EL PODER Y LA GLORIA

La Guerra Cristera de México

La Guerra Cristera fue un feroz conflicto que se prolongó desde 1926 a 1929 entre el Gobierno de México y milicias de laicos, presbíteros y religiosos católicos, que resistían la aplicación de la llamada Ley Calles, que proponía erradicar el culto católico en el país.

Ocasionó más de 250.000 muertos y fue de una crueldad sólo equiparada con la que se desató contra la Iglesia, apenas diez años después, en España, durante la II República y la Guerra de 1936-39.

Se inició cuando el presidente Plutarco Elías Calles promulgó una legislación anticlerical, que impulsó a muchos católicos debieron a levantarse en armas.

En base a la Constitución mexicana de 1917, se negaba la personalidad jurídica a las iglesias, se prohibía la participación del clero en política, se privaba a las iglesias del derecho a poseer bienes raíces e se impedía el culto público fuera de los templos.

El alzamiento fue masivo,  siendo miles de ellos encarcelados y ejecutados. Se estima que fueron 250 mil personas las que perdieron la vida en esa guerra en ambos bandos.

  • 1.-Las duras prohibiciones a la Iglesia
    La Constitución de Querétaro promulgada en 1917 estableció varias medidas anticlericales que fueron modificadas por el presidente Plutarco Elías Calles en la “Ley Calles” que se dio a conocer el 2 de julio de 1926. Se redujo el número de sacerdotes, se prohibieron las manifestaciones públicas de fe, sólo se podía celebrar Misa una vez a la semana, se obligó al clero vestir de civil, se expropiaron las propiedades de la Iglesia, entre otras.
  • 2.-El protagonismo de los laicos
    Ante la “Ley Calles”, los católicos reunieron cerca de dos millones de firmas para pedir su abolición, pero fueron ignorados. Entonces los laicos realizaron un boicot económico nacional. El gobierno se vio perjudicado y persiguió a los gestores. También surgieron tres instituciones: La Unión Popular, la Liga Defensora de la Libertad, ambas fundadas por laicos; y la Asociación Católica de la Juventud Mexicana.
  • 3.-La mayoría del ejército cristero eran campesinos
    La mayor parte de los combatientes provenían del campo y que un 60% no había recibido educación. “Lo único que sabían los campesinos era que llegaban los soldados, detenían a los sacerdotes, fusilaban a los que protestaban, ahorcaban a los prisioneros, incendiaban las iglesias y violaban a las mujeres(…) Ya habían tolerado muchos desmanes del gobierno en otros campos, pero jamás iban a permitir que Cristo y su Iglesia fueran burlados”, señaló el P. Sáenz.
  • 4.-Solo cinco sacerdotes tomaron las armas
    Unos 100 sacerdotes ofrecieron su labor pastoral a los cristeros. Algunos fueron capellanes militares y solo cinco optaron por tomar las armas. Y muchos curas fueron fusilados.
  • 5.-El papel de las mujeres
    En la guerra cristera hubo varias agrupaciones femeninas. Una de estas fueron las Brigadas Femeninas de Santa Juana de Arco, fundadas en el año 1927 y conformadas por cerca de 25 mil mujeres, casadas y solteras. Ellas recaudaban dinero, ofrecían refugio y cuidaban a los heridos y enfermos.
  • 6.-El significado de “¡Viva Cristo Rey!”
    El escritor Luis Cano Medina explicó en uno de sus libros que el grito se debe a la devoción de los católicos a Cristo Rey, especialmente porque en 1924 México fue el primer país en consagrarse a Él. Durante la Guerra Cristera, el ejército católico se consagró a Cristo Rey y por ello fueron llamados “Los Cristos Reyes” o “Cristeros”. “¡Viva Cristo Rey!” era el grito de resistencia y la jaculatoria de los mártires.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído