El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

¿Por una razón lógica y normal?

¿POR UNA RAZÓN LÓGICA Y NORMAL?

Dilecta Pilar:

He conseguido hallar un cíber, donde darle, durante un rato, a las teclas de un ordenador.

Quienes no usamos la/s herramienta/s del amor (sexual) con los otros (las otras) solemos echar mano (¿por una razón lógica y normal?) del doble de humor.

Ídem, sea cual sea el lugar donde decidas ir con tu pareja (u otras personas) a desconectar.

Estoy en ello, amiga. A las teclas del ordenador que me han asignado se le han borrado las letras y ya me he confundido o equivocado varias veces al escribir. Veremos qué resulta.

Espero que la lectura y puntuación de los 103 trabajos que optan al premio “Villa de Velamazán” no actúen a modo del brandy de igual nombre (en realidad, número) y quedes, tras el trámite o proceso, beoda.

He leído tu columna “¿Infancia libre?” (un imposible, teniendo —en cuenta— los padres, ellas y ellos, que muchos tienen). Has puesto el dedo en la llaga sangrante, ulcerosa. ¡Cuánto tienen que aprender algunos padres (hembras y varones) para comportarse de manera cabal; no usando a los niños como armas arrojadizas! Si en diversas escuelas se adoctrina, en varias familias ocurre lo mismo, tres cuartos de lo propio (en contra de uno de los progenitores —si estos están separados, a veces, a los niños les pasa y pesa lo mismo en los dos domicilios—). Parecen pugnar por ganar al diabólico juego de ¡A ver quién habla peor del otro! ¡Vergonzoso! Así que coincido con tu crítica. Dicen que se pretende conseguir la infancia libre, de acuerdo; pero eso se va a lograr ¿esclavizando a los hijos? Lo dudo (sin dar muestras de hesitación).

Descanso bastante (me echo unas siestas de más de una hora) y me preocupo si no me ocupo (cuando tengo una idea, le tengo que dar pronto, cuanto antes, forma; porque, si luego vuelvo sobre el breve apunte de ella, si ha pasado algún tiempo, ya no suelo recordar qué razón quería sostener o decir). Ya sabes que las teclas son nuestro don y nuestra condena. Algo parecido venía decir Truman Capote, cuando adujo que “cuando Dios le entrega a uno un don, le entrega también un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse”.

De nada (te leo y comento con gusto).

Que pases buen día.

Otro (de tu amigo Otramotro).

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído