El Ministerio de Igualdad monta una charla sobre el machismo en la Prehistoria

Por detrás a los hombres, feministas prehistóricas y otras paridas en la que se gasta Irene Montero los 400 millones que le ha regalado Sánchez

Beatriz Gimeno, directora del Instituto de la Mujer que anima a penetrar a los hombres: "No soy tonta, he escrito muchos libros"

Por detrás a los hombres, feministas prehistóricas y otras paridas en la que se gasta Irene Montero los 400 millones que le ha regalado Sánchez
Irene Montero (PODEMOS) y el hombre machista de la Prehistoria. PD

Si no despilfarraran a manos llenas el dinero público, que con tanto dolor paga en impuestos el sufrido contribuyente español, sería para partirse la caja de risa.

Lo de Podemos, con el respaldo cateto del PSOE es de traca, pero hay que reconocer que han logrado al alimón batir algún que otro record.

El primer Ejecutivo de coalición de la democracia supuso, entre otros hitos, una estructura de Gobierno monstruosa como nunca antes en España.

No sólo los 22 ministerios y su consiguiente gasto -duplicado para 2021-, sino lo que ello conlleva: altos cargos, dedazos, asesores…

Sólo los departamentos de Pablo Iglesias e Irene Montero gastan la friolera de 1,5 millones de euros en asesores.

Y no sólo en eso, a la vista de las bobadas que perpetran casi a diario la cónyuge del macho alfa de Podemos y su alegre equipo.

Para situar a la mujer en el origen de la Humanidad, el Instituto de las Mujeres, que depende del Ministerio de Igualdad de Irene Montero, ha organizado una jornada de debate que lleva por título «Las mujeres en la Prehistoria».

En esa jornada se estudiará, «desde la perspectiva de género», ¿cómo eran las mujeres de las primeras especies, si cazaban, pintaban o imaginaban.

Obviamente se trata de llegar a la conclusión de que el origen de la desigualdad está en la Prehistoria, porque aunque «en el origen de las trayectorias históricas no parecen haber existido diferencias de poder entre hombres y mujeres, toda la evidencia antropológica muestra que aun en las sociedades sin diferencias de poder existe un mayor prestigio de lo masculino».

La charla durará dos horas, pero se resume en un párrafo: los hombres prehistóricos eran unos machistas de tomo y lomo y, con el paso de los tiempos, aquello fue degenerando.

Ayer compareció en el Congreso Beatriz Gimeno, directora del Instituto de la Mujer, para responder a preguntas del PP y de VOX, sobre su crítica a la heterosexualidad y algunas de sus frases ‘más gloriosas‘.

Para poner al lector en perspectiva, basta recordar que en un artículo, publicado en 2003 bajo el título ‘Una aproximación política al lesbianismo‘, la ahora gran protegida de Montero afirma:

«La heterosexualidad, el régimen regulador por excelencia, no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres».

Otra de las frases más controvertidas de Gimeno fue:

«El ano es una de las principales zonas erógenas para hombres y mujeres. Especialmente para hombres. Para que se produzca un verdadero cambio cultural tienen que cambiar también las prácticas sexuales hegemónicas y hetero normativas y que sin ese cambio, que afecta a lo simbólico y a la construcción de las subjetividades, no se producirá un verdadero cambio social que iguale a hombres y mujeres».

Visiblemente irritaba, al ver la cara de coña con que la miraban algunos diputados, Gimeno se ha vanagloriado de su curriculum:

«Yo no soy tonta, soy una persona inteligente, soy teórica y he escrito muchos libros, así que tonterías no digo. Mis libros son usados en las universidades, algunos como libros de texto, los usan las feministas y son mencionados en muchas bibliografías feministas».

Con gente así y en paridas como la que se han esbozado arriba, se gasta Irene Montero los 400 millones de euros que Pedro Sánchez le ha regalado para tenerla entretenida.

400 millones que son dinero público; o sea, nuestro.

Con la que está cayendo, el Gobierno PSOE-Podemos podría dedicar esa millonada a aliviar la dramática situación de la hostelería, por ejemplo, porque a este paso vamos a terminar todos en taparrabos, como aquellos hombres prehistóricos que era malísimos con las mujeres.

El Ministerio de Igualdad se ha convertido en una fábrica de subvenciones para las asociaciones amigas de Podemos, que se están forrando a base de elaborar memeces.

La última, como sugiere con sarcasmo Fernán González en OKdiario este 24 de marzo de 2021, que Pedro Picapiedra y Pablo Mármol sometían a Betty y Vilma.

Pobrecillas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído