DURANTE 10 AÑOS DE SU ALCALDÍA EN 'EL CORONIL'

Los pufos del ‘asalta fincas’ Cañamero: se montó un cortijo a subvenciones para sus familiares

Tras el informe de auditoría que realizó el PSOE al recuperar la alcaldía de Cañamero e Izquierda Unida

El ‘asalta fincas’ mayor del reino llegó al Congreso de los Diputados con los votos podemitas de Jaén, la lió parda a la primera de cambio en la Hemiciclo con una camiseta que homenajeaba al violento y apresado Andrés Bódalo, y juró la Constitución muy a su manera.

Era solo el principio de lo que Diego Cañamero tiene reservado para todos los españoles, porque aunque lo mejor esté por llegar, al ponérsele bajo la lupa al representante de todos los jornaleros que le gusta más un follón que estar en casa, ya le aparecen los primeros pufos.

Lo publica el diario ABC en su edición de Sevilla, que el bueno de Cañamero, alcalde de la localidad El Coronil durante diez años -con apenas 5.000 habitantes- se montó un cortijo de los buenos tal y como determinó la posterior auditoría que realizó el PSOE al relegar a Izquierda Unida en el cargo.

El diario de Bieito Rubido lo explica con pelos y señales:

Con Cañamero en el gobierno local, tres hermanos suyos accedieron a casas de promoción pública de manera irregular gracias a recalificaciones de suelos impulsadas por él. Otra de sus hermanas amplió su vivienda a costa del Consistorio, según la citada auditoría que fue expuesta durante cinco meses en el tablón de edictos del pueblo sin que los aludidos presentaran alegación alguna. Cañamero califica de «falsas acusaciones» los detalles contenidos en ella y, pese a haberse declarado insumiso judicial, reta a quien lo desee a irse al juzgado.

En este informe, realizado con facturas y documentos municipales a finales de 2008, se describe cómo la caja del Ayuntamiento era administrada como un banco público. Aportó mano de obra y financió algunos de los materiales que se emplearon en construir unas viviendas y aulas para instruir a jóvenes en la «lucha jornalera» en la finca de La Laguna, en el Parque Nacional de la Sierra de Grazalema.

El sindicato montó una cooperativa de jornaleros, denominada Tierra y Libertad, para comprar y gestionar 63 hectáreas en El Bosque (Cádiz). La finca, que incluía también un cortijo, fue adquirida con una subvención de 162.000 euros […] pero aquello pronto se convirtió en un negocio privado de parientes de Cañamero.

Y más, porque su hermano Francisco y trabajador del SAT, vive sobre el solar que aún hoy es propiedad del Ayuntamiento de El Coronil.

Su hermano José Manuel recibió otra casa en una promoción de 32 VPO de la Junta de Andalucía. Cañamero concedió a la mujer de éste, sin cumplir los requisitos, la citada vivienda en 2001.

Por último y por si fuera insuficiente, en la calle Miguel Hernández tiene «otra casa hecha con dinero público de auto construcción» Irene Cañamero, colindante a la VPO de su hermano Diego, que paga una renta de 150 euros al mes a la Junta.

Estos son los retazos del imperio del ‘asalta fincas’ que repartió entre sus familiares.

Te puede interesar

Autor

José Pablo González

Licenciado en periodismo en 2010. Canterano del diario ABC, actualmente es redactor de política, portadista y responsable del área audiovisual de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído