El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias tiene un curioso concepto de la libertad de expresión

Los dos secretos inconfesables del ‘experto’ Simón: sin corbata y veto a Losantos

Otra de las condiciones que impuso fue la de no usar chaqueta

Los dos secretos inconfesables del 'experto' Simón: sin corbata y veto a Losantos
Fernando Simón y Federico Jiménez Losantos.

Si quedaban dudas sobre la ideología del personaje, acaban de quedar disipadas.

El director del Centro Coordinador de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha quedado completamente retratado como un sectario de tomo y lomo y un patoso.

Amén, por supuesto, de tener alergia al buen vestir. A nadie le amarga, especialmente si vas a comparecer diariamente en La Moncloa, ir de chaqueta y corbata. Pues a Simón que ni le menten esa prenda y ese complemento.

Este 25 de abril de 2020 el diario La Razón, en las páginas especiales del sábado, hace una especie de hagiografía de este profesional sanitario que, aunque fue propuesto en su momento por el Partido Popular, nunca escondió su corazón rojeras.

Hasta ahí, sin duda, nada que objetar. De hecho hasta es un punto para los conservadores el rodearse de gente que sepa de cada disciplina independientemente de que luego tenga unos pensamientos político opuestos al partido que gobierna.

Sin embargo, Simón no ha sido capaz de controlar el odio, la animadversión y el disgusto que le da el que haya en las ondas un periodista como Federico Jiménez Losantos, ahora en esRadio, pero durante muchos años en la COPE como colaborador y después como director de ‘La Mañana‘ (2003-2009).

De hecho, de las pocas condiciones que puso fue que el periodista nacido en la turolense Orihuela de Tremedal jamás le entrevistase.

En ese perfil inicial que se hace de Simón en el diario de Francisco Marhuenda, este párrafo es esencial para saber que estamos ante alguien experto en su materia pero que, por desgracia, ha acado por dejar que sus propias inclinaciones ideológicas le salpiquen y hasta le influyan en su propio trabajo:

¿Qué le ha llevado a estar en el ojo del huracán mediático y llevarse tantos estacazos? ¿Era Simón el Santo Grial que necesitaba esta crisis? ¿Actúa siguiendo consignas de un Gobierno que es afín a su conocida ideología de izquierdas? ¿Se está conteniendo? «Está claro que era a él a quien debíamos escuchar. Otra cosa es que forme parte de ese cinturón de seguridad con el que Pedro Sánchez ha repartido responsabilidades, tratando de eludir las suyas», nos explica un compañero que ha trabajado con él. Con el PP, sus intervenciones eran puramente técnicas, si bien ahora se deja llevar por sus ideas. Siempre hizo gala de ellas. Entonces, puso pocas condiciones, pero relevantes: no usar chaqueta y que no le entrevistara Jiménez Losantos.

PIFIAS SIMON SOCIEDAD ILIMITADA

Fernando Simón, el reputado epidemiólogo de 57 años al que también le tocó lidiar con la gripe A o la crisis del ébola, se ha convertido en la cara visible de la mayor catástrofe de salud pública que se ha abatido sobre España en muchas décadas.

Desde que empezó a salir en televisión, hace casi tres meses, ha dejado claro que no las ve venir y que es un metepatas tan sonriente como integral.

Simón ha pasado de ser un «supermédico» de «plenas garantías» a un patoso, entregado al Gobierno Sánchez, incapaz de abordar su tarea con garantías y carne constante de meme y rechifla.

En un artículo muy crítico con la gestión de la crisis del coronavirus en España, el diario The Guardian rescataba en su día una declaración de Simón, hecha el 31 de enero, en la que decía que España sólo iba a tener “un puñado de casos diagnosticados”.

Las palabras exactas fueron: «Nosotros creemos que España no va a tener como mucho más allá de algún caso diagnosticado. Esperemos que no haya transmisión local. Si la hay, será una transmisión muy limitada y muy controlada».

Ese mismo día, la OMS decretaba la emergencia internacional.

Una de los principales reproches que se lanzan contra el gabinete de crisis creado por el socialista Sánchez, es que no se suspendiera la manifestación del 8-M, que congregó a unas 120.000 personas en las calles de Madrid en un momento en el que teníamos más de 400 casos confirmados sobre la mesa.

«Si mi hijo me pregunta si puede ir a la manifestación, le diré que haga lo que quiera», decía Simón en tono desenfadado durante la rueda de prensa previa al aquelarre feminista.

En una de sus primeras comparecencias ante los medios, Simón aseguró: «Lo que sabemos es que por ahora no es excesivamente letal. El problema es que se transmite más fácilmente de lo que pensábamos en un principio, lo que implica que, aunque la letalidad no es mucha, sí tenemos un número bruto elevado de casos».

En España, campeón mundial de letalidad como es publico y notorio, han muerto ya oficialmente 23.000 personas por coronavirus, lo que deja patente le naturaleza mortífera del coronavirus, que le parecía inocuo al experto.

Otra de las frases que durante toda la crisis ha perseguido a Simón la pronunciaba el pasado 16 de febrero durante una entrevista en El Objetivo de LaSexta.

En su aparición en el programa de Ana Pastor, el epidemiólogo mostraba su sorpresa por el miedo y la alarma que se había desatado ya por entonces en buena parte del país ante la llegada del coronavirus.

«La gripe es un problema conocido, llevamos muchos siglos con ella, pero la gente no se agobia con la gripe porque es algo a lo que nos hemos acostumbrado y no podemos quitarnos de encima. Me sorprende este exceso de preocupación».

Otras declaraciones que soliviantaron al personal sanitario que lucha en la primera línea de fuego contra el coronavirus, las hizo Simón con motivo de una pregunta sobre las pruebas diagnósticas realizadas a sanitarios:

«Cuando hay un profesional sanitario afectado, todos los profesionales a su alrededor son testados y se identifica a todos aquellos que den positivo”.

Con semejante historial y tanta ‘inexactitud‘, no es extraño que médicos, enfermeras y hasta particulares hayan acudido a los tribunales de Justicia demandando al gran experto de Sánchez.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído