La imagen dista de la protagonizada por el Rey Felipe VI

El gesto incómodo de Pedro Sánchez al ‘reencontrarse’ con las más de 48.000 víctimas del COVID-19

El presidente del PSOE apresuró a entregar la rosa blanca sin dedicar unos segundos de respeto a los caídos por el coronavirus

Pedro Sánchez vivió un incómodo momento en el homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19.

El líder del PSOE tuvo que ‘reencontrarse’ este 16 de julio con las más de 48.000 víctimas del coronavirus, una situación que tensó al socialista.

Visiblemente incómodo, Sánchez se apresuró a posar la rosa sobre el pebetero para darse media vuelta con rapidez y regresar a su lugar.

Una escena que no pasó desapercibida, más aún tras observarse cómo el Rey Felipe VI le dedicaba unos segundos de respeto a las víctimas del COVID-19 tras posar su rosa blanca.

Un gesto que también se repitió en otras figuras del Gobierno y autoridades, pero que fue llamativa no encontrar en Pedro Sánchez.

El homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19 fue evidentemente un acto arduo para el socialista, quien vio cómo Felipe González le plantó por rechazar la nefasta gestión sanitaria de Sánchez e Iglesias.

Para justificar su ausencia, se limitó a alegar “problemas de agendas”. Sin embargo, ya son públicamente conocidas sus diferencias con Pedro Sánchez que, con el nuevo plantón, se profundizan.

La ausencia del exlíder socialista no es el único ridículo que está protagonizando Sánchez.

Sin voz

El presidente quedó ‘degradado’ en el acto institucional por Felipe VI. Tras despreciar a las víctimas del COVID-19 con su ausencia en la misa-funeral, el líder del PSOE ocupará un lugar de segundo nivel durante el homenaje de Estado.

El Rey fue el único que dio un discurso en calidad de jefe del Estado, mientras que el presidente del PSOE permaneció en silencio, junto al resto de los representantes de su Gobierno.

Las palabras del Rey Felipe VI solo fueron acompañadas por las intervenciones de representantes de las víctimas del COVID-19 y de los profesionales sanitarios que lucharon, en primera línea, contra la pandemia.

La decisión es un duro golpe para el Gobierno del PSOE-Podemos, que anunció con bombos y platillos la celebración del el homenaje de Estado como ‘compensación’ por sus ofensas y plantones a las víctimas del coronavirus.

Es importante recordar que, además de la ausencia de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la misa-funeral, desde el PSOE también se ordenó a sus alcaldes evitar los signos de luto o duelo durante el estado de alarma. Entre otros desprecios a los fallecidos.

Una vez más, Casa Real destacó por su acercamiento a las víctimas, así como ya lo había realizado durante el funeral realizado en la Catedral de La Almudena.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído