Se reabre el debate de la corrupción y lavado de dinero en manos del presidente de Rusia

Desvelan la formidable fortuna oculta del ‘zar’ Vladimir Putin

Salen a la luz las fotos inéditas de la familia en el sur de Francia y la última villa Arte Deco que adquirió Lyudmila Shkrebneva frente al mar

Desvelan la formidable fortuna oculta del ‘zar’ Vladimir Putin
Vladimir Putin PD

La fortuna de Putin se calcula que asciende a los 7.000 millones de dólares. Y desde su divorcio, Lyudmila Shkrebneva hizo gala de gastos acordes. Particularmente en la Riviera francesa, donde vive con su nuevo marido, y donde la última semana se registraron protestas de sus vecinos por la ostentación y las fiestas que realizan.

Vladimir Putin se convirtió así en el primer líder en la historia de Rusia en divorciarse públicamente, aunque sigue sin haber información confiable sobre su vida privada.

Se sabe que mantiene una relación desde hace años, incluso se habla de que fue el motivo del divorcio, con la exgimnasta olímpica Alina Marátovna Kabáyeva, que ahora tiene 36 años.

Putin la dobla en edad. En junio del año pasado, la prensa rusa informó que la razón por la que esa semana se había cerrado el cuarto piso del Centro de Investigación de Obstetricia, Ginecología y Perinatología de Kulakov, en Moscú, fue que Kabaeva había dado a luz a mellizos varones.

También hay reportes de que dos años antes tuvo una niña en una clínica suiza. La rubia nacida en la antigua república soviética de Kazajistán, fue legisladora nacional hasta 2014 y actualmente dirige el National Media Group, un conglomerado de entretenimiento y periodismo.

En enero de 2016, el periódico Sobesednik descubrió que un apartamento que era propiedad de la familia Putin desde 1995 fue transferido en julio de 2015 a Lyudmila Alexandrovna Ocheretnaya, una mujer con el mismo nombre, patronímico y día y lugar de nacimiento que Lyudmila Shkrebneva Putina.

Así es como se supo que Arthur Ocheretny, un oscuro y fracasado empresario, era su nuevo marido. En abril de 2017, la revista StarHit publicó las primeras fotografías de la pareja saliendo de la terminal del aeropuerto de Heathrow en Londres.

Desde entonces, aparecen propiedades y negocios con el estado ruso a nombre de los Ocheretny y de acuerdo a un informe del Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), podría tratarse de una fachada para el blanqueo de la fortuna del propio presidene ruso.

OCCRP descubrió que millones de euros aparecieron repentinamente cuando Lyudmila Putina comenzó a ver a Arthur Ocheretny. Una buena parte se utilizaron para comprar una villa de estilo Art Decó en Anglet, sobre la costa atlántica de Francia. No muy lejos de allí, en Biarritz, tiene una villa Katerina Tikhonova, una de las hijas del ex matrimonio Putin.

El esposo de Tikhonova es Kirill Shamalov, hijo de Nikolai Shamalov, copropietario del banco Rossiya y uno de los amigos más íntimos de Putin. En noviembre de 2015, la agencia Reuters informó que Kirill es dueño de bienes raíces en Biarritz por un valor de 370 millones de euros.

Por su parte, Arthur Ocheretny también aparece como propietario de varias propiedades en la Riviera y en otras localidades francesas.

Antes de conocer a Lyudmila había intentado emprendimientos con poco éxito. Entre ellos, una empresa de construcción, otra de electrónica y una industria pesquera, de las que nunca obtuvo grandes ganancias.

Los antecedentes oficiales de Lyudmila Putina (o Skrebneva u Ocheretnaya), tampoco pueden justificar los gastos de los últimos años. Hasta mediados de 2013, estaba obligada a declarar sus bienes por ser la esposa de un funcionario estatal.

En todo 2012, ganó 121.000 rublos (unos 2.100 dólares). El año anterior, obtuvo un poco más: 424.000 rublos (U$S 7.400). En 2009, apenas 582 rublos o 10 dólares. Todos los bienes que poseían los Putin, dos departamentos, un terreno, un garaje y tres autos, se los quedó Vladimir.

Al menos todavía aparecen en sus declaraciones de impuestos como presidente.

A pesar de todo esto, ahora se sabe que Lyudmila y su nuevo esposo compraron una villa Art Deco frente al mar que los lugareños llaman “Souzanna” por unos siete millones de euros y que luego invirtieron varios millones más para remodelarla.

Se trata de una mansión con una espectacular entrada semicircular, decorada con un bajorrelieve de los arquitectos Jean y Joel Martel. La villa tiene 450 metros cuadrados y un parque de 5.000 metros cuadrados con una gran piscina, las ventanas dan al Atlántico y todo a su alrededor es un campo de golf.

Esa era la zona donde ya los Putin tenían propiedades desde hace años y pasaban sus vacaciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído