"Sólo quiero que me trague la tierra"

El gay al que grabaron ‘maricón’ en el trasero canta: «Me lo hicieron en una sesión de sado y todo fue consentido»

Ridículo internacional de Sánchez , Marlaska, Irene montero y los progres de las grandes cadenas den televisión

El gay al que grabaron 'maricón' en el trasero canta: "Me lo hicieron en una sesión de sado y todo fue consentido"

Todo era una gran mentira.

La ‘víctima’ de la presunta agresión homófoba en el madrileño barrio de Malasaña confesó a la Policía Nacional que dichas agresiones (como la marca de ‘maricón’ en el glúteo) fueron consentidas.

Al parecer, el chaval -20 años, gay y español- denunció para ocultar a su novio prácticas masoquistas, evidentes dado el estado en que le dejaron el trasero.

Desde el Ministerio se ha puesto en valor el trabajo de la Policía Nacional, ya que el joven que denunció una agresión en el barrio de Malasaña de Madrid «ha decidido rectificar su declaración inicial y ha declarado que las lesiones inicialmente denuncias fueron consentidas».

El chico ha reconocido a los agentes que las marcas se las hicieron en una sesión de sadomasoquismo voluntario con otras personas.

«Esta declaración se produce sin perjuicio del desarrollo de las investigaciones y del procedimiento judicial».

Ridículo del Gobierno de Pedro Sánchez

Desde el Gobierno de Pedro Sánchez buscaron aprovechar la presunta agresión para rascar votos de la comunidad LGTBI, más aún cuando todas las encuestas pronostican que saldrán de Moncloa en las próximas elecciones generales de la mano del PP y VOX.

Mientras Pedro Sánchez montó todo un paripé de convocar a una reunión urgente de la Comisión de seguimiento del plan de lucha contra los delitos de odio, Irene Montero aprovechó para atacar al alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez Almeida, por negarse a vincular a VOX con la presunta agresión homófoba. Sin olvidar el teatrillo de Fernando Grande-Marlaska, presumiento el pasado martes 7 de septiembre de tener el atestado por la agresión.

La investigación ‘da la razón’ a VOX

Las investigaciones que sigue la Policía Nacional para capturar a los ocho encapuchados que el pasado 5 de septiembre habrían dado una paliza a un joven de 20 años y escrito con una navaja la palabra “maricón” en el glúteo respaldan la hipótesis presentada por VOX en los medios de comunicación.

Javier Ortega Smith, el secretario general de VOX, condenó la agresión “sin paliativos” ocurrida en el madrileño barrio de Malasaña. Sin embargo, lanzó un claro mensaje que crispó a la izquierda y a la izquierda radical: “Aunque alguno se ruborice y nos llame xenófobos y racistas, la violencia tiene una causa directa en estos momentos en España con la entrada masiva de inmigración ilegal».

El mensaje del partido de Santiago Abascal fue empleado por Podemos y por medios de comunicación afines a la izquierda para solicitar una censura de VOX. Irónicamente son los mismos que no condenaron las declaraciones de ‘Soy una pringada’ invitando a matar a votantes de la tercera fuerza política de España.

Ahora, la investigación policial respalda la versión de VOX y centra la búsqueda de los posibles autores del ataque homófobo en dos grupos muy determinados: bandas latinas e inmigrantes musulmanes.

Este 8 de septiembre se conocía que el Grupo de Delitos de Odio de la Brigada Provincial de Información de Madrid, que asume la investigación de la agresión, trabaja en la hipotesis de que los ocho agresores que llevaban sudaderas con la capucha puesta y mascarillas son de origen latino. Un grupo al que señalan por los presuntos insultos recibidos por la ‘víctima’, entre los que le decían «come mierda», más común en el Caribe que en España.

Los investigadores comprobarán, señala el diario ‘La Razón’, si esta agresión podría ser parte de algún ritual de iniciación para entrar a formar parte de alguno de estos grupos o incluso algún castigo:

“Fuentes cercanas al caso tampoco descartaban ayer que la víctima pudiera conocer a sus agresores y no les reconociera. También que el motivo de la agresión fuera más personal que la orientación sexual del joven. No obstante el grito de ‘maricón’ y el ‘tatuaje’ a modo de castigo que quisieron realizar a su víctima obliga a los investigadores a encarar la investigación como un delito de odio, más desde que el pasado mes de julio interior dictara una instrucción (la 6/2021 de la Secretaría de Estado de Seguridad) para que se orientaran de esta forma estas investigaciones tras la polémica por el caso de Coruña de Samuel Luiz”.

El misterio de las cámaras

A pesar de que el centro de Madrid es uno de los lugares con mayor número de cámaras de seguridad por metro cuadrado de la capital, los investigadores no logran encontrar un grupo de similares características a las mencionadas por el joven atacado.

Y no sólo esos ocho hombres encapuchados sino que en ninguna grabación se aprecia un grupo de ese número de personas ni con los pocos datos descriptivos que aporta el joven. Pese a eso los trabajos de rastreo en otros dispositivos de grabación de la zona continúan, indica OkDiario.

Pero revisar las cámaras ha sido sólo una de las gestiones policiales. Los agentes, llevados por la gravedad de los hechos, han revisado todas las llamadas al 091 la tarde de los hechos. Alguien pudo haber visto algo previo a la agresión o tal vez posterior cuando los atacantes abandonaran el portal en grupo nada más agredir al chico. Nada. Ni una llamada. O nadie vio nada o si lo vio decidió no alertar a la Policía. De hecho, ni la propia víctima lo hizo. La denuncia se interpuso presencialmente en comisaría.

Lo insólito de la situación lleva a que se esté valorando otras explicaciones por parte de los agentes de la Policía, como el ataque por parte de inmigrantes musulmanes.

En este sentido, se apunta a una agresión similar a la ocurrida en Melilla, donde un hombre de origen marroquí ha denunciado haber sufrido una agresión homófoba en Melilla al grito de «hijo de puta, te han dado muchos derechos aquí, maricón: este es territorio es musulmán», «mereces la muerte por los pecados», o «Dios te va a mandar al infierno».

Alvise Pérez, por ejemplo, destacó en sus redes sociales la posibilidad de que sean los familiares de la víctima los que estén detrás de la agresión: “Que no se filtre siquiera el origen de la víctima me hace pensar que estemos ante venganza por honor familiar porque el chico agredido pudiera ser, amén de gay, musulmán. Esto explicaría la ausencia de imágenes de los 10 supuestos agresores. Orden expresa de evitar filtraciones”.

SUPERCHOLLOS

DESCUENTOS SUPERIORES AL 60%

Una agrupación de miles de ofertas increibles. Nuestro catalogador automático
te facilita el encontrar las mejores oportunidades de una amplia selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído