La Garnacha Perdida del Pirineo o el alma de una garnacha de altura

La Garnacha Perdida del Pirineo o el alma de una garnacha de altura

«Por aquí ya en plena vendimia, en este año tan raro disfrutando de que al menos la naturaleza sigue su curso como siempre», me escriben los amigos de la Cuadrilla Vintae para presentar el nuevo vino que han lanzado en septiembre, «que ha triunfado especialmente, no sabemos si porque hay mucho fan de Willy Wonka o porque el binomio chocolate+garnacha de altura es una apuesta ganadora», continúan. Y la verdad es que ambas razones son posibles a la vez, pero entrando en el vino recordaremos que  La Garnacha Perdida del Pirineo es uno de los seis vinos que forman parte del Proyecto Garnachas, en el que Vintae ha ido recuperando viñedos viejos en la zona del valle del Ebro (Rioja, Aragón y Cataluña). Este vino procede de una viña muy especial a poco más de 20 km en línea recta del Pirineo, en Uncastillo, localidad zaragozana de las Cinco Villas. Está literalmente “perdida” en la montaña, rodeada de bosque, tiene hasta un antiguo torreón de vigilancia, mira qué preciosidad.

Esta colección es un homenaje a la garnacha, una variedad históricamente denostada por su complicada viticultura, por la que en Vintae, no cabe la duda, sienten auténtica devoción. Tanto Richi Arambarri, CEO de la compañía, como Raúl Acha, director técnico, proceden del Alto Najerilla, la zona de La Rioja con la mayor concentración de viñedos viejos de esta variedad, que ambos conocen bien. Sus viñedos familiares son el punto de partida para explorar el valle del Ebro en busca de las mejores garnachas, que trasladen a la copa el paisaje del que proceden. Con este proyecto, han querido demostrar que la garnacha es una variedad de primera clase mundial y lo hacen a través de seis vinos elaborados en cinco zonas distintas de Aragón, Cataluña y Rioja, donde han buscado y recuperado viñedos antiguos. Richi y Raúl descubrieron por casualidad la viña de La Garnacha Perdida del Pirineo en 2015 y se enamoraron al momento de esta sutil garnacha de altura.

La Garnacha Perdida del Pirineo 2017, no acogido a ninguna Denominación de Origen, está elaborado al 100% con garnacha procedente de un viñedo ecológico plantado en 1999, ubicado a 800 metros de altitud en el extremo norte de la provincia de Zaragoza. El viñedo rodea un antiguo torreón de vigilancia medieval que data el siglo XI, con laderas de orientación sureste, con suelo arcillo calcáreo, rodeado de bosque típico mediterráneo. Un viñedo poco productivo (2-3 mil kg/ha). La vendimia  se realizó de modo manual el 15 de octubre, llevándose a cabo la fermentación en acero inoxidable y la maloláctica en roble francés. La crianza fue de 12 meses en barricas de roble francés, mitad nuevas y mitad de segundo uso, alcanzando un grado de 14,5% Vol. Su PVP es de 19 €.
I
En cuanto a la cata, presenta a la vista un color cereza picota granate muy intenso y vivo, resultando en nariz delicado y de gran complejidad, con intensos aromas a violetas y rosas. Goza de gran frescura, aportada por frutas negras (moras, frambuesas y arándanos), piel de naranja, pimienta y aromas balsámicos (eneldo, romero y laurel). En boca es equilibrado y redondo, fresco y agradable, siendo untuoso y persistente a su paso por el paladar, donde se notan sus taninos amables y maduros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído