está considerado como uno de los más importantes autores de la escena internacional. Su obra se encuentra en colecciones como las del Metropolitan Museum y el Museum of Modern Art de Nueva York, el Smithsonian de Washington o la National Gallery y la Tate Gallery de Londres.

Recorrido por la exposición:

1. Theaters [Cines]

La primera sección de la muestra se consagra a Theaters, serie iniciada en 1976 y aún en desarrollo por el artista. Agrupa fotografías tomadas en cines clásicos y autocines, para cuya realización Sugimoto dejó abierto el obturador de una cámara de gran formato durante la proyección en las salas de un largometraje completo: un procedimiento simple pero radical con el que la longitud de la mencionada proyección está determinando el tiempo de exposición de la cámara. Esta deliberada sobrexposición del negativo tiene por resultado la captación de la luz que se acumula en la pantalla de cine durante toda la duración de la película; ello se concreta en un rectángulo blanco, vacío y brillante, rebosante de una luminosidad que puede leerse como representación de la muerte.

Y es que Theaters capta con maestría cuán inconmensurables son algunos conceptos relativos al tiempo: la larga duración de la película se comprime en un solo instante, y el caudal acumulado de fugaces imágenes animadas se hace abstracto y al mismo tiempo intensamente concreto.  También nos habla del interés de Sugimoto por la arquitectura y los diseños estéticos del pasado.

2. Lightning Fields [Campos de relámpagos]

Creadas sin cámara, las fotografías de Lightning Fields (2006-en curso) registran los efectos que las descargas eléctricas producen en negativos fotográficos. La belleza formal de las figuras a veces sugiere el contorno de un río o el cielo nocturno, pero también se relaciona con la historia de la fotografía abstracta. Revela la fascinación de Sugimoto por la ciencia y los fenómenos de la naturaleza, poniendo en primer plano el vínculo que existe entre la experimentación propia del método científico y los métodos de la temprana fotografía del siglo XIX. En la práctica, el artista recrea esos experimentos en el cuarto oscuro, homenajeando en particular al científico y fotógrafo William Fox Talbot, pionero en la representación fotográfica en negativo-positivo.

3. Dioramas

Dioramas (1976-2012) reúne fotografías de tableaux de paisajes prehistóricos tomadas en su mayoría en el Museo de Historia Natural de Nueva York. Son imágenes de animales embalsamados y humanos primitivos que parecen engañosamente reales, con las que el artista logra poner en entredicho nuestra percepción de la realidad y la fiabilidad de la fotografía como prueba; muy buenos ejemplos del interés de Sugimoto por situar al espectador en la frontera entre lo animado y lo inanimado, al dotar a sujetos y paisajes sutilmente extraños a la imaginería contemporánea de una verosimilitud desconcertante.

Dioramas fue la primera serie del artista pero en ella ya encontramos muchas de las características y los métodos que se repetirán a lo largo de su obra: el uso creativo de las posibilidades técnicas de la cámara; la tendencia a trabajar con objetos encontrados y situaciones dadas; la combinación de rigor conceptual y exquisita destreza técnica; y el potencial del blanco y negro para realzar y al mismo tiempo socavar la ilusión de realidad. Plasma magistralmente la convicción de Sugimoto de que la cámara es una «máquina del tiempo», capaz de transportarnos a momentos lejanos del tiempo geológico y de la historia humana.

4. Portraits [Retratos]

Portraits (1994-1999) reúne fotografías de estudio de personalidades históricas moldeadas en cera. La pieza principal retrata al rey Enrique VIII con sus seis esposas, pero la serie incluye figuras políticas y religiosas más recientes como Yasir Arafat o el papa Juan Pablo II. Son obras creadas a partir de montajes muy calculados: en su estudio, Sugimoto colocó las figuras de cera contra un fondo negro para conferirles una apariencia arquetípica y engrandecida. También utilizó un negativo blanco y negro de gran formato para conseguir una definición en los detalles y los tonos de las fotografías que las equipara con los estándares de los retratos pictóricos históricos.

Pese a su acentuado realismo, estos retratos de personajes, que en su mayoría murieron hace tiempo, son imposibles. Esta tensión entre lo falsificado y lo real, lo animado y lo inanimado, la muerte y la vida, es lo que confiere a estas efigies esa peculiar carga siniestra.

5. Seascapes [Paisajes marinos]

La exposición culmina con esta serie que, comenzada en 1980 y aún en desarrollo, recoge fotografías de paisajes primigenios de mar y cielo que fusionan representación y abstracción, tomadas en diversos lugares del mundo. Pese al efecto romántico y casi místico de las obras, sus títulos son objetivos y documentales, en consonancia con las raíces del artista en el arte conceptual. Según ha expresado él mismo, con estas imágenes quiso captar escenas que un hombre primitivo hubiese podido reconocer,  así como reflexionar acerca de lo que nosotros compartimos hoy con aquellas visiones.

Así, estas obras son un buen ejemplo del modo en que Sugimoto entiende la cámara fotógrafica: como un aparato dotado de la particular capacidad de representar el sentido del tiempo. ‘Es una búsqueda de lo originario que sitúa temporalmente al espectador en el plano de lo eterno’, dice el dossier de presentación, cuyo catálogo ofrece una entrevista al artista realizada por el comisario de la exposición, Philip Larratt-Smith, que supone una significativa fuente documental; el artista brasileño Iran do Espírito Santo comenta la obra completa de Sugimoto, y hubiera sido estupendo haberlo acompañado de un vistazo gráfico a sus otras series y proyectos.

No es El Bosco ni Caravaggio, pero junto a ellos puede ser un recorrido sensacional del paseo del arte madrileño este verano. A estos dos indiscutibles clásicos desplegados en el Prado y el Thyssen, Sugimoto pone un broche muy especial, muy actual y muy oportuno.

Aproximación a la exposición (del 1 al 10)
Interés: 8
Despliegue: 8
Comisariado: 8
Catálogo: 7
Folleto explicativo: 8
Documentación a los medios: 8

Fundación MAPFRE
Sala Recoletos (Paseo de Recoletos, 23, 28004 Madrid)
HIROSHI SUGIMOTO
23 de junio – 25 de septiembre
Comisariado – Philip Larratt-Smith.

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído