El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

¿Derroche dinerario o una locura?

¿DERROCHE DINERARIO O UNA LOCURA?

Dilecta Pilar:

De nada. Tu artículo es una columna enjundiosa. En mi crítica, me limité a dar sobre él dos pinceladas. El amor es un concepto que (como ocurre tres cuartos de lo propio con otros, familia, verbigracia) cada día que pasa derriba más barreras o extiende (alarga y ensancha) más su territorio o influencias. Hay quienes dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y dicen verdad. Pero lo mismo podemos decir nosotros al contrario o viceversa, que una palabra vale más que mil imágenes. Amor, por ejemplo.

¿De qué disentimos? ¿De la experiencia que tuviste y sobre la que urdiste el microrrelato? Lo que viviste (las emociones y sensaciones que tuviste durante ese espacio de tiempo, lleno de momentos) y lo que quedó escrito no es lo mismo, aunque fueras sumamente fiel y aun exacta al trasladar al papel tus recuerdos. ¿O de la interpretación que tú quisiste dar y la que saqué de la primera lectura que hice del mismo? Te propongo que des a leer ese texto a diez personas. Comprobarás cómo cada quien opina algo distinto del resto. ¿Por qué? Porque cada uno de nosotros somos distintos. Nuestras vidas distintas nos hacen distintos. Y bienvenida la distinción (sea esta mera realidad o galardón), un premio.

Hice, básicamente, lo de siempre: limpieza, leer, escribir, zuritear,…

Me parece bien que el mural de mi tocayo, Grávalos (marchamo, seña de identidad o símbolo de la zaragozana Facultad de Filosofía), se salve de la “quema”, se retire. Y luego se recoloque (aunque a alguien le parezca dicha medida derroche dinerario o una locura).

La mayoría de las veces valoramos (a las personas y a las cosas o los casos que tienen que ver con ellas) según interpretamos sus actos, sus gestos, sus obras (y alguna vez hemos sido unos zoilos redomados, al tratarlas como lo que después, nunca, jamás, hemos vuelto a verlas así, como sus sobras).

La riqueza de la vida está en las muchas perspectivas o puntos de vista que hay de abordarla, de mirarla, tantas/os como son los ojos que reparan en un aspecto, cara o faceta concreta y que no ven otras/os; y viceversa.

Me parece bien. O muy bien (teniendo pareja, claro). Me temo que, siendo el 14 de febrero san Valentín, la festividad de los enamorados, la jornada del “te quiero por todo el bien que me haces dejándome vivir a tu lado”, hubiesen sido peores opciones decantarse por hacer o llevar a cabo otros hechos menos golosos.

Te entiendo, porque todos nos hemos equivocado al valorar un hecho (el que sea) la primera vez, por nuestra primera (no siempre certera) impresión. Luego, al reparar en otros aspectos, caras o facetas de ese poliedro, hemos mudado (lo cabal o justo) de criterio o parecer.

Otro (de tu amigo Otramotro).

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído