Aires de Garbet 2015, el esplendor de la garnacha del Empordà

Aires nace en la Finca Garbet, un terroir de doce hectáreas con un suelo pizarroso donde la viña se cultiva en terrazas a orillas del Mediterráneo, al norte del agreste Cap de Creus. Como afirma Delfí Sanahuja, su enólogo, “si existe una variedad típica del Empordà, es la garnacha. Plantada en Garbet, da un vino expresivo, extremadamente mediterráneo” declara el enólogo jefe de la bodega, Delfí Sanahuja.

De color rubí de capa alta con ribetes violáceos, y elaborado exclusivamente con garnacha de la Finca Garbet, se ha criado 15 meses en barricas bordelesas de roble francés Tronçais de segundo vino y el resto del tiempo en botella hasta su salida al mercado. Es un vino con un gran abanico aromático que recuerda la finca de la que procede: hierbas mediterráneas, frutos rojos y un fondo balsámico. En boca es fresco, intenso y sobre todo muy equilibrado. Presenta una calara personalidad varietal, con unos taninos maduros, envolventes y con sensación sedosa. Tiene un largo postgusto y presenta un gran potencial de envejecimiento. Aires de Garbet 2015, de Castillo de Perelada, tiene un PVP recomendado de 41 €.

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído