Un pirata romántico

Un pirata romántico

Il pirata’ es un monumento del belcanto que permanece fuera del repertorio canónico. El Teatro Real y la Scala de Milán han afrontado conjuntamente resucitarlo en esta arriesgada, notable y lograda propuesta con tres repartos. Los canarios Yolanda Auyanet y Celso Albelo coinciden en uno de ellos.

El músico siciliano Vincenzo Salvatore Carmelo Francesco Bellini vivió solo 33 años y nos dejó diez óperas, la más famosa Norma, la última y nuestra preferida I Puritani. Un auténtico romántico, junto con Gioachino Rossini y Gaetano Donizetti máxima expresión del belcanto. Compuso Il Pirata a los 26, que se dice pronto. Ambientada en la Sicilia del siglo XIII, cuenta la historia de Imogene, que, a pesar de amar al pirata Gualtiero, se ha casado con su enemigo Ernesto, señor de Caldora, para sacar a su padre de la prisión y librarlo de su ajusticiamiento. Una tormenta devuelve a Gualtiero y a su tripulación a la costa de Caldora dando así comienzo a un melodrama en el que los tres terminan trágicamente. Otra demencial historia de amores incomensurables con un corsario obseso hasta la inmolación, un duque poderoso pero desgraciado, y una fémina destrozada por el deber filial y un matrimonio de conveniencia. Un mnelodrama trasnochado -no obstante el meritorio libreto- si no mediara por medio la bellísima partitura de este joven músico, un apoteosis de vocalidades excelsas, tan prolijo y absorvente que impide llegar indemne a la última media hora.

Celebrando que por una vez la dirección de escena en una coproducción del Redal haya recaído en manos españolas, las del asturiano Emilio Sagi, que con cuatro décadas de dirección escénica a las espaldas es quizás el mejor representante español del ramo, merece sin duda un notable alto, que no llega a sobresaliente a falta de una pizca de innovación y algo más de batuta actora. Se apoya en una brillante escenografía de Daniel Bianco, actual director del Teatro de la Zarzuela, que resulta variada y lucha con la estática trama en base a un gigantesco prisma de reflejos en el que la iluminación de Albert Faura juega un papel esencial y en el que se multiplica la magnificiencia de los figurines de Pepa Ojanguren. Espacios vacíos y sugerentes atmósferas para un simple triángulo por rocambolesco que se presente. Con tramoya sencilla consigue efectos convincentes, especialmente en la tormenta inicial y un poco relamidos en los cortinajes dorados del segundo acto. Muy original el efecto final de la protagonista arrastrando el enorme velo negro hasta el catafalco de su amor ideal, pero coge ya al espectador exhausto. En general puede decirse que Sagi y Bianco han acertado en no seguir el libreto de cerca y en crear un entorno que magnifique la acción, aún repitiendo en exceso el recurso a una sillería desperdigada.

Del estreno de esta producción en el Teatro alla Scala de Milán en julio pasado -sin llenos ni entusiasmo- solo ha permanecido en el reparto la sopprano búlgara Sonya Yoncheva, lo verdaderamente celebra,do de la ocasión. La propuesta de Sagi fue aceptada sin grandes elogios: ‘Tiene poco que admirar’ dijo operawire-com. ‘Sagi y su quipo no lo hacen peor que muchos, y ciertamente mejor que algunos, pero en su coinjunto no convence a pesar de algunas escenas agradables’, escribió Alain Nielson.

Excelente fue la dirección musical de Maurizio Benini, gran experto en el repertorio lírico italiano, que en el Real ha dirigido Tosca (2004), L’elisir d’amore (2006) e Il trovatore (2019), y magníficas las contribuciones de la orquesta y el coro. Pero el verdadero acontecimiento fue la coincidencia en el segundo de los tres repartos, de dos cantantes españoles en los papeles protagonistas -lástima de no disponer de una imagen-, algo que de tan raro no recordamos otro ejemplo. Rememoraban a Montserrat Caballé y Bernabé Martí en la mítica grabación de 1970 con la batuta de Gianandrea Gavazzeni.

Y además canarios ambos. La soprano Yolanda Auyanet puede decirse que se impuso a la dificultad de su papel de forma admirable siendo la gran triunfadora de la noche. A su lado el tenor Celso Albelo estuvo notable -aunque poco favorecido por ropaje y caracterización- en el desafío de ese Gualtiero para tenores que hoy apenas existen; menos convincente (fue sustituido el domingo anterior por enfermedad) en el segundo acto y con un sobreagudo casi hiriente en el ‘Tu vedrai la sventura-Ma non fia sempre odiata’ de la tercera escena del segundo acto. Estereotipado y efectivo el barítono italiano Simone Piazzola en ese malo tan malo. María Miró secundó muy bien a su señora en el personaje de Adele, el bajo Felipe Bou fue un apropiado Goffredo al igual que el Itulbo del tenor Marin Yonchev.

Un festín de belcanto bien cocinado y bien servido, en el que sin embargo quedaban localidades libres. Un festín del que salimos saciados por completo.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO
Interés: 8
Libreto: 7
Partitura: 9
Dirección musical: 8
Dirección artística: 7
Voces: 8
Actuaciones: 7
Producción: 8
Programa de mano: 9

IL PIRATA
Melodramma en dos actos
Música de Vincenzo Bellini (1801-1835)
Libreto de Felice Romani, basado en la obra Bertram, ou Le pirate (1822) de Justin Séverin Taylor, traducida al francés por Charles Maturin
Estrenado en el Teatro alla Scala de Milán el 27 de octubre de 1827
Estreno en el Teatro Real
Nueva producción del Teatro Real, en coproducción con el Teatro alla Scala de Milán

30 de noviembre y 1, 3, 4, 6, 7, 9, 12, 14, 15, 16, 17, 18 y 20 de diciembre

Equipo Artístico
Director musical I Maurizio Benini
Director de Escena I Emilio Sagi
Escenógrafo I Daniel Bianco
Figurinista I Pepa Ojanguren
Iluminador I Albert Faura
Director del Coro I Andrés Máspero

Reparto

Ernesto
I George Petean – 30 nov; 3, 6. 9, 12, 15 dic
I Simone Piazzola – 1, 4, 7, 14, 17, 20 dic
I Vladimir Stoyanov – 16, 18 dic

Imogene
I Sonya Yoncheva – 30 nov; 3, 6. 9, 12, 15 dic
I Yolanda Auyanet – 1, 4, 7, 14, 17, 20 dic
I Maria Pia Piscitelli – 16, 18 dic

Gualtiero
I Javier Camarena – 30 nov; 3, 6. 9, 12, 15 dic
I Celso Albelo – 1*, 4, 7, 17 dic
I Dmitry Korchak – 14, 16, 18, 20 dic

Itulbo I Marin Yonchev
Goffredo I Felipe Bou
Adele I María Miró

*Por enfermedad del tenor Celso Albelo, Giorgio Misseri interpretará el papel de Gualtiero en la función del domingo 1 de diciembre de 2019.

Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real

Duración aproximada 3 horas y 5 minutos
Acto I: 1 hora y 28 minutos
Pausa de 25 minutos
Acto II: 1 hora y 10 minutos

20.00 horas; domingos, 18.00 horas.

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído