ANÁLISIS

Congreso del PP: es ahora o no será nunca

La izquierda mediática y El Mundo hacen pinza para aplastar a Casado y conseguir que gane su favorita Soraya

Congreso del PP: es ahora o no será nunca
Pablo Casado con los exministros de Rajoy que apoyan su candidatura a presidente del PP. David Mudarra.

EL congreso extraordinario que el PP celebra entre este 20 de julio de 2018 y el viernes 21 en Madrid pone fin a un proceso de primarias que, según el modelo pactado, más que discutible, no ha sido sino una oportunidad perdida para proyectar a la opinión pública la regeneración y refundación, en fondo y forma, que desde hace años necesita el partido que mejor representa la opción política del centro-derecha en España.

Un mes han tenido los aspirantes a suceder a Mariano Rajoy al frente del PP para confrontar principios, ideas y programas, y no solo ante sus militantes, primero, y luego ante los compromisarios que mañana tendrán que elegir al nuevo presidente de la formación (La izquierda mediática y El Mundo hacen pinza para aplastar a Casado y conseguir que gane su favorita Soraya ).

Son los simpatizantes del partido más votado de nuestro país, y también el resto de la sociedad, quienes demandaban un debate profundo sobre el proyecto del nuevo Partido Popular (Soraya Sáenz de Santamaría confía en el impacto emocional de Mariano Rajoy para frenar in extremis a Pablo Casado).

Más allá de un «cara a cara» que nunca se celebró y que los dos aspirantes han sustituido por una batalla delegada -librada entre actores secundarios, superficial y limitada a vídeos virales y toda suerte de dimes y diretes-, en este proceso ha faltado altura de miras.

El cabildeo ha privado a la opinión pública del debate abierto y, peor aún, ha impedido al PP exponer sus valores, que los tiene y que en un momento como el actual, de nuevo crítico para la economía, la vertebración y la salud democrática de España, resultan más necesarios que nunca.

Las dos jornadas que se abren este jueves en Madrid no pueden ser desaprovechadas con otra partida de un juego reducido en las últimas semanas a un cruce de simpatías y compadreos. Lo merecen los votantes del PP y lo necesita el propio partido.

Los militantes y simpatizantes populares buscan un nuevo líder, pero, más aún, un programa ilusionante, valiente y transformador que les devuelva la confianza en esa España que, con las ideas claras, ha contribuido a hacer mejor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído