El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Toda pasión que tengas has de cuidarla

TODA PASIÓN QUE TENGAS HAS DE CUIDARLA

Dilecta Pilar:

Gracias. No creo que haya palabra mejor en español, aunque a mí, por su sonoridad, me puedan gustar más otras (caramba o carámbano, por ejemplo, aunque la segunda no sea, no, como alguien cree, la negación de la primera). Como dicen los franceses, “es el gesto lo que cuenta” (siempre que este no te deje en la cuneta, se sobreentiende, por supuesto; que no quiere decir por el puesto que ocupa en una cola o fila, que ninguna relación tiene con la clorofila, aunque suene muy parecido). El valor material del pin de la UGT, lo que costó, nada tiene que ver con su valor inmaterial (cada uno le dará el suyo, aunque haya varios que coincidan en el mismo, ejemplo de solidaridad). Ya sabes que no hay que confundir valor y precio, como suele hacer el necio, según la sentencia quevedesca que popularizó el menor de los Machado, don Antonio. La fidelidad (más que los años de afiliación) y la lealtad, aunque no sean hoy valores en alza, son los que riego a diario y cultivo, porque son los que a mí me llenan y sirven.

Coincidamos o discrepemos, nos respetamos, que eso es lo que cuenta, el gesto, que muchas veces deviene una gesta, hazaña o proeza.

Me agradan mucho dos frases de Paul Carvel (“La pasión es una obsesión positiva. La obsesión es una pasión negativa” y “El sueño del escritor es ser escultor de palabras y pintor de ideas”). Ya sabes qué se ha de hacer con una pasión, cuidarla, como oro en paño, en todo momento y lugar u ocasión, siempre que esta no devenga en prisión (aunque está permitida la que cursa o provoca irrisión, tanto en el actor como en el espectador).

Pues si estás de acuerdo conmigo en todo (lo que recogía el correo que te envié ayer), procuraré que en este no comente nada que te lleve a disentir de mí. ¿Que no te lo crees? Pues yo, por no discrepar, tampoco, ¡hala! (acaso venga a propósito, como anillo al dedo, usar la expresión ¡santas pascuas!, por pertinentísima).

¿Te has quedado con el juego de palabras de servidor, eh? Hay quien no entiende que la literatura también goza o tiene su vertiente lúdica, que, por cierto, puede dar mucho de sí (estirarse y hasta hacer pompas, como de niños hicimos con el chicle), o sea, sí, de juego.

Curioso regalo navideño (y entrañable), sin duda, el de las losetas de la Facultad zaragozana de Filosofía y Letras, que no se guisan y luego no se comen, no, como las setas.

Ya, ya (no pienses que te estoy llamando abuela, ¿eh?). Esta mañana, en la librería/papelería “El Cole” me he dado cuenta del hecho. En el espacio reservado los viernes para ti en el Heraldo de Aragón aparecía hoy una columna de Isaías Lafuente. A ver si mañana la leo (ya sabes que los sábados aprovecho la mañana para hacer la limpieza semanal y acostumbro a hacer acto de presencia o llego más tarde de lo habitual al lugar mencionado, donde los asiduos, quienes frecuentamos el sitio a diario, cuando coincidimos en el tiempo, podemos montar un mentidero en un pispás).

Otro (de tu amigo Otramotro).

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído