LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: “La jugada de Casado y el plebiscito sobre Sánchez y sus mentiras”

El próximo 13 de febrero, con la batalla de Castilla y León, se inicia de verdad la guerra de La Moncloa

Que Mañueco se la ha metido doblada a Igea, esta fuera de toda duda.

El de Ciudadanos, cabreado como una mona porque se queda sin sillón de vicepresidente y va a tener que volver a currar como médico, afirma que el popular ha jugado sucio disolviendo el Gobierno y convocando elecciones autonómicas.

El del PP alega que el otro estaba chalaneando con el PSOE y que tuvo que moverse porque le preparaban una moción de censura.

Da igual. Lo relevante es que el próximo 13 de febrero, con la batalla de Castilla y León, se inicia de verdad la guerra de La Moncloa.

Aunque tiene a favor todas las encuestas e indicios de que el PP está devorando a Ciudadanos, Mañueco no hubiera dado el paso sin contar con la bendición de Pablo Casado y de Teodoro García Egea.

La jugada es evidente. Restan dos años como máximo para las elecciones generales, y la dirección del PP ha decidido que la mejor manera de desgastar a Sánchez es convertir lo que queda de legislatura en una sucesión de reveses electorales.
Primero en Castilla y León, después en Andalucía, más tarde en Valencia y quizá después en Baleares.

En ninguna de esas regiones pinta bien el panorama para el PSOE y una serie de derrotas escalonadas, sumada al deterioro de la economía, la escalada de los precios, la inflación y las habituales pifias gubernamentales, debilitarán a Sánchez, que no levanta cabeza desde que Isabel Díaz Ayuso le pegó un revolcón antológico en Madrid.

Según todos los sondeos, el PP arrollará en Castilla y León, pero va a ser complicado que llegue a la mayoría absoluta, lo que obligará a Mañueco a contar con VOX, como le ha pasado a Ayuso en Madrid.

En cualquier caso, lo importante, la clave, lo esencial es que esas elecciones regionales, además de subrayar la tendencia a la baja de Sánchez, reforzarán la figura de Casado como alternativa.

Van a permitir al presidente del PP proyectar la idea de que, además de Ayuso, hay otros barones regionales capaces de imponerse al PSOE y a sus compinches.

No hay que ser un lince para pronosticar que los gurús de La Moncloa harán lo imposible por proyectar la tesis de que lo de Castilla y León son unos simples comicios autonómicos y que quien se presenta es el malhadado Tudanca y no Sánchez, pero en España todo se valora en clave nacional.

El próximo 13 de febrero de 2022, en Castilla y León, como ocurrió el pasado 4 de marzo de 2021, en Madrid, lo que tendremos es un plebiscito sobre Sánchez, sus trampas y sus mentiras.

Y a partir de ahí, a seguir empujando, que España y todos nosotros nos merecemos un presidente y un Gobierno menos malo que este.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído