El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Deja un rastro de fragancia

DEJA UN RASTRO DE FRAGANCIA   EN EL AMBIENTE LA RISA      Si conmigo, Iris, te enconas, Pero luego me perdonas, Te diré lo que un pianista Danés, Borge, y humorista Adujo: entre dos personas Llamó risa a la distancia Más corta; de su importancia Son muchos los que han hablado Y con otros entablado Amistad por su fragancia.     

Libre fluya la expresión

LIBRE FLUYA LA EXPRESIÓN      Prohibir una expresión Porque nos resulte odiosa Una acción muy peligrosa Puede ser, de asaz presión. Os haré una confesión: Esto aprendí en cierto curso; Quien defiende que un discurso Que ofende debe vetarse Abona sin cuenta darse Que echen el de él del concurso.      Ángel Sáez García   

A Iris, que en eso se esmera

A IRIS, QUE EN ESO SE ESMERA      A la “viejoven” edad En la que este menda se halla, Siente lo que no se calla; Que el frío en la soledad Se acrecienta y la humedad; Que, aunque poco bueno espera, Puede ocurrir la repera En cualquier sitio o momento Y erigirle un monumento A Iris, que en eso se esmera.      Ángel Sáez García

Así de original es Otramotro

ASÍ DE ORIGINAL ES OTRAMOTRO Dilecto José Ignacio: Si no te enfadas conmigo, intentaré explicártelo como suele hacer uno de mis heterónimos (al que le tengo, si no de forma perfecta, satisfactoriamente aleccionado), mi amigo Emilio González, “Metomentodo”: una es la fecha en la que el hacedor de mis días (todo autor es, de alguna

Oír tocar a muerto me aterraba

OÍR TOCAR A MUERTO ME ATERRABA Ignoro, atento y desocupado lector (sea ella o él), si le ha ocurrido o ha vivido algo parecido a lo que me acaeció o tocó experimentar a mí, esto es, si nació en el seno de una familia numerosa (cuando yo vine al mundo, tenía un hermano mayor, José Javier, pero, gracias a Dios o al azar, se sumaron a

Misiva a Isis, mi musa tinerfeña (12)

MISIVA A ISIS, MI MUSA TINERFEÑA (12) Dilecta (conjeturo o juzgo que te cuadra o encaja mejor otro adjetivo más cabal, y este en grado superlativo, pero prefiero contenerme y guardarlo en el tintero, por si, dentro de un tiempo, se da la ocasión propicia para expresarlo con total libertad, sin cortapisas) Isis: Como no puedo (porque así

Un día escribiré con más detalle

UN DÍA ESCRIBIRÉ CON MÁS DETALLE Dilecta Pilar: Siempre recordaré que a José Carlos le ayudaba a pasar (él escribía a máquina lo que yo le dictaba) los apuntes de Filosofía (cuando estudiábamos COU, en el colegio “Enrique de Ossó”, “Las Teresianas”). Por alguna caja deben andar arrumbados esos materiales (si hubiera impartido

Intuyo, Iris, que Dios hará un milagro

INTUYO, IRIS, QUE DIOS HARÁ UN MILAGRO   En menos tiempo del que invierte Diana En extraer de su carcaj la flecha, Colocarla en la cuerda (que la acecha) Del arco, dispararla y hacer diana,   En menos, servidor, de meridiana Manera, en la jornada de la fecha, Que él contento está y ella satisfecha Constata; y que la dicha es cotidiana.

Te agradezco la muestra de empatía

TE AGRADEZCO LA MUESTRA DE EMPATÍA      Dilecto José Ignacio:      Te comento lo mismo que les he referido antes a otros (María Pilar Martínez Barca, verbigracia). No tenemos (ni tú ni yo) ninguna obligación de contestar, pero yo lo intentaré siempre que pueda (no tengo acceso a Internet ni ordenador; son varios los que no me

Para crear se tiene que creer

PARA CREAR SE TIENE QUE CREER Crear algo, lo que sea, puede ser lo más fácil del mundo o lo más difícil (son muchos los factores que pueden influir en el proceso creativo). Evidentemente, para crear uno tiene que creer que puede, que está capacitado para crear, ponerse a ello y salir airoso del brete, porque, en el caso contrario, la

Misiva a Isis, mi musa tinerfeña (11)

MISIVA A ISIS, MI MUSA TINERFEÑA (11) Dilecta Isis: ¿Cómo? ¿Que mi admirada y amada musa se ha dignado escribirme y, además, por extenso? ¿Seré otro Santo Tomás? Si no lo veo, no (me) lo creo; por ser el hecho inaudito, insólito. He celebrado tanto tu arrojo, mi sorpresa, que he mandado un recado al campanero de la catedral de Tudela,

Podemos disertar de otros asuntos

PODEMOS DISERTAR DE OTROS ASUNTOS Dilecta Pilar: Pues si no quieres hablar (que nuestros correos traten sobre el último tema) de política, no hablamos. No tengo objeción que poner a tu pensamiento ni inconveniente en que propongas otra materia sobre la que discurrir. Podemos disertar sobre otros muchos asuntos. Haces bien en preferir lo

«Eres un entrometido»

“ERES UN ENTROMETIDO”      Ayer soñé que cenaba Con un autor vanidoso (Tanto que devino odioso): Cuando bulos no contaba De ocultarlos él trataba; Para mí fue divertido Entrampar al fementido Y hacerle alargar embustes Sin fundamentos ni fustes; “Eres un entrometido” Me soltó; me lo gané Cuando al tal lo arrinconé.     

¿Hay que tener miedo al miedo?

¿HAY QUE TENER MIEDO AL MIEDO?   ¿HAY QUE TENÉRSELO AL MEDIO?      El catorce me asignaron, Iris, no el asiento trece; Mas no te extrañe que rece, Pues los hados se juntaron: Junto a la china sentaron. Tenga solución la cosa O no, impar musa, piadosa/preciosa, No me quejaré por ello Y a esta oda pondré mi sello, Al concluir que

Considerando todo lo aprendido

CONSIDERANDO TODO LO APRENDIDO      Dilecto José Ignacio:      De nada. O, si lo prefieres, gracias a ti por propiciarla. Sin tus líneas no hubieran existido las mías. Ídem. Todos erramos, servidor también (como algún día —más de uno, seguramente— advertirás). Lo que conviene o viene a cuento es aceptar, de buena gana

Puede que se tratara de un espejo

PUEDE QUE SE TRATARA DE UN ESPEJO Anoche soñé que yo era la sombra de Dante y, por ende, que acompañaba a este, mientras Virgilio lo guiaba por un tramo del Purgatorio. En un trecho del mismo, se nos acercó una sombra (y ahora, cuando me pongo a urdir el sueño, dudo del hecho, porque puede que se tratara de un espejo y nosotros nos viéramos

¿Ascenderé como un cohete al Cielo?

¿ASCENDERÉ COMO UN COHETE AL CIELO? Hoy he soñado que mi admirada y amada musa (pues sigo estando prendado, como el primer día, de su arrolladora personalidad; y, asimismo, tributándole mi fidelidad y lealtad a todo trance, por ser una mujer fautora, dispuesta a ayudarme —en lo que sea; poco importa el cómo, el cuándo y el dónde

La salud es el bien más apreciado

LA SALUD ES EL BIEN MÁS APRECIADO Dilecta Pilar: Seguramente contribuyó al despiste (de ambos, tuyo y mío) un hecho concreto, que el día 1 de noviembre, viernes, festividad de Todos los Santos, no pude acceder a un ordenador, como te consta. Y ya el lunes, tras el puente, olvidé que había leído tu columna de dicho día en el Heraldo

Me consta que hay políticos versados

ME CONSTA QUE HAY POLÍTICOS VERSADOS Dilecta Pilar: Me consta que hay políticos versados, cultos, pero ¡como abunda tanto político de tres al cuarto o politicastro!, pues… ya se sabe, se llega a la conclusión que tú has arribado, de que política y cultura parece que no hagan buenas migas, se lleven mal o encajen peor. A ti, a ti,

A cuantos bien me educaron

A CUANTOS BIEN ME EDUCARON   Y MIS DONES DESPERTARON      —Quienes guían y dirigen Y se muestran coherentes Son magníficos docentes Si oportunamente eligen Y, cuando toca, corrigen.    —Quienes de verdad educan Lecciones que no caducan Imparten a sus discentes. Estos no son inocentes Si a sus maestros desnucan.      Ángel Sáez

¿Existe el amor adulto?

¿EXISTE EL AMOR ADULTO?      Cada vez que me enamoro Lo hago en plan adolescente, Con pureza, eternamente. A mi amada yo la adoro, Aunque, en sueños, la devoro. Unas veces un estulto Me juzgo y otras un culto, Un profano y un perito Si sobre Iris yo medito. ¿Existe el amor adulto?      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

Me ha hecho mucha ilusión leer tu escrito

ME HA HECHO MUCHA ILUSIÓN LEER TU ESCRITO Y TAMBIÉN REDACTARTE ESTOS RENGLONES Dilecto José Ignacio Santaolalla Sáez (¡oh, qué sorpresa!, tu segundo es mi primer apellido), hermano camilo: Me ha hecho mucha ilusión leer tu escrito. De veras, por diversas razones. Eres primo carnal (o primo hermano) de José Luis (si en Navarrete nos

Está claro el propósito de Funes

ESTÁ CLARO EL PROPÓSITO DE FUNES ¿SE TE ATRAGANTARÁ, MARGA, “EL DESQUITE”? Ayer, por la tarde, mientras releía el canto vigésimo quinto del Infierno de “La Divina Comedia”, de Dante Alighieri, repetí, de manera instintiva, el mismo gesto que allí refiere el susodicho que hizo, o sea, que me puse el dedo índice de mi mano diestra

Hasta saludarlo evita

HASTA SALUDARLO EVITA   QUIEN EN LA COPIA MILITA   “No hay mal que por bien no venga” Dice el refrán castellano. Quien quiera hallar al villano Le recomiendo que tenga Seis amigos y esta arenga Les haga: los necesita Porque anda escaso de guita. Comprobará que un amigo Se ha mudado en enemigo, Porque saludarlo evita.  

Como este es el primer correo, Alberto

COMO ESTE ES EL PRIMER CORREO, ALBERTO IDÉNTICA PROPUESTA TE PLANTEO Dilecto Domingo (o Txomin); no te lo tomes a mal; (no) es por hacerte rabiar, Alberto: Cierto; le dimos durante un rato (entre cinco y diez minutos), amigablemente, a la mui o sinhueso en el exterior del bar “La Esquina”, sito en una de las tales de la plaza dedicada

¿Siempre el mejor deseo se abre paso?

¿SIEMPRE EL MEJOR DESEO SE ABRE PASO? —Acaso te sirva, “Metaplasmo”, lo que en “El guardián entre el centeno” (1951), Jerome David Salinger recuerda a quien lee su novela: la oportuna distinción que, entre insensato y sensato, halló o estableció Wilhelm Stekel. Para el citado psicólogo austríaco, mientras que el primero ansía

¿Qué puede, Iris, ayudarme?

¿QUÉ PUEDE, IRIS, AYUDARME?   Hoy quiero que me perdones, Porque acertado no estuve Ayer, cuando me/te entretuve Diciéndote que me pones. Encomiar tus ene dones Debí; ergo reconciliarme Contigo anhelo; no es liarme La manta a la testa hacerlo; Pues yerro y reconocerlo Solo, Iris, puede ayudarme.      Ángel Sáez García   

Amiga, estás haciendo lo correcto

AMIGA, ESTÁS HACIENDO LO CORRECTO Dilecta Pilar: Estás haciendo lo correcto. No dejes de cuidarte (y, si lo haces con arte, que me consta que lo haces de esa guisa, acompañada del arte que creas sin parar, mejor que mejor). Ya me lo temía, el aumento de casos. Lo que me extraña es que algunos de quienes terminaron la carrera de Medicina

Misiva a Isis, mi musa tinerfeña (10)

MISIVA A ISIS, MI MUSA TINERFEÑA (10) Dilecta Isis: Comprobaste en la comisaría lo que sabías de antemano, que de todo hay en la viña del Señor. Dependiendo de quién te toque tras una ventanilla o del día que tenga el o la funcionaria de turno que esté y obre tras ella, la gestión deviene una bendición, pues trascurre como la seda,

¿Qué originó el del bus vuelco?

¿QUÉ ORIGINÓ EL DEL BUS VUELCO?   No fue el descomunal viento, Que sacudió, de repente, El bus, quid del accidente, De que este volcara; el viento No fue la causa; no miento; Sino que el de tos ataque De un viajero puso en jaque Al de pasajeros resto, Que, al apartarse, ese gesto, Motivó que hoy lo destaque.      Ángel Sáez

En carta han devenido los correos

EN CARTA HAN DEVENIDO LOS CORREOS Dilecta Pilar: Ya ves. Con dichos comentarios o correos he urdido, como otras veces, una epístola entera, que sobrepasa el folio. De nada. Gracias a ti y a tu artículo o columna hodierna, he podido trenzar el parecer que ha devenido, por arte de birlibirloque, en otra misiva que agregar a la extensa colección.

¿Ven en el extremeño un excremento?

¿VEN EN EL EXTREMEÑO UN EXCREMENTO? Dilecta Pilar: Mira que eres… como eres (y es que todos somos como somos —sé que esto ya lo dijo y dejó escrito en letras de molde Pero Grullo, pero te rogaría con encarecimiento que no me achararas o afearas que lo plagio a sabiendas—, ergo, tú, como cada quien (servidor no se considera una

Te amo más cuantos más me das abrazos

TE AMO MÁS CUANTOS MÁS ME DAS ABRAZOS   Iris, ¿te consta que el planeta Tierra Gira, cual madre, alrededor de su hijo, El Sol, a fin de darte a ti cobijo Antes de que se oculte tras la sierra?   ¿Te consta que en tu honor y prez no cierra La estación del invierno hasta que es fijo El blanco en los almendros, según dijo El vate

¿A que no te estoy mintiendo?

¿A QUE NO TE ESTOY MINTIENDO?   —Con los años he ganado En calma, en moderación Y en sutil ponderación, Pero he perdido al osado Que fui, pues me he aburguesado. —Cuando todo te va yendo Bien, tú tiendes, como tiendo, A conservar lo que tienes Y a arriesgarte ya no vienes. ¿A que no te estoy mintiendo?      Ángel Sáez

¡Qué cicatriz, Beatriz!

¡QUÉ CICATRIZ, BEATRIZ!   Quien consulta aquellas voces Que ignora en el diccionario ¿Puede ser tan ordinario Como el adicto a dar voces, Que el de sus gustos y goces Listón apenas eleva, Con Iris salga o con Eva, Con Gema o con Beatriz, Que luce una cicatriz Que a quien amó tal vez deba?      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

A Esther, que tenía quince

A ESTHER, QUE TENÍA QUINCE   Trece años tenía, trece, Cuando mis ojos de lince, De Esther, que tenía quince, Se prendaron. Que yo rece Por ella a mí me parece, Amén de oportuno, justo, Y de un estupendo gusto, Porque hizo que yo temblara De amor y que la admirara Por su inolvidable busto.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

Muchas gracias, Jesús, por tus renglones

MUCHAS GRACIAS, JESÚS, POR TUS RENGLONES      Dilecto Jesús (Arteaga Romero):      Gracias, muchas gracias, por los renglones de los dos escritos (servidor tiene pocas cosas claras, pero una de ellas es, sin hesitación, esta, que siempre intentará mostrarse compasivo con los demás y serán para él bienvenidas todas las muestras

Cuando a Iris pinto me evado

CUANDO A IRIS PINTO ME EVADO   Cuando a la omnímoda entrega Sumo el de(d-l)icado esfuerzo, Yo juzgo, si no me tuerzo, Y sigo recto en la brega, Como quien bienes agrega, Que es necesaria pasión, La positiva obsesión, Y enamorarme del todo Del personaje, impar modo De a Iris pintar, ¡qué evasión!      Ángel Sáez García

De nada servirá practicar yoga

DE NADA SERVIRÁ PRACTICAR YOGA SI NO VA A COMPAÑADO DE CORDURA DilectaPilar: Esta mañana en la librería/papelería “El Cole” (que no ha cerrado aún sus puertas, no, como así te adelanté, porque, al parecer, hay una persona interesada en que el susodicho establecimiento o negocio no eche el cierre, y ya ha hablado con mi amigo Miguel

Dan cuenta de la elipsis los tres puntos

DAN CUENTA DE LA ELIPSIS LOS TRES PUNTOS QUE CADA QUIEN ANOTE EL COLOFÓN “Cuando, como consecuencia del diuturno, inmenso e intenso placer que uno siente, quedan cautivadas o prendado el grueso de nuestras capacidades humanas de las habilidades o virtudes que atesora la persona que amamos y admiramos, y nuestro espíritu permanece pendiente

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído