El ministro de Interior ha demostrado que los socialistas son expertos ‘echando balones fuera’ y apuntan a los italianos para evitar reconocer los fracasos de su gestión

«Fue Italia»: La descarada excusa de Marlaska para justificar que el Gobierno no compró material sanitario para prevenir el COVID-19

"Fue Italia": La descarada excusa de Marlaska para justificar que el Gobierno no compró material sanitario para prevenir el COVID-19
Fernando Grande-Marlaska y José Luis Ábalos PD

Fernando Grande-Marlaska no está dispuesto a reconocer ni uno de los errores cometidos por el gobierno de Pedro Sánchez en la gestión de la crisis sanitaria por el COVID-19. En una entrevista que concedió a ‘El Correo’, el ministro ‘echó balones fuera’ y afirmó que “este gobierno no tiene ningún motivo para arrepentirse de nada”. Y para demostrarlo, ha dejado claro que si algo ha salido mal en la lucha española contra el coronavirus, es por la culpa de Italia.

En un intento por apagar el ‘incendio’ del 8M [donde los partidos del gobierno habrían convocado a una manifestación multitudinaria a sabiendas que ayudaría a la expansión del coronavirus], Grande-Marlaska llegó a indicar que “no hubo ni una sola objeción de ningún experto ni de la autoridad médica a que se celebraran eventos masivos ese fin de semana”. A pesar de que su afirmación es imprecisa y existían alertas comunicadas por la OMS, el ministro dio un paso más allá y empezó a apuntar hacia el extranjero.

“Las advertencias sobre la gravedad las teníamos, si usted quiere, desde enero, desde que vimos lo que estaba pasando en China. Otra cuestión son las medidas que se deben tomar atendiendo al criterio de las autoridades científicas y sanitarias”, indicó Marlaska sin darse cuenta de que estaba colocando el cuello en la soga.

“Si desde enero se conocía la gravedad de la situación ¿por qué España no empezó a comprar material entonces?”, le replicó el periodista. Lo que llevó al ministro de Interior a culpar a los italianos: “¿y por qué no empezó a comprarlo Italia?”.

Unas palabras que no han tardado en viralizarse en las redes sociales con el #fueItalia, donde los usuarios han realizado un resumen de todas las veces que el PSOE y Podemos han fallado en la gestión de la crisis del coronavirus pero que, en la versión de Grande-Marlaska, siempre serán culpa de los italianos.

Las ‘joyas’ de Marlaska

El ministro no solo ha destacado por su acusación a los italianos de los males de España. Él mismo fue uno de los protagonistas de la manifestación del 8M que terminó con los positivos de: la vicepresidenta Carmen Calvo; la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias; la esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez; y su madre, Magdalena Pérez-Castejón; la ministra de Igualdad, Irene Montero; etc.

A pesar de que el gobierno de Pedro Sánchez siempre ha negado su responsabilidad en la promoción y convocatoria de la manifestación feminista, existe una demanda en contra del presidente socialista en el Tribunal Supremo (a la que se sumarán 7.000 españoles) y se está a las puertas de un estudio científico independiente que podrá demostrar cuál fue el impacto real del 8M en la propagación del COVID-19 en España.

Marlaska también ha destacado por su tensa relación con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. En la Benemérita, por ejemplo, ya ha dado un sonoro puñetazo sobre la mesa y va a exigirle cuentas al ministro del Interior.

Los agentes del Instituto Armado consideran que desde el departamento gubernamental al que están adscritos se ha actuado con escasa diligencia a cuenta de las mortales pifias que ha causado la gestión del titular de Interior de la pandemia del coronavirus.

Por ello, ya se prepara una demanda a la que se unen miles de efectivos para reclamarle a Grande-Marlaska responsabilidades en esta auténtica tragedia que se ha llevado por delante la vida de cinco compañeros.

Los efectivos de la Guardia Civil tienen claro que el Ministerio del Interior les ha dejado vendidos ante la pandemia.

Purga en la Policía

El ministro del Interior cesó en ‘secreto’ al jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, José Antonio Nieto González, el responsable de la Policía Nacional encargado del protocolo interno por el COVID-19.

Es importante recordar que el Cuerpo Nacional de Policía es uno de los órganos fundamentales para garantizar el cumplimiento del estado de alarma, junto con la Guardia Civil, la Policía Local y las Fuerzas Armadas. Sin embargo, desde la Policía Nacional se observa la decisión como parte de una ‘purga’ del ministro que no tiene nada que ver con la gestión de esta gran crisis sanitaria.

Los sindicatos no han tardado en demostrar su rechazo a la decisión. Según el SUP, lo que ha hecho la Dirección General de la Policía Nacional es prescindir del «máximo especialista» en riesgos laborales, en una decisión se habría basado en la filtración del documento en el que se detallaban medidas de prevención que tomaban los agentes, y que se difundió internamente antes de que se hiciese público por las vías oficiales.

El cese para ellos es «un hecho muy grave por el momento tan delicado y la ausencia de motivos objetivos».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído