Carlos Alonso Ausin

Carlos Alonso Ausin: «La cara oculta de Joe Biden, presidente de EEUU»

Se encuentra con una economía saneada, naturalmente afectada por la pandemia, pero con unos fundamentos que funcionan

Carlos Alonso Ausin: "La cara oculta de Joe Biden, presidente de EEUU"
Joe Biden. PD

No se recuerda en la historia reciente de EE.UU. que un presidente haya asumido y jurado su cargo con una sociedad tan dividida; tampoco que la inauguración presidencial vaya a ser vigilada por 25.000 militares de la Guardia Nacional desplegados en Washington por orden del Pentágono (Washington D.C. no es Estado y no dispone de Guardia Nacional); y no hay récords de que un presidente haya ganado las elecciones por el voto masivo por correo y con tal nivel de contestación y acusaciones de irregularidades y fraude por parte del oponente. Todo esto en medio de la pandemia, lo que hace esta 46 presidencia distinta y sin igual.

Joe Robinette Biden Jr., de 78 años, vicepresidente con Obama y senador durante 36 años por el Estado de Delaware (1973-2009), es un verdadero político profesional, el preferido por el aparato del Partido Demócrata, a pesar de su avanzada edad, por ser el más moderado de los finalistas (Elisabeth Barren, Bernie Sanders, más populares pero bastante más radicales). El reverso de la moneda respecto a Trump, el político de toda la vida que conoce Washington y el Establishment como nadie, como contrapunto al político-empresario venido a D.C. como un outsider, políticamente incorrecto, que trató de cambiar las dinámicas tradicionales de la política norteamericana.

Biden ha contado con el gran apoyo de la mayoría de los medios, especialmente las grandes cadenas de tv (mainstream media) y principales periódicos; de los poderosos Estudios de Hollywood y su influencia; de las empresas tecnológicas de Silicon Valley y del mundo académico y universitario. Por profesiones, las más elitistas y mejor remuneradas han votado y donado más a Biden, mientras que el voto y donaciones particulares de los trabajadores de oficios (blue collar) han ido más a Trump (Bloomberg, Jackie Gu, 2 noviembre 2020).

A nivel interno, Biden ha anunciado su prioridad por reunificar el país, aunque el impeachment en marcha de Trump no parece una buena receta. La oposición del Partido Republicano se hará evidente en un Capitolio muy igualado, con una Cámara de Representantes con la menor diferencia en escaños entre los demócratas y republicanos desde la 2ª Guerra Mundial y un Senado 50/50 donde el voto de la vicepresidenta Harris es definitivo.

Los compromisos adquiridos en inmigración con legalizaciones masivas y supresión de restricciones y el apoyo a  las reivindicaciones del grupo Black Lives Matter (BLM), que lideró las marchas y manifestaciones durante las protestas y disturbios del pasado verano, entre ellas “defund the police” (suprimir fondos para la Policía) y otras de revisión histórica y cultural, pueden complicar sus primeros meses de mandato. La relación con los Estados puede ser problemática, habida cuenta de que los republicanos controlan las Cámaras Legislativas y Gobernadores en 23 Estados, la mayoría, en contraste con los demócratas que dominan en 18 Estados de la Unión. La Guardia Nacional también ha desplegado alrededor de dichas Cámaras en diversos Estados donde se prevén manifestaciones anti Biden.

En el plano económico, Biden se encuentra con una economía saneada, naturalmente afectada por la pandemia, pero con unos fundamentos que funcionan, con la bolsa subiendo y las empresas norteamericanas regresando, con un paro entorno al 6,7%, lo que teniendo en cuenta el Covid-19 es una muy buena cifra y más si la comparamos con otros países. No obstante, ha prometido en campaña subir el impuesto corporativo a las empresas, que Trump bajó al 15%, lo que puede afectar a la vuelta de empresas o incitar a algunas a irse, entre otros efectos.

En el ámbito internacional, comenzará con la adhesión de nuevo al Acuerdo de  París sobre el cambio climático y posiblemente tratará de regresar a los acuerdos firmados con Irán. No parece que vaya a haber cambios significativos en el resto de escenarios, como Europa y OTAN, Oriente Medio, Siria, Afganistán, Rusia, por lo menos en el corto plazo, y tampoco es probable que revise los Acuerdos Comerciales Bilaterales con los países vecinos que sustituyeron al NAFTA. Hay que ver la orientación que tomará su política con relación a Iberoamérica, especialmente con Cuba y Venezuela.

Sin salir de la esfera internacional, tenemos que citar dos países que pueden ser problemáticos para Biden, Ucrania y China, por posible conflicto de intereses debido a los cargos y contratos millonarios que su hijo, Hunter Biden, obtuvo con empresas de dichos países durante los años en que su padre fue VP con Obama. Recordemos que en esa época Biden fue figura principal de la administración Obama para las conversaciones de EE.UU. con Rusia y Ucrania sobre independencia energética y que Biden fue defensor de incrementar relaciones de todo tipo con China. Actualmente, Hunter Biden es investigado por el IRS (Hacienda USA) por posible evasión de impuestos.

Con Trump se creó una Comisión Especial para investigar su relación con Rusia y posible conflicto de intereses (Russia Collusion) que duró dos años y no encontró delito en el Presidente. Si los republicanos ganan suficientes escaños en 2022 en la Cámara de Representantes para obtener la mayoría, podríamos ver un escenario parecido, esta vez referido a Biden y su relación con estos dos países, incluso un impeachment.

Finalmente, en cuanto a la repercusión inmediata para España, esta nueva administración demócrata puede allanar una hipotética respuesta positiva del gobierno español a la probable petición de incremento de efectivos navales en la base naval de Rota y de efectivos aeronavales en la base de Morón, e incluso la instalación en dicha base del Cuartel General del Mando Estratégico de EE.UU. para África, lo que ocasionaría inversiones importantes en la zona. Además, España podría negociar esta autorizaciónn (Marruecos, Sahara….).

Carlos Alonso Ausin

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído