Los asesinos de Alá ultimaban una gran carnicería

El Gobierno de Francia revela que ha desarticulado in extremis un atentado yihadista «de extrema violencia»

Arturo Pérez-Reverte: "Eso es ser consecuente; Bruselas suspende la 'Marcha contra el Miedo' por miedo"

El Gobierno de Francia revela que ha desarticulado in extremis un atentado yihadista "de extrema violencia"
El terrorista islámico Reda Kriket. PD

Arturo Pérez-Reverte: "Los yihadistas deben de estar acojonados por las florecitas, las velitas y nuestro enérgico 'todos somos Bruselas'"

Por los pelos; en el último minuto. Y gracias a Dios, porque la carnicería hubiera sido espantosa (No somos nosotros los que han fallado en la integración: han sido los musulmanes).

El  yihadista francés Reda Kriket, detenido el pasado jueves 24 de marzo de 2016, cuando ultimaba un espantoso atentado terrorista, no ha confesado de plano, pero ha quedado al descubierto (Arturo Pérez-Reverte: «Los yihadistas deben de estar acojonados por las florecitas, las velitas y nuestro enérgico ‘todos somos Bruselas'»).

Kriket, de 32 años, ha pasado seis días en los calabozos antes de ser presentado ante un juez, una duración excepcionalmente larga que la ley solo justifica por la preparación de un atentado inminente o por necesidades de cooperación internacional.

Al término de ese periodo, ha sido imputado por asociación de malhechores con fines terroristas y por tenencia de armas y explosivos, entre otros cargos (Arturo Pérez-Reverte: «Eso es ser consecuente; Bruselas suspende la ‘Marcha contra el Miedo’ por miedo»).

«ARSENAL DE AMPLITUD INÉDITA»

Aunque el facineroso se ha negado a declarar y se ha limitado a negar que sea un terrorista, el fiscal confirmó que «todo apunta» a que la detención de Kriket el pasado jueves evitó la inminente comisión de un atentado «de extrema violencia», tal y como se revela del «arsenal de amplitud inédita», con numerosas armas, explosivos y detonadores, «algunos listos para ser utilizados».

En el apartamento alquilado por Kriket en Argenteuil, a las afueras de París, bajo una falsa identidad, se encontró una gran cantidad de material para fabricar bombas, además de cinco fusiles de asalto kalashnikov, una metralleta, siete pistolas y numerosa munición.

También hallaron siete teléfonos nuevos, qu podrían haber servido para coordinar el atentado, y pasaportes robados, para moverse con identidades falsas.

Para no alarmar más a la población, las autoridades galas no han revelado cual era el objetivo del atentado islamista.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído