El TS se reune el 23 de junio para clausurar las TDT que el Gobierno Zapatero adjudicó a dedo

Rajoy se harta de Atresmedia y Mediaset y da luz verde al cierre de ocho canales ‘ilegales’

El ministro Soria está totalmente a favor del cierre, opinión que no comparte la vicepresidenta Sáenz de Santamaría

Rajoy se harta de Atresmedia y Mediaset y da luz verde al cierre de ocho canales 'ilegales'
Silvio González y Paolo Vasile.

La decisión puede suponer un duro golpe para los dos gigantes de la televisión en España -Mediaset y Atresmedia- y ha provocado un enfrentamiento entre la vicepresidenta y el ministro de Industria

Mariano Rajoy está hasta el gorro de los Paolo Vasile, Javier Bardaji, Mauricio Carlotti, Silvio González y compañís. El presidente del Gobierno se ha hartado de Atresmedia y Mediaset, ha llegado a la conclusión de que los magnates televisivos sólo reaccionan cuando ven dinero y da luz verde al cierre de ocho canales ‘ilegales

El Tribunal Supremo se reunirá el próximo 23 de junio para decidir si ordena el cierre de ocho canales de TDT que Zapatero adjudicó a dedo.

La cacicada del malhadado Gobierno socialista es algo que prohíbe taxativamente ahora la nueva Ley Audiovisual y que se cuestionaba también en la anterior (El duopolio Mediaset-Atresmedia mantiene el control de una TDT menguante).

La decisión supone un duro golpe para los dos gigantes de la televisión en España -Mediaset y Atresmedia- y ha provocado un enfrentamiento entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que fue quien en agosto de 2012 favoreció a Atresmedia dejándoles absorber LaSexta cuando estaba en quiebra,  y el ministro de Industria, José Manuel Soria, quien parece destinado a jugar un paple más determinante en la comunicación oficial.

La ‘Vice’ apoya a las empresas y es partidaria de modificar si es necesario la ley para evitar el cierre, justo en vísperas electorales, lo que ayudaría a rebajar la tensión con los grandes grupos audiovisuales, especialmente cuando desde el Gobierno se les está presionando para rebajar el tono de crítica y reducir el espacio que se concede a Pablo Iglesias y a Podemos.

El ministro Soria, sin embargo, comparte la posición de la Abogacía del Estado y quiere esperar a la sentencia y no intervenir en ningún caso para que no se acuse al Gobierno de injerencia en el Poder Judicial, ante el temor además de que la Unión Europea acabara declarando ilegal la modificación de una normativa que blinde los canales en duda (El Gobierno saca a concurso seis nuevos canales de TDT pero no satisface a las privadas).

Todo ello al margen del interés de Industria de liberar espectro para dejarlo en manos de las operadoras de telecomunicaciones. No en vano, tras el cierre de los nueve canales en 2014, el sector ha perdido por el camino un múltiplex y en la nueva adjudicación tan sólo se van a repartir cinco canales.

Presiones al Gobierno

Tal y como informó elEconomista el pasado 16 de abril, las televisiones llevan meses presionan para que modifiquen la ley audiovisual antes de que se pronuncie el Alto Tribunal y así dejar sin efecto la previsible sentencia desfavorable a sus intereses.

El objetivo de Atresmedia y Mediaset, que pueden ver su oferta reducida a tres y dos canales, respectivamente, era que el Gobierno blindara los canales antes de sacar el concurso de las nuevas licencias, un pulso que ganó Soria ya que el Ejecutivo aprobó la licitación de las nuevas señales a finales del pasado mes de abril.

Unidad Editorial, Vocento, Mediaset y Atresmedia se han reunido ya en este sentido en reiteradas ocasiones con la vicepresidenta y el ministro de Industria para proponer una modificación de la ley (13TV presenta su oferta para la adjudicación de canales de TDT).

En concreto, han pedido añadir un tercer apartado a la disposición transitoria segunda de la misma, por la cual se blindaría y se excluiría del concurso las ocho licencias que les fueron entregadas durante la implantación de la TDT, es decir, entre 2005 y 2010. Con ello, se asegurarían su explotación durante quince años, más las prórrogas.

La modificación de la ley propuesta por las empresas incluiría otra disposición para dejar claro que este blindaje no afecta a las nueve licencias cerradas en mayo de 2014 por orden también del Alto Tribunal, por haberse otorgado a dedo un mes después de que se aprobara en 2010 la nueva Ley Audiovisual que obligaba a que se repartieran por concurso.

La postura del presidente

La postura del presidente Mariano Rajoy no es amigua en esta ocación. Todo apunta a que Mariano Rajoy, no muy satisfecho por la forma que su vicepresidenta ha llevado la comunicación, se posiciona del lado de Soria.

Es significativo que Rajoy impusiera que el ministro de Industria acompañara a la vicepresidenta en todas las reuniones con los grupos mediáticos y quitó además a Santamaría el poder de decisión sobre las seis nuevas licencias que se concederán en octubre, justo antes de las elecciones, asumiendo él personalmente esa tarea (Luis Enríquez (Vocento): «No entendemos que se saquen más licencias TDT»).

Si el cierre se lleva finalmente a cabo, Mediaset perderá cuatro canales (Energy, Divinity, Boing y FDF) y se quedará sólo con Telecinco y Cuatro; Atresmedia tendría que cerrar Neox y Nova y mantendría Antena 3, La Sexta y el nuevo canal que ocupa el espacio de Gol TV.

Los espectadores vivieron ya el año pasado el cierre de Nueve y La Siete (Mediaset); Nitro, Xplora y La Sexta 3 (Atresmedia) y otras dos frecuencias pertenecientes a Veo TV y Net TV, que ocupaban MTV, Marca, Veo7 e Intereconomía.

El posible cierre de los otros ocho canales tiene al sector en vilo ya que amenaza a la industria audiovisual, deja en el aire los planes de expansión de las cadenas y compromete la inversión realizada hasta la fecha en el desarrollo de la TDT.

Así, las televisiones se verán obligadas a volver a denunciar al Gobierno si el Supremo anula las licencias puestas en duda, ya que fue el Ejecutivo quien cometió la presunta ilegalidad de repartir los canales a dedo. Los grupo ya han pedido una indeminización por el primer cierre.

Primeras voces en el Gobierno a favor de la publicidad en RTVE

El presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, lanzó la advertencia el pasado martes en el Congreso de los Diputados ( «El actual sistema de financiación de RTVE no es viable»).

«El actual sistema de financiación de RTVE no es viable para mantener una televisión de calidad».

Sánchez no está solo porque, según las fuentes consultadas por este periódico, tanto en el Gobierno como en el PP empieza a cobrar fuerza la idea de recuperar la publicidad, algo que en cualquier caso no sería inminente y dependería por lo tanto del resultado de las próximas elecciones.

El miércoles, por otro lado, los tres consejos de informativos de RTVE (TVE, RNE e Interactivos) pidieron la dimisión de Sánchez después de haber asegurado en el Congreso que es votante del PP y que seguirá votando a ese partido.

En un comunicado conjunto, los tres órganos de representación profesional de los periodistas señalan que la confesión de Sánchez sobre sus preferencias políticas «compromete gravemente la credibilidad y la imagen de independencia de los Servicios Informativos».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído