‘Manual de insultos para políticos’, de Pancracio Celdrán Gomariz

Ficha técnica
Título: Manual de insultos para políticos
Autor: Pancracio Celdrán Gomariz
Editorial: Aldebarán
460 páginas
20 euros

Viene muy bien tener este manual para saber exactamente qué insulto resulta más adecuado para cada político, porque ya que se insulta hay que hacerlo bien para que el improperio surta efecto. El autor del libro, además de un acreditado lingüista, es uno de los mejores documentalistas de España, si no el mejor, con lo cual no sólo ofrece a los lectores el alcance de cada uno de los vocablos, sino también su historia y un surtido variado de anécdotas con cada uno de ellos. Muchos de los denuestos están en desuso, porque la gente se conforma con cuatro o cinco. Tanta pobreza de vocabulario, incluso para ofender, tampoco parece apropiada.
Uno coge, por ejemplo, la palabra enchufado y se entera de qué forma tan curiosa adquirió el significado que se le da, que no es exactamente el que se puede suponer de antemano, y luego aparecen relacionados con esta palabra Clara Campoamor y Pablo Iglesias.
En la palabra melón aparecen Cánovas del Castillo, Francisco Silvela, Cristóbal de las Casas, José López Silva, Carlos Fernández Shaw y Ruperto Chapí.
Manuel Azaña pidió para sí la presidencia y tres carteras ministeriales y el sabio Cineas le dio un consejo al rey Pirro.
Circula por la red una versión incierta del origen de la palabra gilipollas, de modo que quienes tengan interés por conocer el verdadero tienen en este libro la posibilidad de satisfacer este deseo.
Hay insultos que en cada región significan una cosa diferente, e incluso en América, así que no está de más conocer estas peculiaridades para no meter la pata llegado el caso. Abundan, por otro lado, y como se puede presumir, las coplillas, pareados y refranes.
Muchos de los literatos que aparecen están en el olvido, del que son rescatados en esta obra, que es también una invitación a leer no unos cuantos libros, sino una biblioteca entera.
Una fea anécdota de Richard Wagner fue cuando dijo lo siguiente: Cuando dirijo obras de Félix Mendelsshon me pongo guantes, no puedo remediarlo, me da asco dirigir música de un judío.
Tampoco tiene desperdicio otra del cardenal Richelieu.
Vicente Torres

Autor

Vicente Torres

Vicente Torres, periodista, historiador y notario del acontecer diario y sobre todo amigo leal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído