"Me intentan deshumanizar"

Pablo Iglesias: «Me deshumanizan llamándome coletas rata para que venga un loco y me pegue un tiro»

Santiago Abascal califica al candidato de Podemos de "llorón cobarde" y acusa a la izquierda de impedir el voto "en paz" desde el 11-M

Pablo Iglesias: "Me deshumanizan llamándome coletas rata para que venga un loco y me pegue un tiro"
Uno de los memes en lo que pinta a Pablo Iglesias como una rata. PD

Anda llorando por los rincones Pablo Iglesias, para ver si haciéndose la víctima rasca algún voto y en los diez días que restan hasta las elecciones autonómicas del 4-M, evita la debacle que le pronostican las encuestas.

A pesar del número montado al alimón con la Cadena SER, donde hasta se cogió de la ‘manita‘ con Angels Barceló pidiéndole amparo contra Rocío Monasterio, los sondeos colocan al de Podemos en último lugar.

El candidato del moño asegura que VOX es «el PP sin complejos, el inconsciente desatado del Partido Popular» cuyo proyecto es «la destrucción de las bases materiales de la libertad y la democracia»; por lo que concluye que el 4 de mayo «se vota entre fascismo y democracia».

En un mitin en un espacio en el barrio madrileño de Príncipe Pío, Iglesias afirmó este 24 de abril de 2021, que «lo que cambio todo» no fue él al abandonar ayer el debate de la Cadena SER tras negarse la candidata Monasterio a condenar al supuesto ataque, con una carta con balas, que ha recibido, sino «la actitud de cientos de miles de personas en redes que dijeron, efectivamente, que la democracia está en peligro».

«Por primer vez ayer muchos periodistas llamaron fascista a los fascistas. Los demócratas no pueden tolerar como legítimos los planteamientos de los fascistas. Cientos de miles de personas estaban diciendo que no se puede tratar con normalidad a una fuerza ultraderechista como Vox. Y ha pasado por la gente, no por mí».

«Y por eso, después de hora y media de debate, entran los asesores y dicen, tendrías que estar viendo lo que está diciendo la gente, hay que salir de aquí, hay que irse de aquí, no porque se haya ido Pablo Iglesias, sino porque la gente está diciendo que está en peligro la democracia y no se puede seguir estando sentado en una mesa con el fascismo y con la ultraderecha».

Se trata de una envenenada  alusión al momento en el que el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, y la de Más Madrid, Mónica García, se sumaron a su plante, aunque con media hora de retraso.

SANTIAGO ABASCAL LE DA DONDE MÁS DUELE

Unas horas después, Santiago Abascal ha puesto de nuevo en duda las amenazas de muerte, supuestamente recibidas por el líder de Podemos.

El líder de VOX ha denunciado que la izquierda lleva impidiendo que los ciudadanos voten «en paz y libertad» desde los comicios del año 2004 que se celebraron días después de los atentados del 11-M en Madrid.

 «Alguno estaba fuera de las encuestas, fuera del Parlamento, y no sabe qué hacer a la desesperada para demonizar a VOX».

Este sábado, en un mitin en la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes, junto a su candidata a las elecciones madrileñas del 4 de mayo, Rocío Monasterio.

Abascal ha insistido en su tesis de la escasa credibilidad de las amenazas recibidas por Iglesias, de quien ha advertido que no acepta «lecciones de democracia» después del acoso que sufrieron él y su familia en el País Vasco.

LAS LÁGRIMAS DEL CANIDATO DEL MOÑO

El líder de Podemos dice que hace dos años, cuando hablaron de alerta antifascista ante la llegada de VOX al Parlamento de Andalucía, mucha gente «no lo comprendió».

«Pero ahora están viendo las orejas al lobo. Nos han costado mucho traer la democracia, que sabemos que es imperfecta, pero ha costado mucho. Cuando un pueblo empieza a señalar a los fascistas, muchos periodistas empiezan a decir la verdad».

Iglesias ha reiterado que la democracia «está en peligro por la impunidad».

Dice, con un cinismo que tira para atrás, considerar «muy grave» que un juez diga que la propaganda nazi es legítima aunque los carteles que ha puesto VOX en el Cercanías de Sol «sean una copia de los de la Alemania nazi».

«Lo que hacen los de VOX cuando me llaman ‘coleta rata’ es la deshumanización del enemigo para que en cualquier momento me puedan dar un tiro en la cabeza».

A juicio del exvicepresidente del Gobierno Sánchez, donde también tiene sillón ministerial su cónyuge, está en peligro la democracia:

«cuando se blanquea el fascismo; cuando se llaman delincuentes a niños que han tenido que emigrar y lo que necesitan es una atención pública; o cuando dicen que quieren deportar a Serigne Mbaye».

«Eso es indecente y no se puede consentir. Es inaceptable que se use la mentira como arma política».

Pablo Iglesias también ha reivindicado la libertad pero entendida por los derechos para lograr la igualdad de los ciudadanos.

«La libertad es que una niña que nace en un barrio humilde tenga una educación pública de calidad y tenga un título universitario para orgullo de sus padres. Los otros son quien segregan, quien roban los recursos de la pública para llevárselo a la privada. Si tienen muchas menos oportunidades de ir a la universidad en un barrio u otro están socavando las bases de la libertad y la democracia».

El exministro de Derechos Sociales, que se dedicaba a ver series televisión en su chalet en lugar de visitar residencias de ancianos cuando la pandemia segaba vidas a cientos en España, considera que este proceso de desigualdad se puede acelerar «si esa derecha trumpista con Ayuso y VOX nos gobierna el día 4».

Y que la democracia también va de tener una sanidad pública de calidad y de no privatizarlo y de los jóvenes pueden pagar un alquiler.

«No hay democracia si hay familias que no tienen una casa por una situación de empobrecimiento».

Porque, según ha explicado el aspirante de la formación morada, la democracia es un movimiento histórico que ha convertido los privilegios de unos pocos en derechos para todos.

«Y eso es lo que en el fondo odia la derecha y la ultraderecha porque odian que los que nacen en un barrio humilde tengan un mejor futuro que ellos. Odian a la gente común, a la gente corriente, para que puedan disfrutar de lo que no hace tanto tiempo eran los privilegios de una minoría».

«Y por eso odian al feminismo, que una promesa de igualdad. Porque la desigualdad tiene rostro de mujer. Porque cuando hablamos de desigualdad salarial o familias monoparentales tiene el rostro de mujer. Avanzar en democracia es avanzar en derechos sociales. Por eso odian el 8M. Porque odian la conversión de sus privilegios en nuestros derechos, lo mismo que constituyó en el siglo XIX el movimiento obrero».

«No van a parar y están desatados».

«Han dicho que el objetivo es que yo me exilie, y lo dicen los mismos que aseguran que son de los suyos los militares que quieren fusilar 26 millones de rojo».

 

Te puede interesar

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído