"Quieren titulares a medida, información sin contraste, opiniones de cámara"

Ignacio Camacho: «Cuando olvidemos que el periodismo consiste en tocarle los huevos al poder seremos inservibles»

"Una cosa es la ‘cordialidad’ y otra, con perdón, el mamoneo"

Ignacio Camacho: "Cuando olvidemos que el periodismo consiste en tocarle los huevos al poder seremos inservibles"
Ignacio Camacho y el comunicado de los jefes de prensa de partidos progres, comunistas, separatistas y proetarras.

El hecho es de una gravedad extrema.

Y el problema se puede agravar con la actual presidenta del Congreso de los Diputados, la socialista Meritxell Batet, que ya ha protagonizado algún episodio de censura en el Parlamento.

Sí, la misma rectora en la Cámara Baja que pidió que se quitaran unas palabras de Cayetana Álvarez de Toledo (PP) sobre el padre de Pablo Iglesias, tiene en su mesa la petición de los jefes de comunicación de todos los partidos del bloque de la izquierda, nacionalistas y separatistas para impedir que determinados medios de comunicación puedan seguir ejerciendo su labor informativa.

Y es que a los de la banda de Gabriel Rufián y asociados les molesta sobremanera que se les hagan preguntas incómodas y que su habitual respuesta hacia esos periodista, la de «no participamos en las burbujas mediáticas de la extrema derecha», se está volviendo contra los propios políticos.

Ignacio Camacho, en las páginas de ABC, escribe este 2 de diciembre de 2021 sobre este chantaje que le han planteado esos partidos a Batet.

Asegura que con la entrada de las redes sociales, muchos partidos han dejado de interesarse por lanzar sus mensajes a través de los medios tradicionales y, de paso, evitar cuestiones que les puedan resultar incómodas:

Periodistas y políticos mantenemos desde siempre una relación difícil por antonomasia, como todas las que implican una coexistencia forzada. A veces es posible alcanzar un cierto grado de familiaridad matizada en un poso de mutua desconfianza porque lo que a nosotros nos importa suele ser para ellos materia reservada. Desde que las redes sociales permiten a los dirigentes públicos el contacto directo con la opinión ciudadana –o con su parte más sectaria– los medios convencionales han dejado de interesarles como caja de resonancia.

Para el columnista del diario de Vocento, esas formaciones solo pretenden tener periodistas que escriban a su dictado:

Quieren titulares a medida, información sin contraste, opiniones de cámara. Y es probable que los hayamos malacostumbrado, por negligencia o por pereza intelectual, a ese ejercicio de rutina intermediaria que malversa la función periodística de vigilancia democrática. El caso es que tienden a confundir la cortesía institucional con el asentimiento acrítico y la transcripción descontextualizada.

Deja claro que a esos partidos firmantes la libertad de prensa les importa directamente un bledo:

Ese escrito de los socios de la alianza gubernamental a la Secretaría del Congreso, en el que se quejan del comportamiento inquisitivo de algunos reporteros, demuestra el sentido que la libertad de prensa tiene para ellos. A los promotores de escraches físicos y linchamientos cibernéticos les molestan las preguntas que cuestionan sus argumentos y consideran cualquier salida del carril oficialista una falta de respeto. Su concepto de la comparecencia informativa es el del discurso sin objeciones, el comunicado leído en directo y a menudo el del monólogo a palo seco.

Y pretenden arrogarse la facultad de decidir, este sí, este no, quién es digno de cubrir la actividad del Parlamento. Estigmatización, declaración de personas no gratas, vetos. Acabáramos: la nueva política era esto. Censura ejercida en nombre del pueblo. Y como ya es triste costumbre, con la complicidad del Gobierno.

Lo triste, apunta Camacho, es que la propia prensa se encuentra dividida ante este asunto:

Lo malo es que el propio periodismo está dividido, por sesgo ideológico, ante este tipo de ataques que más allá de las trabas profesionales supone un intento –otro más– de restringir las libertades. Que no son para nosotros y para los que nos caen bien sino para todos, por más que puedan dar lugar a momentos incómodos. Tiene gracia esto de los partidos extremistas acusando a los demás de faltar al decoro o de comportamientos tendenciosos. Sería cómico si no mediase un problema de fondo, que es el designio de eludir los asuntos enojosos.

Y recuerda algo esencial:

El día que se nos olvide que un rol esencial de este oficio consiste en tocarle al poder, sea el que sea, los huevos seremos moral y socialmente inservibles, triviales, superfluos. Y esto no significa estar de acuerdo con ciertos métodos, sino ser conscientes de que lo prioritario, lo esencial, son los derechos. Y de que una cosa es la ‘cordialidad’ y otra, con perdón, el mamoneo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído