JUGOSO BOLETÍN DEL SINDICATO DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA SOBRE LOS TEJEMANEJES DE LA CÚPULA DIRECTIVA

UGT desvela por qué Enric Hernández y Fran Llorente (TVE) han renovado a toda prisa a Cintora sin merecerlo

"Tienen que dejar todo resuelto antes de tener que partir"

UGT desvela por qué Enric Hernández y Fran Llorente (TVE) han renovado a toda prisa a Cintora sin merecerlo
Montaje de Enric Hernández y Fran Llorente.

Prefirieron tirar de listas de amigos y de amigos de los amigos, ese grupo exclusivo y reducido de la dirección para contratar a unos y no a otros». Así ha denunciado UGT el enchufismo que hay en TVE. Este sindicato señala directamente a Enric Hernández, director de informativos, y a Fran Llorente, su predecesor en el cargo en la etapa de Zapatero y un auténtico poder en la sombra a día de hoy como responsables.

No solo de eso, sino de haber ampliado el contrato a Jesús Cintora pese a no haber razones objetivas para ello antes de que entre una nueva presidencia. Así se las gastan.

Jesús Cintora, renovado con nocturnidad y alevosía: «Tienen que dejar todo resuelto antes de tener que partir»

No merecía esa renovación el periodista soriano, que no consigue grandes números con ‘Las cosas claras’. Sin embargo, quienes tienen de momento la sartén por el mango en Televisión Española así lo han decidido. Es el penúltimo de los ‘favores’ a un periodista afín al Gobierno. Un circuito de contraprestaciones donde solo ellos ganan. Así lo denuncia la UGT en un boletín interno:

Hay mucha prisa, demasiada prisa, por parte del director de Informativos y Actualidad, Enric Hernández, y de Fran Llorente por dejar todo atado y bien atado ante el inminente nombramiento de un Consejo de Administración y de una nueva Presidencia. Tienen que dejar todo resuelto antes de tener que partir, y por eso se ha renovado el programa “Las Cosas Claras” por un año, cuando no había alcanzado los índices de audiencia exigidos para su renovación.

Los hechos descritos anteriormente, por si solos, ya son tremendamente graves, y más cuando los protagonistas, Enric Hernández y Fran Llorente, se ponen la etiqueta de la ética y de la moralidad en comparación con otras épocas. Pero la cruda realidad es que su despotismo y su nepotismo vulneran la legalidad, la mínima trasparencia e independencia que debe presidir un servicio público como RTVE. Por duro que resulte decirlo, en algunos aspectos es mucho peor que en los tiempos en los que nos manifestábamos contra la gestión del Gobierno del Partido Popular.

Un enjambre de enchufes y colocados: así se monta una redacción paralela

UGT está que echa las muelas: «Vienen unos, salen otros, pero la forma de “captar y enchufar” a unos y otros sigue siendo la misma. Se turnan», denuncian.

El sindicato pone como ejemplo que «despidieron el año» con la contratación de 22 trabajadores «fuera del banco de datos» para la puesta en marcha de RTVE Play. «Ello con conocimiento de Fran Llorente y compañía».

«No se tiró del banco de datos. Prefirieron tirar de listas de amigos y de amigos de los amigos, ese grupo exclusivo y reducido de la dirección para contratar a unos y no a otros. Unos contratos que además son por obras y es muy difícil que tengan finalización en menos de tres años, por lo que pasarán a engrosar la lista de indefinidos no fijos de RTVE».

No acaban ahí las fechorías. «Empezamos el año con el intento de contratación como indefinido del jefe de informativos de Murcia, por supuesto también fuera del banco de datos», continúan. «Pero la cosa suma y sigue. Ahora nos encontramos con la contratación de una asesora especialista en verificación de la información derivada de la crisis sanitaria Covid-19 en los servicios informativos. Otro enchufe de Enric Hernández».

«Enric Hernández fue impuesto desde la Moncloa por Iván Redondo»

El sindicato carga muy duramente contra Hernández, que llegó a Televisión Española procedente de ‘El Periódico de Cataluña’ sin tener experiencia audiovisual pero avalado por Moncloa, que le dio carta libre para hacer y deshacer a su gusto. UGT no ahorra epítetos para referirse a él: «Sólo se premia el servilismo a la causa, jamás la capacidad ni la valía», escriben en torno al periodista catalán.

Enric Hernández fue impuesto desde la Moncloa por Iván Redondo, y es desde allí donde le dictan y susurran los pasos a dar y seguir. Pero ya se sabe que los virreyes, siempre dentro del servilismo que caracteriza a los comisarios políticos, suelen ir más allá de lo que les indican. Nos encontramos ante la construcción de una nueva redacción paralela y de control en los contenidos de programas. Sólo se premia el servilismo a la causa, jamás la capacidad ni la valía.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído