La Moncloa rechaza informar de los paseos en aeroplano oficial del líder del PSOE por ser "materia especialmente sensible"

Pedro Sánchez insiste en que el avión ‘Falcon’, que pagamos todos los españoles, es sólo suyo

Con una caradura que espanta, el socialista Pedro Sánchez ha utilizado reiteradamente aeronaves oficiales, pagas con sus impuestos por el sufrido contribuyente español, para acudir a actos de su partido, como los congresos regionales del PSOE e incluso para irse de concierto con su mujer y unos amigos.

Cada vez que ponen en marcha los motores del Falcon, por poner un ejemplo, nos cuesta a los contribuyentes españoles la friolera de 10.000 euros, pero Sánchez se niega a dar explicaciones y arropado por sus compinches de Podemos, continúa ocultando detalles básicos.

Y lo hace siempre con la misma excusa: alega que sus paseos son «materia especialmente sensible».

Así ha despachado el Gobierno la solicitud de información que presentó por escrito el Partido Popular sobre datos tan básicos como el origen, el destino y el motivo de los viajes realizados por Sánchez durante 2021, utilizando el avión Falcon y el helicóptero Super Puma, ambos del Ejército español.

El escándalo, inimaginable en cualquier país democrático de nuestro entorno, persigue al Gobierno socialcomunista en general y a Sánchez en particular desde que, nada más llegar a La Moncloa en 2018, empezó a utilizar el Falcon y el Super Puma para acudir a citas no ya partidistas, sino privadas, como irse de concierto con su mujer a Benicássim (Castellón) o a la boda de su cuñado en un pueblo de La Rioja.

Sólo desde el pasado 7 de noviembre de 2021, La Moncloa ha movilizado hasta en 54 ocasiones el Falcón y el Súper Puma, aeronaves del Ejército del Aire.

Se utilizaron en Málaga, Alicante, Gran Canaria, Bilbao, Murcia y Santiago Compostela, viajes realizados desde el pasado 7 de noviembre.

El pasado 7 de noviembre, el Súper Puma llevó al líder del PSOE a un supuesto acto institucional en Málaga, desde donde posteriormente se desplazó hasta Torremolinos para el Congreso Regional del PSOE andaluz donde se eligió a Juan Espadas como secretario general.

El 14 de noviembre, Sánchez se desplazó hasta Alicante para un encuentro con «representantes del sector turístico» en Benidorm y después acudió a clausurar el Congreso Regional del PSPV-PSOE junto a Ximo Puig.

En ambos viajes, las aeronaves del Ejército del Aire realizaron un total de 16 viajes, ocho cada día.

El procedimiento fue el siguiente: viaje del Súper Puma desde Cuatro Vientos a Moncloa para recoger al presidente. De ahí, a Torrejón de Ardoz para dejar a Sánchez y regreso a Cuatro Vientos. Desde Torrejón, el Falcon partió a Málaga y Alicante y luego volvió a la base donde el Súper Puma -que volvió a viajar desde Cuatro Vientos- esperaba al líder del Ejecutivo para transportarle nuevamente hasta Moncloa.

El mismo procedimiento se utilizó en ocasiones posteriores en otros viajes de Sánchez.

Por ejemplo, en Canarias, donde además se utilizó otro helicóptero para el movimiento entre islas. Allí, Sánchez participó en otro acto de los socialistas canarios.

Tanto el Falcon como el Súper Puma son dos aeronaves del Ejército del Aire.

En el caso del segundo, se trata de un helicóptero del 402 Escuadrón que entró en servicio en España en 1982.

Su uso supone un desembolso de alrededor de 5.000 euros cada hora.

Te puede interesar

TODAS LAS OFERTAS

LA MEJOR SELECCIÓN DE OFERTAS ONLINE

Seleccionamos y organizamos miles de ofertas online para ti

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído